Menú
¿Qué es ciprofloxacina y para qué sirve?

MEDICAMENTOS

¿Qué es ciprofloxacina y para qué sirve?

Descubre todo sobre este la ciprofloxacina, qué enfermedades trata, cuáles son sus efectos adversos y mucho más.

Antonia Torres Gutiérrez

La ciprofloxacina es un antibiótico que se encuentra dentro del grupo de las fluoroquinolonas. Este tipo de fármaco, esta creado sintéticamente, en lugar de ser creado por microorganismos como ocurre con los antibióticos normales. Esto consigue que el antibiótico sea efectivo ante enfermedades más complejas de tratar.

El principio activo de la ciprofloxacina actúa matando directamente a las bacterias que causan las posibles infecciones. Es importante no confundir este fármaco con el ciprofloxacino, ya que, aunque ambos sean medicamentos del grupo de las fluoroquinolonas y el nombre sea similar, se utilizan para tratar enfermedades muy diferentes. Por lo tanto, si tienes alguna duda con respecto al medicamento que te han recetado, consulta con tu especialista antes de comenzar con él.

Enfermedades que se tratan con ciprofloxacina

La ciprofloxacina se utiliza para el tratamiento de enfermedades de tipología infecciosa, causada por bacterias. Este potente fármaco se utiliza, cuando el tratamiento con antibióticos es insuficiente para combatir la infección que está causando la enfermedad. Entre estas enfermedades podemos encontrar:

- Enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea o la donovanosis, también conocida por granuloma inguinal.

- Diarreas graves de tipo infecciosas, donde el paciente sufre diarreas intensas con riesgo de deshidratación, entre otras consecuencias.

- Infección cutánea, en articulaciones y en los huesos, en el estómago o en la próstata.

- Enfermedad de Crohn, enfermedad que afecta principalmente al tracto intestinal, aunque también puede atacar otras zonas del aparato digestivo.

Por su potente acción bactericida, la ciprofloxacina se utiliza para el tratamiento de plagas y bacterias graves como puede ser el ántrax. Esta peligrosa bacteria se transmite a través del aire, por lo que puede contagiar a un ritmo difícil de controlar.

La ciprofloxacina se utiliza para el tratamiento de enfermedades de tipología infecciosaLa ciprofloxacina se utiliza para el tratamiento de enfermedades de tipología infecciosa

En algunos casos el especialista puede recetar la ciprofloxacina, cuando el tratamiento con otros antibióticos y medicamentos no son suficientes. Alguno de estos casos puede ser:

- Infección en los riñones e infecciones urinarias.

- Infecciones de tipo respiratorias o bronquiales.

Para estos casos lo recomendable siempre será intentar curar la infección con otros antibióticos, ya que los efectos adversos de la ciprofloxacina pueden terminar por agravar la situación. No obstante, el facultativo siempre te aconsejará cual es el mejor tratamiento en tu caso, después de estudiar todas las opciones.

Recomendaciones para tomar la ciprofloxacina

Este medicamento puede administrarse de varias formas, puede tomarse de forma líquida o en pastilla. Si lo tomas en pastilla, es importante que no lo mastiques ni lo partas para tomarlo, es fundamental que tragues la tableta entera. Si no tienes facilidad para tragar las pastillas así, debes consultarlo con tu médico para que te aconseje la mejor forma de tomarlo en tu caso.

Puedes tomar la ciprofloxacina con o sin alimentos, pero es importante que no lo tomes con líquidos que contengan calcio, como leche o algún zumo que contenga leche o suplemento de calcio. También debes estar alerta si estás tomando algún suplemento de calcio, zinc o hierro, o algún otro tratamiento que lo contenga. De ser este caso, coméntalo de forma inmediata con tu médico para que pueda valorar si debes o no suspender ese tratamiento.

Evita el consumo de productos que contengan cafeína, como el café, refrescos con cafeína, chocolate o té. La ciprofloxacina puede aumentar de forma considerable los efectos de la cafeína, pudiendo provocar ansiedad, taquicardias, mayor nerviosismo o dificultad para conciliar el sueño.

Procura mantenerte bien hidratado, aumenta tu consumo de agua y otros líquidos.

Si olvidas tomar una dosis de la ciprofloxacina, no debes duplicar la siguiente toma. Sólo si faltan muchas horas para la siguiente dosis puedes tomarla.

Contraindicaciones y efectos adversos de la ciprofloxacina

Aunque no todos los pacientes reaccionan a los medicamentos de la misma forma ni todas las personas sufren los efectos adversos, hay algunos síntomas que puedes notar o padecer a causa de la toma de ciprofloxacina. Estos efectos se consideran dentro de lo habitual, no obstante, si los sufres de forma prolongada, no dudes en consultarlo con tu médico de forma inmediata.

- Dolor de estómago, que puede venir acompañado de náuseas, vómitos, diarreas y mareos.

- Acidez de estómago

- Infección vaginal, asociada a la pérdida de flora intestinal. Puede aparecer en forma de picor o secreción vaginal

- Estado de cansancio sin causa justificada, sensación de necesitar dormir más de lo habitual

Otros pacientes han presentado síntomas diferentes, más peligrosos y que es importante tener en cuenta. Si estás tomando ciprofloxacina y notas alguno de estos síntomas, acude de forma inmediata al servicio de urgencias, no esperes a tener cita con tu médico habitual. Es primordial que te atiendan lo antes posible. Los síntomas son:

- Fuerte diarrea que puede venir acompañada o no de fiebre, con heces líquidas e incluso posibilidad de encontrar sangre.

- Problemas en la piel, como pueden ser sarpullidos, picor intenso, irritación en la piel, sequedad intensa con descamación, o prurito.

- Inflamación en las articulaciones, en la garganta, los ojos, la lengua o el rostro.

- Palpitaciones y aumento del ritmo cardíaco.

- Piel amarillenta o en los ojos, lo que llamamos ictericia.

- Imposibilidad de orinar de forma normal, orina con un color muy oscuro o heces muy claras.

- Pérdida del conocimiento, desmayo

- Mayor posibilidad de sufrir moretones o sangrados poco habituales.

El consumo de ciprofloxacina puede acarrear problemas en los huesos y las articulacionesEl consumo de ciprofloxacina puede acarrear problemas en los huesos y las articulaciones

El consumo de ciprofloxacina puede acarrear problemas en los huesos y las articulaciones, por eso no está recomendado su uso en niños menores de 12 años.

Embarazo y lactancia materna

El uso de ciprofloxacina está totalmente contraindicado en el caso de embarazo, por lo tanto, si crees que puedes estar embarazada debes informar a tu especialista. Este buscará otras alternativas para tratar tu caso en particular.

De igual manera, si estás amamantando a tu bebé no debes tomar ciprofloxacina, ya que sus componentes se execran a la leche y son muy perjudiciales para la salud de tu bebé.

Si durante el tiempo que dura tu tratamiento con ciprofloxacina quedas embarazada, debes informar de inmediato a tu médico. Este fármaco puede tener unas consecuencias terribles para la formación de tu bebé.

Ante cualquier duda consulta con tu especialista

Cuando tu médico te recete algún medicamento especialmente agresivo por sus efectos adversos, como puede ser el caso de la ciprofloxacina, siempre te dará una serie de recomendaciones. No obstante, siempre que te queden dudas no temas en pedir una cita y pedir que te resuelva todos tus miedos.

Artículos recomendados