Menú
Cuáles son los diferentes niveles de ansiedad

ANSIEDAD

Cuáles son los diferentes niveles de ansiedad

Existen diferentes niveles de ansiedad, que es necesario conocerlos para reconocerlos y saber cómo actuar para estar mejor.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La ansiedad es un mal que cada vez es más común en la sociedad de hoy en día. El estrés, las prisas, las responsabilidades personales y profesionales que siempre van en aumento, salir de la zona de confort para poder evolucionar... todo esto puede hacer que las personas padezcan diferentes niveles de ansiedad.

De hecho, es esperable que exista cierto grado de ansiedad cuando se está bajo estrés. La ansiedad es la forma en que tu cuerpo comunica que algo te hace sentir inseguro o estresado temporalmente. Tu cuerpo responde a la ansiedad de muchas formas diferentes, causando síntomas más numerosos e intensos a medida que aumenta el nivel de ansiedad. Existen cuatro niveles de ansiedad: leve, moderada, grave y de pánico. Cada nivel de ansiedad se puede experimentar de manera diferente tanto por el nivel que se experimenta como por el cómo lo experimenta la persona que lo padece.

La ansiedad es un mal que cada vez es más común en la sociedad de hoy en díaLa ansiedad es un mal que cada vez es más común en la sociedad de hoy en día

Ansiedad leve

La ansiedad leve es común en la vida cotidiana. En este nivel, es probable que tengas una mentalidad abierta, aunque estresado. Es posible que experimentes este nivel de ansiedad mientras esperas la nota de un examen o si te pierdes en una ciudad. Los síntomas pueden incluir inquietud, irritabilidad, manos sudorosas y sentidos intensificados. 

La ansiedad leve suele ser motivadora, lo que significa que te ayuda a centrarte en buscar una solución al desafío que enfrentas. Por ejemplo, si estás perdido en un lugar nuevo, puedes buscar un lugar seguro para pedir direcciones. Una vez que te orientes, tu ansiedad se disipará rápidamente. Esto es típico de la ansiedad leve, y es situacional.

Ansiedad moderada

En un nivel moderado de ansiedad, es probable que te centres exclusivamente en la situación estresante que te encuentras directamente frente a ti e ignores otras tareas. Digamos que has llevado a un niño al patio de recreo y le pierdes de vista. Es posible que experimentes latidos cardíacos más rápidos, que tengas la boca seca, sudoración y dolor de estómago o náuseas. 

Su discurso puede ser rápido y agudo, y es probable que los movimientos de la mano y el brazo sean más exagerados. Los hábitos nerviosos, como morderse las uñas o retorcerse las manos, son comunes. Una vez que lo encuentras jugando con otros niños, tus síntomas disminuyen.

Ansiedad severa

Con ansiedad severa, los síntomas se intensifican y se desarrollan otros, como latidos cardíacos fuertes, dolor en el pecho, dolor de cabeza, vómitos o diarrea, temblores, pensamientos dispersos, comportamiento errático y una sensación de temor. Saber que. Un ser querido a muerto o que ha tenido un accidente, o haber perdido el trabajo... son ejemplos de situaciones que pueden provocar una respuesta de ansiedad severa y por tanto, los síntomas mencionados más arriba.

Con la ansiedad severa, tu capacidad para concentrarte y resolver problemas se ve afectada, lo que puede llevar a una mayor ansiedad. Es posible que ni siquiera puedas reconocer o cuidar tus propias necesidades. Es probable que los intentos de otros para redirigir tu atención no tengan éxito.

El nivel de ansiedad de pánico es el más disruptivo y desafianteEl nivel de ansiedad de pánico es el más disruptivo y desafiante

Ansiedad de nivel de pánico

El nivel de ansiedad de pánico es el más disruptivo y desafiante, ya que supera tu capacidad para funcionar normalmente. Es posible que experimentes una incapacidad para moverte o hablar, pero a veces ocurre lo contrario. Algunas personas salen corriendo o les resulta imposible sentarse o quedarse quieto. Tu capacidad de pensar racionalmente se verá afectada y sus percepciones podrían estar distorsionadas. Es posible que no identifiques el peligro o entiendas tus necesidades en el momento. Los factores estresantes de la vida extremos pueden provocar este tipo de reacciones, como ser víctima de un crimen o vivir un desastre.

Afrontamiento y precauciones

Las complejidades de la vida pueden causar ansiedad en cualquier persona. En los niveles leves y moderados, puede ser útil discutir la situación que provoca ansiedad con alguien de confianza. Participar en una actividad relajante, como un ejercicio o meditación, también puede ayudar. Los niveles severos y de pánico de ansiedad pueden requerir que te metas en un ambiente menos estresante o busques ayuda profesional.

Artículos recomendados