Menú
Los efectos del estrés en el cerebro

ESTRÉS

Los efectos del estrés en el cerebro

Cuando el estrés se vuelve crónico, puede tener consecuencias graves en tu cerebro, ¿sabes lo que te puede ocurrir?

Sergio Gallego Uvero

Es raro que a día de hoy una persona no haya sufrido algún episodio de estrés en su vida diaria. El problema se da cuando el estado de estrés es algo habitual repercutiendo de una manera negativa en la salud del individuo. Uno de los órganos que más daño puede sufrir a causa del estrés es el cerebro. Un impacto continuo de dicho estado puede llegar a ser fatal para la persona en cuestión por lo que hay que evitar en todo momento el llegar a tal punto.

La hormona del estrés

La hormona del estrés es el cortisol y es la que puede producir graves daños en la actividad cerebral. Cuando una persona está muy estresada, se envía una señal a una parte del cerebro con el fin de liberar el cortisol. Dicha hormona pasa a la sangre dando lugar a una subida importante de los niveles de glucosa en todo el cuerpo. Si este estado se prolonga en el tiempo, vienen diferentes problemas de salud que pueden afectar al corazón o al propio cerebro.

Padecer un estado estresante continuo y crónico puede tener consecuencias bastantes graves para una buena actividad cerebralPadecer un estado estresante continuo y crónico puede tener consecuencias bastantes graves para una buena actividad cerebral

Consecuencias de un estrés crónico para el cerebro

Padecer un estado estresante continuo y crónico puede tener consecuencias bastantes graves para una buena actividad cerebral.

- El estrés suele provocar la muerte de diferentes neuronas localizadas en la zona del hipocampo. En dicha zona se encuentran elementos cerebrales tan importantes para la persona como es el caso de la memoria o el aprendizaje. Si se trata el estrés a tiempo y desparece con el paso de los días, dichos efectos en el cerebro son reversibles. El problema está cuando el estrés no se trata y persiste en el tiempo, dando lugar a daños importantes en dicha zona del cerebro.

- Otra de las zonas del cerebro que puede verse afectada por un estrés continuo es la amígdala. La misma se encarga de las diferentes reacciones emocionales que tiene el individuo. El exceso de estrés provoca que la amígdala envíe continuas señales a la zona de la médula con el fin de aumentar la producción de glóbulos blancos en todo el organismo. Un exceso de dichos glóbulos puede dar lugar a problemas de corazón como anginas o ataques.

 El tema del estrés a largo plazo es algo bastante serio El tema del estrés a largo plazo es algo bastante serio

-Otro de los efectos negativos que provoca el estrés en el cerebro se debe al desequilibrio entre la materia gris y la materia blanca. Está científicamente demostrado que el estrés crónico provoca que se genere más neuronas pertenecientes a la materia blanca del cerebro y menos neuronas relativas a la materia gris. Ello causa un desequilibrio bastante importante en dichas áreas del cerebro dando lugar a una falta de comunicación dentro del mismo.

El estrés también tiene una incidencia bastante importante a la hora de desencadenar en ciertos individuos diversos trastornos mentales como puede ser el caso de trastornos por ansiedad o estados psicóticos esquizofrénicos. Además de ello puede provocar en la persona la dependencia de diferentes sustancias muy dañinas para la salud.

Como has podido ver, el tema del estrés a largo plazo es algo bastante serio al que hay que darle la importancia que realmente merece. Uno de los órganos que más se pueden ver afectados por dicho estado de estrés continuo es el cerebro. A largo plazo una persona que vive con mucho estrés puede verse afectado desde muchos puntos de vista y sufrir desde un ataque al corazón hasta padecer algún tipo de enfermedad o trastorno mental importante. Es por ello que es aconsejable el evitar el estresarse por todo y dejar la mayor cantidad de problemas aparcados por un tiempo. El ejercicio y la meditación son dos estupendas maneras de desestresarse y vivir más la vida de una manera plena.

Artículos recomendados