Menú
Cuál es la mejor alimentación si tienes el colon irritable

COLON IRRITABLE

Cuál es la mejor alimentación si tienes el colon irritable

Descubre cuáles son los mejores y los peores alimentos que puedes consumir si tienes el colon irritable.

Mercedes Benito Alfonso

El colon irritable, es conocido por otros nombres como síndrome del intestino irritable o colon espástico, aunque el nombre médico correcto es Síndrome del intestino irritable, idenfificado por las siglas SII.

Temas relacionados
Esta dolencia es compartida por algo más de un diez por ciento de la población. Y aunque se desconoce la causa que lo desencadena, está comprobada la gran importancia que tiene el estilo de vida, especialmente el estrés. Se trata de una enfermedad crónica, que se manifiesta con síntomas gastrointestinales. Dolor abdominal, cambios en el tránsito intestinal, ya sean episodios de diarrea como de estreñimiento, distensión abdominal, flatulencias, alteraciones en la frecuencia y consistencia de las heces...

El colon irritabe puede afectar a cualquier persona, incluso jóvenes y niñosEl colon irritabe puede afectar a cualquier persona, incluso jóvenes y niños
l

El colon irritabe puede afectar a cualquier persona, incluso jóvenes y niños. Y aunque no presenta gravedad, los síntomas gástricos que produce pueden condicionar la vida de las personas que la sufren y hacerlas sentir inseguras o incómodas. Un control de la dieta, conocer la mejor alimentación que ayude a evitar brotes, malestar y dolor abdominal, es de gran utilidad para estas personas. Te mostramos cuál es la mejor alimentación si tienes colon irritable, tanto para tratar los episodios agudos como para prevenir su aparición.

La importancia de la alimentación en el colon irritable

Una correcta alimentación mejora el sistema digestivo de las personas con colon irritable, y ayuda a su bienestar general.

La alimentación juega un papel muy importante en nuestra salud, pero cuando hablamos de dolencias que tienen relación con el aparato gastrointestinal, aún más. En esta enfermedad gástrica, la irritabilidad del intestino es la que provoca tanto las diarreas como el estreñimiento. A los que se unen el dolor abdominal y la distensión gástrica, otros de los síntomas característicos del colon irritable. Los jugos gástricos que se producen en el estómago, ya sean por estrés o la ingesta de alimentos que desencadenan una mayor secreción de los mismos, son parte de la causa de estos síntomas.

Por todo ello, los expertos nos advierten que consumir alimentos adecuados para el colon irritable, ya sea evitar alimentos y bebidas que lo desencadenan/empeoran los síntomas o aquellos que previenen su aparición, así como cambiar algunos hábitos alimenticios, son la mejor baza con la que cuentan las personas que sufren colon irritable. Junto a llevar una vida más relajada y disminuir el estrés, otro de los factores que promueven esta dolencia.

Alimentos beneficiosos

Todos conocemos la importancia de ingerir fibra en nuestra alimentación diaria para mejorar el funcionamiento del aparato digestivo. En el caso del colon irritable, sobre todo la fibra soluble, presente en alimentos como la avena, el arroz integral, la pasta, la harina de maíz, patatas, setas, guisantes, frijoles y habas. En el caso de la fruta, destacan manzana, frambuesa, pera, limón y fresas.

La importancia de la fibra soluble, radica en su acción protectora sobre el intestino, favorece la formación de mucosa intestinal (capa protectora del intestino), ayuda a eliminar productos dañinos y regula la consistencia de las heces, dato importante para prevenir el estreñimiento. A pesar de todos sus beneficios, se debe tener cuidado en no caer en el extremo contrario y excedernos en la ingesta de fibra, lo que podría llevarnos a la diarrea, tan perjudicial para nuestro intestino como el estreñimiento. Para evitarlo, los nutricionistas recomiendan aumentar la fibra en nuestra dieta de manera paulatina y controlando la consistencia de las heces y nuestro ritmo intestinal, para aumentarla o reducirla.

