Menú
Complicaciones de una adenoidectomía y una amigdalectomía

COMPLICACIONES

Complicaciones de una adenoidectomía y una amigdalectomía

Existen una serie de complicaciones de una adenoidectomía y una amigdalectomía. Descubre cuáles son para poder entender qué te ocurre.

Sergio Gallego Uvero

Las personas, especialmente los niños, que desarrollan síntomas de dolor de garganta crónico o infecciones de garganta por estreptococos pueden sentir alivio de las molestias persistentes de la garganta después de someterse a una amigdalectomía y adenoidectomía. 

Este procedimiento quirúrgico consiste en la extirpación de las amígdalas y las adenoides, glándulas pequeñas en la parte posterior de la garganta que ayudan a mantener el sistema inmunológico. Antes de la cirugía, un médico o cirujano debe discutir las complicaciones de una amigdalectomía y una adenoidectomía con todos los pacientes.

La deglución frecuente puede ser una señal de que el sitio quirúrgico está sangrandoLa deglución frecuente puede ser una señal de que el sitio quirúrgico está sangrando

Sangría

Después de la cirugía, los sitios de incisión en la parte posterior de la garganta pueden comenzar a sangrar y a tener hemorragia. Si se desarrollan complicaciones hemorrágicas, ocurren con mayor frecuencia dentro de los cinco a 10 días posteriores a la cirugía. 

La deglución frecuente puede ser una señal de que el sitio quirúrgico está sangrando. La ingestión de sangre también puede irritar el estómago y provocar náuseas o vómitos. Los pacientes que experimentan sangrado por más de unos minutos o vómitos con sangre deben ser evaluados por un profesional médico de inmediato.

Dificultades para respirar

La hinchazón excesiva de la garganta después de una adenoidectomía y una amigdalectomía puede limitar gravemente la cantidad de aire que puede pasar de la nariz o la boca a los pulmones. Esta complicación de la cirugía puede ocasionar dificultades respiratorias importantes que, sin la intervención médica adecuada e inmediata, pueden poner en peligro la vida.

Deshidratación

Los síntomas de dolor de garganta después de la cirugía pueden dificultar o incomodar que un paciente trague normalmente. En consecuencia, ciertos pacientes, como los niños, pueden evitar comer o beber alimentos o bebidas, lo que puede aumentar su riesgo de desarrollar deshidratación.

Un médico debe discutir las complicaciones de una amigdalectomía y una adenoidectomía con todos los pacientes.</p><p>Un médico debe discutir las complicaciones de una amigdalectomía y una adenoidectomía con todos los pacientes.

Los síntomas de deshidratación incluyen aumento de la sed, fatiga, disminución de la micción, debilidad, dolor de cabeza o mareos. La somnolencia excesiva, la fiebre, el aumento del ritmo cardíaco y la piel seca son señales de deshidratación grave. Los pacientes afectados deben ser llevados a un centro médico de emergencia tan pronto como sea posible para evitar complicaciones médicas adicionales.

Fiebre

En algunos pacientes puede surgir una fiebre leve como complicación de una adenoidectomía y una amigdalectomía. Los pacientes con fiebre también pueden experimentar escalofríos, enrojecimiento, dolor de cabeza o sudoración. Si los síntomas de fiebre persisten o son inusualmente altos, los pacientes afectados deben ser llevados a un médico para recibir atención lo antes posible.

Artículos recomendados