Menú
Cómo cuidar los pies si andas mucho

CAMINAR

Cómo cuidar los pies si andas mucho

Si quieres tener unos pies sanos y en buen estado, no te pierdas estos consejos si andas mucho.

Coral Ferrero Ibáñez

Nuestros pies son los pilares de nuestro cuerpo, pero pocas veces les prestamos toda la atención que se merecen. A veces los martirizamos con tacones altos, zapatos incómodos o calcetines no transpirables que hacen que sea propenso adquirir incomodidad o dolor en la zona. Es hora de tratarlos como se merecen y cuidar los pies un poco más, especialmente si en nuestro día a día caminamos mucho o nos gusta hacer senderismo. No solo notaremos la mejoría en las extremidades, también en todo el cuerpo.

Es muy importarte también <b>asegurarnos de que el zapato sea de la talla adecuadaEs muy importarte también asegurarnos de que el zapato sea de la talla adecuada

Lleva un tipo de calzado adecuado

Se puede pensar que un zapato plano es el mejor tipo de calzado por la forma similar que tiene con los pies, pero los especialistas recomiendan que se utilicen zapatos con al menos 1 centímetro de suela. Si caminas regularmente tienes que tener en cuenta que el zapato tenga una buena sujeción, de lo contrario los pies harán mucho más esfuerzo para levantarse a cada paso y el dolor puede aparecer rápidamente.

Es muy importarte también asegurarnos de que el zapato sea de la talla adecuada. Si son demasiado pequeños pueden hacer difícil la circulación en la zona y generar la aparición de ampollas. Lo indicado es comprar el calzado de media talla más que la nuestra, ya que al final del día los pies se expanden: de este modo tendrán todo el espacio que necesitan y no estarán apretados.

Mima tus pies en casa

Si caminas mucho habitualmente puedes notar más cansancio, por ello es muy recomendable cuidar los pies desde tu casa. Hay diferentes medidas que puedes tomar para mejorar tu salud podológica. Aunque parezca un poco incómodo, sumergir los pies en un cubo con hielo durante 20 minutos puede hacer mucho para evitar o reducir la hinchazón de la zona. Sin embargo, no es conveniente que lo hagas a menudo para no destruir los aceites naturales de tu piel.

Lo que sí debes hacer regularmente es lavarlos simplemente con jabón de ducha. Sécalos con cuidado, sobre todo entre los dedos ya que es donde más predisposición hay de que aparezcan hongos. Si los notas especialmente entumecidos puedes masajearlos con los dedos o deslizándolos en el suelo sobre una pelota o una botella circular. Para acompañar el masaje aplícate una crema hidratante y exfolia los pies con piedra pómez. Finalmente nunca subestimes unas uñas bien recortadas. Utiliza un cortaúñas apropiado y haz el corte recto, no en ángulo o por los bordes, ya que de esta manera pueden crecer uñas encarnadas.

Para los días en los que hemos andado mucho viene muy bien colocar los pies en alto durante unos minutos: puedes hacerlo en la pared o sobre unos cojines. Verás como la sensación de molestia desaparece poco a poco.

Cómo cuidar los pies diariamente

Es cierto que puedes hacer pequeñas cosas en tu rutina diaria para que la salud general de tus pies no se resienta. Un consejo muy útil es ir cambiando el par de zapatos que utilices de diario: con que tengas dos pares de zapatos puedes ir intercalándolos y de esta manera mientras uses unos los otros pueden estar ventilándose. Así se reducen las posibilidades de que aparezca un olor fuerte y se desarrollen infecciones.

Por supuesto resta decir que <b>hay que cambiarse los calcetines todos los díasPor supuesto resta decir que hay que cambiarse los calcetines todos los días

Si tienes que utilizar tacones en el trabajo intenta llevar zapatos planos y cambiártelos allí, así sólo los llevarás el tiempo necesario. Procura que el tacón sea ancho, que la altura no sobrepase los 5 centímetros y que esté bien sujeto al pie. En verano intenta minimizar el uso de las chanclas: la sujeción del pie con este calzado es mínima y a menudo la consecuencia es dolor de talón.

Por supuesto resta decir que hay que cambiarse los calcetines todos los días, vital para que los pies no huelan y se mantengan saludables. Si tienes que utilizar calcetines en verano y sudas más de lo normal no tengas inconveniente en cambiarlos varias veces al día ya que es importante mantener los pies secos, más aún si hace calor y se usa zapato cerrado.

Estos son algunos consejos que puedes llevar a cabo para cuidar los pies tú misma. Pero no olvides si notas que los pies te duelen durante más tiempo de lo normal que tienes que visitar a un podólogo para que te dé su opinión profesional y tratar el problema si se trata de algo más serio.

Artículos recomendados