Las frutas y verduras son especialmente importantes en las personas con colon irritable, pero no todas son adecuadas. Las zanahorias y calabaza, son dos alimentos que ayudan a regular el tránsito intestinal. Su alto contenido en beta carotenos, un importante antioxidante, ayuda además a prevenir el cáncer, además tienen propiedades antiinflamatorias, y por supuesto, su alto contenido en fibra soluble. Las frutas más importantes en la dieta de personas con colon irritable son: frambuesa, melón, mango, naranja, kiwi, sandía...

Lo más importante de ellas, es su alto contenido en vitamina B, que ayuda a mejorar las funciones digestivas. Comer la fruta con cáscara, como la manzana o la pera, nos aporta un extra de fibra, pues es dónde se encuentra la mayor cantidad de fibra. Las frutas cítricas como la naranja, no suelen ser buenas para las personas con colon irritable, pues favorecen la distensión abdominal y otros malestares gástricos. Para obtener vitamina C, recomendamos mejor la opción de frutos rojos como: frambuesas, cerezas, arándanos, moras, fresas y grosellas.

Alimentos que es mejor evitar

El colon irritable hace que todo tu sistema digestivo sea más sensible. Para evitar los síntomas molestos es necesario que reduzcas o elimines, según sea tu caso, aquellos alimentos que muy posiblemente favorecen la irritación de tu aparato digestivo o desencadenan los desagradables síntomas del colon irritable. Te comentamos algunos de ellos.

Comenzaremos comentando el tema de los lácteos. Estos productos son en gran medida responsables de la distensión abdominal, diarrea y mala tolerancia por parte de nuestro organismo. Para no eliminarlo de la dieta, se aconseja que sean desnatados, la grasa de estos alimentos a veces no es bien digerida por las personas de colon irritable, y sobre todo, sin lactosa. Este componente es el principal desencadenante de los síntomas gástricos, especialmente en personas intolerantes. Una buena opción para estas personas es la leche de soja o de almendras.

Cuidado con el consumo de bebidas cafeinadas, excitantes y alcohólicas. Los componentes de estas bebidas, tiene un efecto irritativo sobre el esfínter del esófago y del esfínter que comunica el intestino delgado con el grueso. Este efecto, hace que la válvula encargada de cerrar esta comunicación permanezca abierta, desencadenando una mezcla de los fluidos y agudizando la irritación del intestino. Las bebidas gaseosas por su parte favorecen la distensión abdominal y la retención de gases en la persona con colon irritable.

La comida muy especiada, picante o condimentada, no es recomendable, pues irrita el aparato digestivoLa comida muy especiada, picante o condimentada, no es recomendable, pues irrita el aparato digestivo

La comida muy especiada, picante o condimentada, no es recomendable, pues irrita el aparato digestivo, altera los jugos gástricos y provocan mayor inflamación de la zona abdominal.

El uso de edulcorantes artificiales, no está recomendado si sufres colon irritable. El aspartamo y el sorbitol, presente en estos productos, altera el sistema nervioso autónomo y altera la motilidad de los intestinos.

La digestión de las grasas es siempre dificultosa para el organismo y más si se padece colon irritable. Para favorecer su digestión se recomienda comer carnes magras y preferiblemente cocidas o al horno. Evitar las frituras y alimentos compuestos por grasas saturadas, como los alimentos procesados, los precocinados y los embutidos.

Recomendaciones dietéticas

- Come despacio, mastica bien los alimentos. De este modo das tiempo a tu aparato digestivo para digerir bien los alimentos y evitas comer hasta sentirte lleno o que no puedes más. Es importante permitir al estómago tener sensación de saciedad sin darte atracones.

- Aumenta la frecuencia de las comidas, en vez de 3 al día, intenta que sean cinco repartidas a lo largo del día, pero menos abundantes. De este modo, ayudas a tu organismo en la digestión. Evita las comidas copiosas.

- Vigila que alimentos toleras peor e intenta reducirlos de tu dieta o eliminarlos. Si es un alimento rico en nutrientes y necesario, busca la manera de sustituirlo por otro que digieras mejor.

- Intenta mantener un horario en tus comidas. Un ritmo de vida irregular altera el funcionamiento habitual de tu intestino.

- La manera de cocinar los alimentos también puede influir en su digestión. Seguramente toleres mejor los alimentos cocinados, guisados y al horno.

Artículos recomendados