Menú
Qué es la esclerodermia

PIEL

Qué es la esclerodermia

La esclerodermia es una enfermedad rara y que afecta a la piel y a los vasos sanguíneos, ¿qué más debes saber?

Sergio Gallego Uvero

La esclerodermia es una enfermedad rara y que afecta a la piel y a los vasos sanguíneos de la persona en cuestión. Aunque se trata de una enfermedad que puede darse a cualquier edad, lo normal es que se produzca alrededor de los 40 o 50 años. La esclerodermia es una enfermedad autoinmune, es decir que es causada por el sistema inmune por lo que se suele producir sobre todo en las mujeres. Si quieres saber más de esta enfermedad catalogada como rara, no pierdas detalle del siguiente artículo y pon mucha atención al mismo.

Causas de la esclerodermia

Por desgracia a día de hoy no hay una causa probada que haga indicar el por qué una persona padece tal enfermedad de la piel. La mayoría de los expertos optan por señalar como principales causantes de la enfermedad a los agentes ambientales aunque no está probado que dichos agentes sean la causa de la esclerodermia.

En relación a los síntomas hay que indicar que los más evidentes y claros son el cambio de color en las manosEn relación a los síntomas hay que indicar que los más evidentes y claros son el cambio de color en las manos

Síntomas de la esclerodermia

En relación a los síntomas hay que indicar que los más evidentes y claros son el cambio de color en las manos durante unos minutos debido a las bajas temperaturas. Las manos se vuelven azules y se entumecen en exceso. Dicho problema en las manos es conocido como fenómeno de Raynaud síndrome de las mano frías. Otro síntoma de la esclerodermia es el endurecimiento de la piel en la zona de los dedos e incluso en el rostro o en el cuello de la persona.

Cómo prevenir la esclerodermia

Al ser una enfermedad rara de la que se desconoce sus causas, resulta especialmente complicado el poder prevenirla. Si la persona observa algún que otro problema en la piel sobretodo en la zona de las manos, es muy importante el acudir rápidamente al médico ya que si se actúa de una manera precoz se puede evitar algunos de los síntomas arriba citados y que pueden agravarse con el paso del tiempo.

Clases de esclerodermia

La enfermedad puede ser de dos tipos: localizada o sistémica. En el primer caso el paciente sufre algún que otro problema en la piel pero sus manos no se entumecen ni cambian de color. Es mucho menos grave que la segunda y su pronóstico es más sencillo de solucionar. En el caso de la esclerodermia sistémica el pronóstico es mucho más grave ya que aparte del problema cutáneo puede haber un importante daño visceral en algunos órganos como es el caso del hígado o de los riñones.

Diagnóstico de la esclerodermia

A la hora de realizar un buen diagnóstico de dicha enfermedad se puede hacer ya sea a través de una analítica o mediante una capilaroscopia. Si los resultados certifican que la persona padece dicha enfermedad es importante conocer los órganos que pueden estar afectados y la gravedad de la citada esclerodermia. En muchos casos se suelen usar técnicas como la endoscopia a la hora de examinar con claridad el daño que ha podido provocar la esclerodermia en el interior del organismo.

Cómo tratar la esclerodermia

Por desgracia y a día de hoy no existe una cura para la esclerodermia. El mejor tratamiento posible consiste en la aplicación de diversos productos farmacológicos que ayuden a rebajar y calmar los síntomas dentro de lo posible. Dependiendo del órgano afectado y de la gravedad de la enfermedad se pueden emplear desde antibióticos hasta vasodilatadores.

En definitiva cabe decir que la esclerodermia es una de esas enfermedades de las catalogadas como raras y es que afecta a una parte de la población actual. Una vez que la persona ha sido diagnosticada con tal enfermedad, es importante el iniciar el mejor tratamiento posible con el fin de calmar los síntomas lo máximo posible.

Artículos recomendados