Menú
Comportamiento sociopático: causas

SOCIOPATÍA

Comportamiento sociopático: causas

Conoce qué es el comportamiento sociopático y cuáles son las posibles causas que lo provocan.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Una persona que se considera un sociópata ha desarrollado comportamientos que violan los derechos de los demás. A menudo estos son de naturaleza criminal. Estos comportamientos están descritos como la falta de conformidad con las reglas de la sociedad, el engaño, la impulsividad, el peligro imprudente de sí mismo u otros y la falta de remordimiento. 

Este comportamiento cae bajo una condición llamada trastorno de personalidad antisocial. Algunas de las causas de este trastorno pueden atribuirse a la infancia. A continuación vamos a hablar sobre cuáles son las posibles causas del comportamiento sociopático y por qué se puede crear este tipo de trastorno en la personalidad de las personas con este comportamiento tan peligroso para uno mismo y para los demás.

Este comportamiento cae bajo una condición llamada trastorno de personalidad antisocialEste comportamiento cae bajo una condición llamada trastorno de personalidad antisocial

Abuso y negligencia infantil

Los niños que fueron abusados por sus padres o cuidadores pueden sufrir graves consecuencias en el futuro. La probabilidad de convertirse en sociópata aumenta cuando un niño es sometido a este tipo de maltrato. 

Un niño que tiene padres distantes e indiferentes también está en riesgo. Los niños con este tipo de cuidado a menudo no logran formar vínculos con sus padres o cuidadores, lo que dificulta la formación de estos lazos con otros en el futuro. Los padres que no están disponibles a menudo proporcionan poca supervisión o reglas. 

Esto resulta en un niño que no ha aprendido la importancia de seguir las reglas, ya sea en el hogar, la escuela o en la sociedad. Los padres abusivos, negligentes o ausentes no son buenos modelos a seguir para el niño hasta la edad adulta. Los niños que se mudan constantemente de casa en casa, como en hogares de guarda también pueden tener más probabilidades de padecer este tipo de comportamientos.

La química cerebral

Un área del cerebro llamada corteza prefrontal es responsable de controlar el juicio, la impulsividad, la agresividad y la toma de decisiones. Se piensa que los individuos que exhiben un comportamiento antisocial tienen desequilibrios químicos que evitan que esta área del cerebro envíe señales que dictan comportamientos apropiados. 

El químico específico involucrado es la serotonina, que produce una sensación de bienestar. Las personas con comportamiento sociopático pueden tener daños en los centros nerviosos que regulan la liberación de serotonina.

Problemas de conducta

Un niño que ha sido diagnosticado con un trastorno de conducta antes de los 10 años tiene una mayor probabilidad de desarrollar un trastorno de personalidad antisocial a menos que la enfermedad se trate de manera temprana y efectiva. 

Los síntomas del trastorno de conducta son muy parecidos a los del trastorno de personalidad antisocialLos síntomas del trastorno de conducta son muy parecidos a los del trastorno de personalidad antisocial

Los síntomas del trastorno de conducta son muy parecidos a los del trastorno de personalidad antisocial. Los criterios son la intimidación y la amenaza a otros, la agresión a personas o animales, la crueldad física, la destrucción de propiedades, la mentira y el robo. Un niño que tiene un trastorno de conducta de inicio temprano tiene un peor pronóstico que uno que desarrolla el trastorno más adelante en la infancia o la adolescencia.

Independientemente de las causas que provoquen un comportamiento sociopático, es necesario que las personas que padecen este tipo de problemas conducutales reciban ayuda y tratamiento específico. De esta manera aprenderán a comportarse de forma apropiada teniendo en cuenta los propios sentimientos y también los de los demás. En caso contrario, es decir, en caso de no recibir tratamiento los problemas sociales e incluso legales podrían aparecer en cualquier momento al no tolerar las reglas ni la frustración.

Normalmente el tratamiento se centrará en aprender a focalizar la ira y la frustración y en algunos casos incluso, se pueden recetar fármacos para controlar el comportamiento impulsivo, agresivo o incluso, la posible depresión que tenga la persona afectada debido a la infancia que ha pasado y las consecuencias negativas que ha tenido en su desarrollo psico social y emocional. El tratamiento deberá ser en todo caso, siempre seguido por un profesional de salud mental.

Artículos recomendados