Menú
Infección de oído, ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarla?

INFECCIONES DE OÍDO

Infección de oído, ¿cuáles son sus síntomas y cómo tratarla?

Las infecciones de oído además de algo bastante común, pueden llegar a ser muy molestas. Te contamos cómo identificarlas y tratarlas.

Sara Poyo Lorenzo

Una otitis o infección media de oído ocurre cuando hay líquido y/o inflamación en la parte de atrás del tímpano, en el oído medio. El resultado es un dolor profundo , fiebre, zumbidos, presión en el oído, baja audición, frecuentes mareos e incluso presencia de vómitos.

La infección de oído tiene su origen en la trompa de Eustaquio, un canal que comunica el oído medio (más concretamente, el tímpano) hasta la garganta. Esa zona se llena de moco o pus y como resultado se desencadena un fuerte dolor. El taponamiento de la trompa de Eustaquio con líquido puede durar hasta un mes incluso después de haber pasado la infección. Si no se trata a tiempo puede cronificarse y llegar a producir sordera.

Las causas más comunes de una otitis son virus que se introducen en nosotros a través de la boca y de la nariz y nos causan una infección de oído, pero también la produce las alergias o el exceso de humo. Los niños son propensos a padecerlas porque no tienen la trompa de Eustaquio tan desarrollada como la de un adulto, son más estrechas y fáciles de obstruir. Por eso, en espacios donde cohabitan los niños, como son los colegios por ejemplo, las otitis se transmiten muy fácilmente a través de los resfriados.

 Lo más recomendable, es acudir a nuestro médico en caso de sentir molestias en el oído. Lo más recomendable, es acudir a nuestro médico en caso de sentir molestias en el oído.

Tipos de otitis

1- Otitis media: es la descrita anteriormente. Una inflamación del oído debido a diferentes causas.

2- Otitis media crónica: la inflamación del oído medio se cronifica y no llega a curarse. Puede deberse a que el líquido detrás del oído se vuelve más espeso, a un quiste, a que los tejidos adyacentes del oído medio se endurecen o que la infección se expande al hueso mastoideo posterior al oído.

3- Otitis media con derrame: se da cuando hay líquido detrás del tímpano pero no hay existencia de infección. Es común que suceda después de recibir tratamiento para la otitis. Aunque ya no haya infección, el líquido aún permanece en el oído y continuará ahí hasta que se termine de drenar en 2 o 3 semanas.

Tratamiento para la otitis

Hay infecciones de oído que desaparecen con el tiempo y por si solas, sin necesitar un tratamiento concreto. En los dos o tres primeros días los síntomas empiezan a hacerse más leves. Aun así, siempre es recomendable acudir a un profesional para que te examine y te diga cual es la gravedad de la situación.

En la mayor parte de los casos solo se trata el dolor mediante medicamentos y se deja que el cuerpo se cure solo, poco a poco el líquido se irá drenando. En casos de infección, el médico nos recetará antibióticos, no nos van a aliviar pero harán desaparecer el virus. Hay que seguir el tratamiento al pie de la letra y seguir tomando las dosis aunque ya hayan desaparecido los síntomas, sino, la infección podría reaparecer en el futuro. A continuación os dejamos con algunos remedios caseros que os serán útiles:

1- Benefíciate de la sal. En un microondas calienta un vaso con sal e introdúcela en un calcetín o pañuelo atado con una goma, así evitarás quemarte. Después aplica la sal sobre el oído dolorido 10 minutos aproximadamente. La sal ayuda a eliminar el exceso de líquido en el oído medio. El arroz consigue un efecto parecido.

2- Ponte un paño caliente en el oído inflamado. El calor ayudará a drenar el líquido del interior.

3- Vinagre de manzana. Mezcla en un vaso la misma cantidad de vinagre y alcohol. Revuelve y moja un algodón no muy grande. Coloca el algodón sobre tu oído como si fuese un auricular y permanece 5-10 minutos. Después haz lo mismo con el otro. Se facilitará el drenaje de líquido.

Si la inflamación es causada por una infección en las trompas de Eustaquio prueba a hacer gárgaras con el vinagre o si te parece muy fuerte el sabor con agua y sal.

4- Compra en la farmacia gotas para la otitis de venta libre. Reducen el dolor y la inflamación. También le puedes pedir a tu médico que te recete alguna en el caso de no tener desgarramientos en el tímpano.

5- Si aun así notas que la inflamación no se reduce y que pasados unos días aun te sigue doliendo debes acudir a un médico porque puede que necesites antibióticos.

6- En casos de una infección de oído recurrente (4 infecciones en un año donde una haya sido en los últimos 6 meses o 3 infecciones en los últimos 6 meses) seguramente se necesitará realizar un drenaje timpánico para liberar el líquido del interior. Para ello el médico introduce unos pequeños tubos que atraviesan el tímpano y que facilitan la extracción del líquido.

7- En casos extremos quizás sea necesaria la extirpación de las adenoides. Las adenoides son masas de tejido linfático que se encuentran a medio camino entre la nariz y la garganta, justo donde nariz y boca se unen. Si con el tiempo las glándulas adenoides no se desinflaman, puede que no quede más remedio que extirparlas.

 Mantener los juguetes de los más pequeños de la casa limpios nos ayudará a evitar infecciones. Mantener los juguetes de los más pequeños de la casa limpios nos ayudará a evitar infecciones.

Como prevenir la infección de oído

1- En el caso de los niños, las otitis son más comunes, por eso:

-Limpia el cuarto y los juguetes de tus hijos frecuentemente.

-Evita darles chupetes en la medida de lo posible, son un cúmulo de bacterias que se abren paso a través de la garganta.

-Asegúrate de que tu hijo recibe todas las vacunas que le corresponden, para prevenir infecciones debido a resfriados u otras enfermedades.

-En el caso de tener un bebe, hay menos posibilidades de que sufra una otitis si es amamantado. Muchos bebés pueden acabar teniendo una por el uso de biberones. Al beber tumbados parte del líquido puede caer al interior del oído.

2- Evita fumar. Estar en contacto con el humo del tabaco facilita la propagación de bacterias.

3- Usa antibióticos solo en caso necesario. Si acostumbramos a nuestro cuerpo a usar antibióticos puede ocurrir que algunas de las bacterias que produjeron la infección en el pasado se acaben inmunizando y no surtan efecto.

4- Hazte de vez en cuando lavados nasales para mantener una buena higiene de la zona, sobre todo si sufres de alergias. Para ello puedes usar agua de mar o una solución salina, mezcla de agua más un 0.9% de cloruro de sodio que encontrarás en la mayoría de supermercados y farmacias.

Artículos recomendados