Menú
Qué es el trastorno psicosomático

TRASTORNOS

Qué es el trastorno psicosomático

Existe un trastorno psicosomático cuando hay una relación directa entre el proceso mental y algo patológico.

Marta Cabrera Benito

Muchas veces, tanto en nosotros mismos como en un tercero, podemos ver que hay enfermedades que tienen una relación muy ligada a lo que pasa por nuestra mente. Es decir, el origen está en el estado mental en el que nos encontramos y, por ello, para reducir los efectos o mejorar, tendremos que ponernos en manos de alguien que nos ayude a controlar nuestra cabeza. Cuando se dan estos casos es cuando hablamos de un trastorno psicosomático en el que las razones pueden ser varias, al igual que las consecuencias.

Por dar una definición un poco más concisa, podemos decir que existe un trastorno psicosomático cuando hay una relación directa entre el proceso mental y alguna patología que se está dando en algún lugar de nuestro organismo. Para eso es necesario que haya un diagnóstico médico que así lo certifique. Es decir, por mucho que nosotros creamos que los síntomas que estamos padeciendo están relacionados con un proceso mental, no se puede hablar de un trastorno psicosomático hasta que hay un diagnóstico que así lo confirma.

El origen está en el estado mental en el que nos encontramosEl origen está en el estado mental en el que nos encontramos

Situaciones que puede provocar un trastorno psicosomático

No todas las veces que una persona padece un trastorno psicosomático se debe a alguna de las razones que a continuación se van a detallar, pero sí que son situaciones en las que el riesgo de que éste aparezca es mayor. Es por ello que si nos encontramos en una de ellas y vemos que afectan a nuestro organismo de alguna manera, cambiemos la forma de afrontarlas ya que puede que nuestra salud se resienta y no estemos en nuestro mejor momento.

  • Baja autoestima. En muchos casos, cuando una persona no se encuentra bien consigo misma puede hacer que su cuerpo lo note y empiece a reaccionar de una manera que no va a ayudar a que este sentimiento mejor. Además, es posible que los problemas de autoestima también conlleven una dejadez del propio individuo que pueda favorecer la aparición de ciertos dolores o enfermedades. Asimismo, la ansiedad puede aparecer, lo que provocará que los síntomas vayan a más.

  • Estrés. Al sentirse una persona agobiada puede que presente un trastorno psicosomático ya que su organismo no reaccionará bien ante esa sensación constante de estrés. En ocasiones, como en el caso anterior, puede darse la aparición de ansiedad. Todo ello puede llevar a provocar en las personas síntomas lo suficientemente notables como para pensar que el origen de estos es más mental que otra cosa.

  • Rasgos de la personalidad. Aunque esto no sea una situación en sí, sí que es posible que haya veces en las que la personalidad de una persona varíe causando un trastorno psicosomático. Estamos hablando, por ejemplo, de aquellas personas que tienden a ser negativas y tienen que enfrentarse a un problema, de las personas nerviosas... es decir, todos aquellos rasgos de una personalidad que puedan llegar a alterarle de tal manera que afecte a la salud.

Síntomas que se producen por un trastorno psicosomático

Si por algo se caracterizan los casos de trastorno psicosomático es por afectar a nuestro organismo, es decir, los síntomas son visibles, aunque la causa está relacionada con un proceso mental. Hay variedad de ellos, aunque aquí te vamos a explicar alguno de los más comunes que se suelen dar en las personas por ellos. Pueden darse tanto de manera individual como aparecer más de uno al mismo tiempo.

Uno de los síntomas que más evidencian las personas que padecen un trastorno psicosomático son las erupciones cutáneas. Es uno de los más típicos y puede incluir distintas manifestaciones como eccema, urticaria o acné. También se puede incluir en este grupo de los más comunes las taquicardias, la tensión alta o los pinchazos en el corazón.

Por otro lado, el estómago puede ser otro de los afectados con la aparición de patologías como el colon irritable o las úlceras. Asimismo, en el caso de las mujeres, la menstruación puede que no sea igual, ya que puede dejar de ser regular o tener periodos de dismenorrea. Además, también se puede incluir dentro del grupo de las más comunes las migrañas o la pérdida de pelo.

Hay otro grupo que, aunque también se consideran síntomas, no son tan comunes. Entre estos se encuentran las pérdidas de memoria, la ceguera temporal o la pérdida de movilidad de alguna parte del cuerpo. Éstas se dan en casos aislados, por lo que no debe pensarse que siempre que una persona se encuentre en un proceso mental va a padecer alguno de ellos por tratarse de un trastorno psicosomático.

Cómo evitar el trastorno psicosomático

Una vez que a una persona le dice el médico que padece un trastorno psicosomático lo primero que debe de hacer es ponerse en tratamiento psicológico para ayudarle a superar este proceso mental que le está repercutiendo en su salud. Podrán ser tanto terapias individuales como en grupo las que ayuden al paciente a pasar esta racha. Además, hay algunos consejos que puede seguir para evitar que vuelva a pasar o para ponerle remedio previamente.

Al sentirse una persona agobiada puede que presente un trastorno psicosomáticoAl sentirse una persona agobiada puede que presente un trastorno psicosomático
  • Técnicas de relajación. Como hemos dicho en las situaciones que pueden dar lugar a un trastorno psicosomático, los nervios y el estrés pueden ser uno de los causantes. Es por ello que es bueno que la persona que suele tener este tipo de vida sepa algunas técnicas para encontrar la relajación en los momentos más necesarios.

  • Descansar. Para un buen estado tanto de salud como anímico, es importante que las personas descansen lo suficiente y duerman las horas necesarias. Por ello, un buen descanso puede evitar algunos momentos de debilidad en los que la baja autoestima puede hacer aparición.

  • Expresar las preocupaciones. Muchas veces, cuando las personas no somos capaces de verbalizar lo que nos pasa lo vamos acumulando hasta el punto de que hacen mella en nosotros mismos llevándonos a un agotamiento mental que puede tener consecuencias en nuestra salud. Por ello, siempre es bueno contar lo que nos pasa. No es necesario que sea a una persona cercana, si no hay confianza, también se puede contar con la ayuda de un especialista.

Artículos recomendados