Menú
Posibles efectos secundarios de azitromicina

MEDICAMENTOS

Posibles efectos secundarios de azitromicina

Vamos a conocer más en profundidad qué es la azitromicina, sus efectos secundarios tanto leves como más graves y en qué situaciones está contraindicada.

Ana María Longo Silva

La azitromicina es un fármaco que se utiliza para el tratamiento de infecciones de origen bacteriano. La azitromicina mata a las bacterias, impidiendo su propagación. Puede adquirirse como tableta para administración oral como medicamento genérico que responde al nombre de Zithromax.

Posibles efectos secundarios

La azitromicina está disponible para su consumo, en suspensión oral o suspensión oral de liberación prologada, intravenosa y en gotas para los ojos. Por lo general, la azitromicina es un medicamento con un bajo porcentajes de efectos secundarios graves.

La azitromicina es un medicamento que puede perjudicar el hígadoLa azitromicina es un medicamento que puede perjudicar el hígado

Efectos secundarios comunes

En tableta de administración oral y que suelen desaparecen en varios días, se encuentran efectos secundarios de tipo común, afectando alrededor del 10% de casos. Son síntomas que ocurren cuando las dosis superan o igualan el gramo por día. Podemos hablar de:

  • Diarrea, heces líquidas con posibilidad de contener sangre.

  • Vómito.

  • Cefalea.

  • Náusea.

  • Dolor o calambres en el estómago. Pueden seguir dos meses tras el tratamiento.

  • Mareos.

  • Desmayos.

  • Algún caso rato de convulsión.

  • Indigestión.

  • Pancreatitis.

Efectos secundarios graves

Reacción alérgica que conlleva:

  • Dificultad para respirar o tragar o jadeo

  • Hinchazón de labios, lengua, garganta o cara.

  • Reacción en la piel de tipo grave:

  • Síndrome de Stevens-Johnson

  • Necrólisis en la epidermis, causando ampollas con o sin pus o piel roja, descamación...

  • Urticaria.

  • Picazón.

  • Fotosensibilidad.

  • Dolor en las articulaciones.

  • Edema.

  • Reacciones alérgicas generalizadas.

  • Sarpullido con o sin fiebre.

La azitromicina es un medicamento que puede perjudicar el hígado, por ello no es conveniente que se administre a pacientes hepáticos, con cirrosis o hepatitis. Tampoco debe ser un uso para pacientes diagnosticados con miastenia grave.

Es de suma importancia observar a pacientes con insuficiencia hepática. Los daños hepáticos y otros menos frecuentes, son:

  • Orina oscura.

  • Pérdida de apetito.

  • Aumento de las enzimas hepáticas. Suele desaparecer al finalizar el tratamiento.

  • Debilidad muscular inusual.

  • Cansancio extremo.

  • Insomnio.

  • Falta de energía.

  • Coloración de tipo amarillento en la piel o el blanco de los ojos. Ictericia.

  • Dolor en la parte superior del estómago.

  • Ritmo cardíaco irregular, lento o rápido.

  • Estreñimiento.

  • Sofocos.

En la sangre: Se da también algún caso raro de porcentaje bajo en plaquetas.

De tipo psiquiátrico: Casos aislados de comportamiento nervioso, inquieto, agresivo y ansioso.

Genitales:

Auditivos: Casos raros de deterioro de la audición con silbido, sordera o zumbido.

Efectos generales: Infecciones micóticas.

En lactantes de menos de 6 semanas de edad, puede darse la estenosis pilórica hipertrófica. Sus síntomas son los siguientes:

  • Irritabilidad producida por la alimentación.
  • Falta en el aumento de peso.
  • Vómitos tras la comida.
En caso de observar síntomas graves o tener reacciones alérgicas no se debe esperar y es conveniente llamar al médico o acudir a urgenciasEn caso de observar síntomas graves o tener reacciones alérgicas no se debe esperar y es conveniente llamar al médico o acudir a urgencias

Cotraindicaciones

En caso de observar síntomas graves o tener reacciones alérgicas no se debe esperar y es conveniente llamar al médico o acudir a urgencias. No se debe tomar nuevamente el medicamento, en el caso de que anteriormente se haya sufrido alguna reacción alérgica. Con este acto podría producirse la muerte.

Este medicamento también está contraindicado para el embarazo y la lactancia, ya que no existen evidencias que confirmen su seguridad en embarazadas, es mejor tomarlo si es de extrema necesidad. Puede pasar a través de la placenta y de la leche materna, por lo que existe riesgo para madre y bebé. Se excreta en la leche durante el tratamiento e incluso días después de haberlo finalizado.

Para pacientes con afecciones de insuficiencia renal o quienes tomen derivados ergóticos también existen contraindicaciones. Lo mismo ocurre con personas que necesiten medicación para el VIH, para la presión arterial o el corazón, reducir el colesterol o trastornos psiquiátricos. Con estas referencias debemos poner en antecedentes a nuestro médico.

Debemos consumir este medicamento en el caso de que tengamos sospechas de alguna infección bacteriana, sea neumonía, otitis...Sin embargo debemos hacer un uso adecuado al cual. El uso abusivo de cualquier medicamento, en este caso antibiótico, puede hacernos desarrollar una resistencia a los mismos.

Artículos recomendados