Menú
Trastorno de despersonalización-desrealización

SALUD MENTAL

Trastorno de despersonalización-desrealización

Un diagnóstico de trastorno de despersonalización-desrealización puede resultar tan molesto como confuso... ¿por qué?

Maria del Carmen Roldán Prieto

El trastorno de despersonalización-desrealización es una condición de salud mental en la que la persona afectada experimenta una sensación persistente o recurrente de estar fuera de su cuerpo (despersonalización), la sensación de que lo que sucede a su alrededor y en su vida no es real (desrealización) o ambas simultáneamente.

Es uno de los cuatro tipos de trastornos disociativos, en los cuales el sello distintivo es la desconexión involuntaria de la realidad. En estas afecciones el sentido de identidad, los recuerdos y/ o la conciencia están fragmentados. Las otras afecciones disociativas son la amnesia disociativa, la fuga disociativa y el trastorno de identidad disociativo.

Es uno de los cuatro tipos de trastornos disociativosEs uno de los cuatro tipos de trastornos disociativos

Un diagnóstico de trastorno de despersonalización-desrealización puede resultar tan molesto como confuso al principio, pero una vez que el paciente comprende que los síntomas que está experimentando tienen una causa reconocible y razonable y que la psicoterapia y, en algunos casos, la medicación pueden ayudar, la persona afectada comienza a sentirse menos preocupada y con menos ansiedad. Hasta ese momento, es posible que el o la paciente tenga la sensación de que está perdiendo la cabeza, una sensación que sin duda le angustiará.

A diferencia de los trastornos psicóticos, las personas con un trastorno de despersonalización desrealización saben que sus experiencias de desapego no son reales. Por este motivo, pueden sentir que se están volviendo locos y esta angustia les puede llevar a la depresión y a la ansiedad. Es posible que estas afecciones disociativas estén vinculadas con una historia o acontecimiento traumático en la vida del paciente.

Los síntomas de este trastorno

A pesar de que el trastorno de despersonalización-desrealización se considera un diagnóstico único, tiene dos aspectos distintos que pueden o no aplicarse a una persona.

La despersonalización

Significa que te sientes separado de ti mismo como si estuvieras viendo una película de tu propia vida, ves que tu vida se desarrolla ajena a ti mismo. Es posible que no te sientas conectado a tu cuerpo, a tu mente, a tus sentimientos o a tus sensaciones. Algunas personas lo describen como si fueran autómatas, incapaces de controlar el habla o el movimiento. Incluso es posible que no pueda asociar emociones a recuerdos.

Hay casos de personas que padecen despersonalización que experimentan alexitimia, una incapacidad para reconocer o describir emociones.

También hay posibles síntomas físicos, la sensación de que el propio cuerpo y las extremidades están distorsionados, inflamados o encogidos. Puedes sentirte físicamente adormecido a las sensaciones.

La desrealización

Es una sensación de desprendimiento de tu entorno, de los objetos y de las personas que pertenecen a ese mundo. El mundo puede parecer un lugar distorsionado e irreal, un sueño, como si lo observaras a través de un velo. Puedes sentir que hay un cristal que te separa de las personas que te importan.

Este aspecto de la disociación también puede crear distorsiones en la visión y en otros sentidos. Tu alrededor puede parecer borroso, incoloro, bidimensional, irreal, incluso exagerado o caricaturesco. La distancia y el tamaño o la forma de los objetos pueden estar distorsionados, y también puedes tener una mayor conciencia de tu entorno. Los acontecimientos más recientes también pueden parecer haber ocurrido en un pasado remoto.

Causas y factores de riesgo

El estrés severo, la ansiedad y la depresión son desencadenantes comunes del trastorno de despersonalización-desrealización. Esto puede deberse al haber experimentado traumas pasados en sus vidas, como abuso emocional o físico, haber sido testigos o víctimas de violencia doméstica durante la infancia, o por la muerte traumática de un ser querido. Problemas de insomnio o un entorno excesivamente estimulante pueden empeorar los síntomas de este trastorno.

Algunas personas son más vulnerables que otras a los trastornos psiquiátricos. Veamos algunos factores de riesgo específicos:

  • Tendencia a evitar o negar situaciones difíciles
  • Incapacidad de adaptación a situaciones difíciles
  • Ser testigo o víctima de un evento traumático o abuso
  • Estrés severo en cualquier área de la vida, desde relaciones personales hasta dinero y trabajo
  • Depresión o ansiedad, especialmente la depresión severa, o la ansiedad con ataques de pánico
  • Consumo de drogas

Los episodios de este trastorno pueden durar horas, días, semanas, o incluso meses, llegando a volverse crónicos en los casos más graves.

Diagnostico del trastorno

Para realizar el diagnóstico psiquiátrico, el médico debe asegurarse de que no hay otras razones para los síntomas, como el consumo de drogas, un trastorno convulsivo u otros problemas de salud mental.

Una vez descartados otros problemas potenciales, el médico valorará ciertos criterios:

  • Que el paciente sufra episodios persistentes o recurrentes de despersonalización, desrealización o ambos
  • Que la persona comprenda que lo que siente no es real
  • Sentimiento de angustia profunda y deterioro del funcionamiento social o laboral debido a los síntomas del trastorno

Algunas veces se realizan pruebas para descartar problemas físicos, especialmente si los síntomas aparecen después de los 40 años. Las pruebas psicológicas, las entrevistas y los cuestionarios pueden ayudar a diagnosticar este trastorno.

Tratamiento para este trastorno

La forma más efectiva de tratar el trastorno de despersonalización desrealización es la psicoterapia. El tipo de terapia que más ampliamente se emplea es la terapia cognitivo-conductual, que combina estrategias para bloquear el pensamiento obsesivo consistente en sentir que las cosas no son reales, y las técnicas de distracción.

Las técnicas de conexión a la tierra recurren a los sentidos para ayudar a la persona a sentirse más en contacto con la realidad: escuchar música o sostener un cubito de hielo para ayudar a la persona a sentirse conectada con las sensaciones.

Otros enfoques que a veces son útiles para tratar el trastorno de despersonalización-desrealización son las técnicas psicodinámicas que se centran en resolver conflictos y emociones negativas de los que las personas tienden a desprenderse, y el seguimiento del momento con el etiquetado de la disociación y su efecto, es decir, centrarse en lo que sucede en el momento presente dentro y fuera de la persona. Esto enseña al paciente a reconocer e identificar sus sentimientos de disociación.

Las personas que padecen esta afección necesitan un tratamiento personalizado Las personas que padecen esta afección necesitan un tratamiento personalizado

Sobre la medicación, no hay medicamentos específicos para tratar el trastorno de despersonalización-desrealización. Se le puede recetar al paciente medicamentos contra la ansiedad y antidepresivos para ayudar a aliviar los síntomas, pero no son más que paliativos.

Las personas que padecen esta afección necesitan un tratamiento personalizado para recuperarse completamente. Las posibilidades de una recuperación completa son mejores cuando los factores estresantes subyacentes que contribuyeron y desencadenaron el trastorno se pueden tratar con éxito.

Pero hay personas que que consiguen una recuperación orgánica, es decir, sin un tratamiento específico los síntomas van desapareciendo. Indudablemente esto sucede raras veces, y siempre en los casos menos graves.

Artículos recomendados