Menú
Evita los efectos negativos de la Navidad en tu salud con estos trucos

NAVIDAD

Evita los efectos negativos de la Navidad en tu salud con estos trucos

En Navidad puedes tener efectos negativos en tu salud, pero puedes evitarlos si sigues estos trucos en estas fechas.

Antonia Torres Gutiérrez

La Navidad es un periodo de diversión, de pasar tiempo con la familia y con los amigos más queridos (o no), de comilonas y de excesos. Pero todo esto, no está exento de efectos secundarios que pueden perjudicar negativamente tu salud en diversos sentidos. Aumento de peso, problemas de estómago, trastornos emocionales, estrés, económicos etc.

Son muchos días de excesos, de cambios en las rutinas, en la forma de comer o en el descanso, entre otros. Sin olvidar todos los gastos que esto supone, en regalos, en comidas con los amigos, en copas o en todos aquellos imprevistos que pueden surgir a lo largo de la temporada Navideña. Por ello, si no quieres llegar a la cuesta de enero arrastrando un montón de efectos negativos, no te pierdas estos trucos.

Son muchos días de excesosSon muchos días de excesos

Aprender a decir que NO

Ya sabemos que es muy difícil rechazar ciertos planes, dejar de comer dulces navideños o hartarte de comer y beber en las comidas y cenas de Navidad. Total, es una vez al año, ¿verdad? La realidad es que durante estos días se cometen tantos excesos, que es muy probable que se arrastren los efectos negativos durante el resto del año.

Por lo tanto, el primer truco y más efectivo es aprender a decir que NO. Que no quieres tomar más copas, que ya has probado suficientes turrones, mazapanes y mantecados, que no mamá que ya no quiero comer más asado, ni más tronco de Navidad. A riesgo de que tu madre se ofenda y piense que estás rechazando sus manjares, lo más apropiado es que lo hagas con mucho tacto, mucho amor y muchos abrazos, así será más fácil convencer a la anfitriona.

Trucos para comer menos en Navidad

Cuando llegan las cenas especiales de la Navidad, mucha gente tiende a comer poco durante todo el día, para así llegar con mucho apetito a la cena y comer como si no hubiese un mañana. Ese es el error más grande que no debes cometer, si no quieres sufrir las consecuencias después.

Comer mucho por la noche puede producirte muchos problemas de salud, que incluso podrían arruinarte la noche. Un empacho por una indigestión no se pasa en un rato, te fastidiará la fiesta posterior si es que lo tenías planeado. Sin olvidar que los excesos cometidos en esos días, podrían acompañarte en forma de kilos de más durante muchos meses.

Si estás dispuesto a evitar que esto te ocurra un año más, sigue los siguientes trucos:

  • Come de forma normal durante todo el día: Tampoco hace falta que comas más de la cuenta para llegar sin nada de apetito. Lo único que debes hacer es, realizar tus comidas habituales durante el día, pero procurando que sean ligeras y saludables. Así, podrás probar esos platos tan deliciosos, pero en cantidades moderadas.
  • No pruebes todo lo que hay en la mesa: Si la cena o la comida de Navidad se compone de muchos platos (como suele ser habitual), procura elegir aquellos que más te gusten, lo que no suelas comer habitualmente o lo que más te apetezca comer ese día. Sírvete pequeñas cantidades en el mismo plato y no repitas, por mucho que te apetezca.
  • Come o cena con agua: Para aligerar calorías y evitar enormes efectos negativos en tu salud, evita tomar refrescos, ni vino, ni otras bebidas alcohólicas durante la cena. No pasa nada si tomas una copa de vino durante los aperitivos, o si brindas con una copa de cava tras la cena. Pero evita los excesos en este sentido a toda costa, el alcohol es una de las principales causas de visitas a urgencias en la noche de Nochevieja, como dato.
Si no quieres empezar el año sufriendo la temida cuesta de enero, evita hacer más gastos de la cuentaSi no quieres empezar el año sufriendo la temida cuesta de enero, evita hacer más gastos de la cuenta

No gastes más de la cuenta

Si no quieres empezar el año sufriendo la temida cuesta de enero, evita hacer más gastos de la cuenta. La Navidad no debe ser sinónimo de gastos, los regalos se hacen como muestra de afecto, pero que sean más o menos caro no determina lo que sientes por esa persona. Planifica bien el presupuesto que tienes para gastar estas navidades, y evita sobrepasarlo bajo ningún concepto.

Es posible que te surja algún imprevisto y tengas que invertir algo más, pero si eso te supone acabar el mes en números rojos, no te lo pienses. Puedes regalar tu tiempo, tu cariño, tu compañía, y serán detalles mucho más importantes que cualquier objeto sin personalidad.

Evita pedir créditos para pasar las fiestas navideñas, es un gran error que arrastrarás durante el resto del año, e incluso durante más tiempo. Procura que tus gastos se acomoden a lo que tienes ahorrado o lo que puedas destinar para estas fechas, y evitarás sufrir quebraderos de cabeza por este motivo durante mucho tiempo.

Planifica con tiempo para evitar el estrés

Dejar todo para el último día, puede causarte graves episodios de estrés y ansiedad. Para evitarlo, procura planificar cada uno de los eventos que tengas durante este mes, los regalos que tengas o que desees hacer, la cena que quieras servir en Navidad y demás. Y no lo dudes, si no llegas a todo, delega y pide ayuda para evitar los efectos negativos de la Navidad en tu salud.

Artículos recomendados