Menú
Por qué te duele el pecho cuando amamantas

DOLOR DE PECHO

Por qué te duele el pecho cuando amamantas

En ocasiones, a las mujeres, les puede doler el pecho al amamantar a sus bebés, ¿por qué puede ocurrir esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Son muchas las mujeres que cuando se convierten en madres amamantan a sus bebés y a gran parte de ellas, les duele el pecho cuando sus bebés se alimentan. La lactancia materna puede ser una de las experiencias más ricas y bonitas de la maternidad, excepto cuando se convierte en un dolor inaguantable. 

El dolor en los pechos durante la lactancia es relativamente común, especialmente durante los primeros días. Generalmente no es grave ni duradero. Sin embargo, el dolor que continúa o está acompañado de otros síntomas puede indicar una infección que necesita tratamiento inmediato. Tendrás que hablar con tu médico o asesor en lactancia si sientes dolor en los senos cuando amamantas a tu bebé. Descubre por qué te puede doler el pecho cuando amamantas.

El dolor en los pechos durante la lactancia es relativamente comúnEl dolor en los pechos durante la lactancia es relativamente común

Congestión en el pecho

Se necesitan aproximadamente 48 horas después del nacimiento para que tus pechos comiencen a producir leche. Cuando llega la leche por primera vez, puedes experimentar una afección a veces dolorosa llamada congestión. Ocurre porque estás produciendo más leche materna de la que saca tu bebé. 

Esto conduce a un exceso de conductos de leche que pueden causar senos dolorosos, palpitantes o sensibles. La alimentación frecuente de ambos senos y el control de su posición de lactancia para asegurarse de que tu bebé esté agarrado correctamente pueden ayudar a aliviar el dolor de la congestión. Puede ser útil usar paños calientes en el pecho y analgésicos de venta libre, pero consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento.

Molestias en el pecho

Cuando tu bebé comienza a succionar, la leche fluye a través de los conductos y sale del pezón. El reflejo de extracción o bajada de la leche a veces puede ocurrir si escuchas llorar a un bebé, incluso si no es tuyo. Solo pensar en tu bebé también puede desencadenar el reflejo de extracción. La extracción de leche distorsiona los conductos de la leche, a veces causando un dolor punzante cuando comienza a amamantar. Ocurre con mayor frecuencia en madres primerizas. Extraer manualmente un poco de leche antes de comenzar a alimentar a tu bebé puede ayudar a prevenir dolores punzantes mientras amamantas.

Las infecciones por hongos

Candida es un tipo de hongo que a menudo se encuentra en la piel. Un estudio publicado en la edición de abril/ unio de 2003 de "Pesquisa Odontológica Brasileira" encontró que el 34% de las mujeres que amamantan y el 17% de las mujeres no lactantes portaban el hongo en sus senos. Los bebés también pueden desarrollar una infección de levadura oral, comúnmente llamada candidiasis, y transmitirla a los pezones. 

La infección por Candida puede causar dolor punzante en los senos y pezones doloridos, sensibles, hinchados o secos. También puedes notar manchas blancas o manchas enrojecidas y de aspecto crudo en la boca de tu bebé. Busca tratamiento para ambos tan pronto como sospeches una infección por Candida.

La mastitis es una infección del tejido mamarioLa mastitis es una infección del tejido mamario

Mastitis

La mastitis es una infección del tejido mamario, que puede causar dolor punzante durante la lactancia. Muchas mujeres que amamantan desarrollan mastitis. El seno generalmente aparece enrojecido y también puede experimentar síntomas similares a los de una gripe, como fiebre y una sensación general de enfermedad. Es importante seguir amamantando con el seno afectado si desarrolla mastitis porque no vaciar el seno puede empeorar la afección. Tu médico puede recetarte antibióticos para eliminar la infección.

Cuándo buscar atención médica

Tendrás que buscar atención médica y tratamiento cuando sientas un dolor punzante en los senos mientras amamantas. El dolor puede quitarte las ganas de amamantar a tu bebé y, en la mayoría de los casos, los tratamientos simples pueden prevenir o aliviar el dolor en los senos sin que la lactancia materna se deba ver comprometida en ningún caso.

Artículos recomendados