Menú
Neofobia: cuando los nuevos alimentos no son una opción

ALIMENTACIÓN

Neofobia: cuando los nuevos alimentos no son una opción

Se conoce como neofobia el miedo que sienten algunos niños a probar nuevos alimentos e introducirlos en su dieta.

Irmina Merino Vidal

Cuando se tiene un hijo es probable que se vivan una serie de situaciones nuevas, que no se le habían presentado antes en la vida del adulto. Quizás haya oído hablar de las mismas o las haya vivido, sin ser plenamente consciente de ello. Por eso, cuando se tienen hijos propios hay que hacer frente a una serie de vivencias nuevas, que los padres deberán aprender a manejar de la mejor manera posible, para que no sea negativo ni para ellos mismos ni para los más pequeños.

Sin embargo, esto no será tarea fácil, por lo que en ocasiones lo más conveniente es investigar y contrastar informaciones con un profesional de la salud tanto médica física como mental, de manera que los padres puedan determinar si están tomando el camino adecuado o si bien necesitan cambiar su rumbo con tal de conseguir sus objetivos.

Muchos progenitores seguramente se hayan enfrentado a muchos problemas a la hora de dar de comer a sus hijos. Algunos de ellos comerán sin quejarse e incluso estarán contentos de probar nuevos alimentos, pero muchos otros serán reticentes a comer algo que no han probado antes y quizás solamente gusten de ciertas comidas en concreto, haciendo que su dieta no sea sana, variada y equilibrada como debería ser.

Por eso, para muchos padres llega un instante que ya no saben cómo reaccionar ni qué hacer ante este problema. Los profesionales de la salud insisten en que una dieta sana, variada y equilibrada es la clave para el crecimiento físico y mental del niño de forma adecuada, por lo que los padres se verán en una encrucijada en el caso de que su hijo no quiera probar nuevos alimentos ni variar sus comidas.

Prevenir la neofobia o tratarla adecuadamente serán factores clave para la felicidad del niñoPrevenir la neofobia o tratarla adecuadamente serán factores clave para la felicidad del niño

Qué es la neofobia

Técnicamente se conoce como neofobia el miedo que sienten algunos niños (y también algunos adultos) a probar nuevos alimentos e introducirlos en su dieta. Las personas que sufren este trastorno alimentario se niegan en rotuno a probar este tipo de comidas que no han probado nunca y suelen asegurar que no les gustan, incluso sin saber qué contienen ni a qué saben.

Así pues, es muy importante enseñar a los hijos a probar nuevos alimentos desde pequeños, ya que si este trastorno alimentario se arrastra hasta edades más adultas puede suponer un problema para la persona que lo padece, ya que le imposibilitará poder ir a ciertos restaurantes, a comer a casa de amigos y familiares, además de viajar por el mundo, porque el miedo a probar nuevos alimentos no le permitirá tener una dieta sana, variada y equilibrada a la par que poder comer en tantos sitios como guste y disfrutar de cada una de las experiencias alimenticias mencionadas.

El hecho de tener miedo a probar nuevos alimentos también puede ser un inconveniente en la edad adulta, puesto que no solamente no podrá disfrutar de las comidas, restaurantes o viajes, sino que esta persona supondrá también un problema para aquellos que le inviten a comer, porque no sabrán qué es lo que le gusta o si lo ha probado antes, haciendo que preparar su plato sea más complicado que el del resto de comensales.

 Lo mejor será que le dejes probar un poco del nuevo producto Lo mejor será que le dejes probar un poco del nuevo producto

Cómo prevenir y tratar la neofobia

Por lo tanto, prevenir la neofobia o tratarla adecuadamente serán factores clave para la felicidad del niño y la posterior del adulto. Los padres deberán ser ejemplo de esta conducta, por lo que no deberán demostrar delante del niño ningún miedo o repulsa a la hora de probar nuevos alimentos. Simplemente lo más adecuado es dar ejemplo, así que pueden probarlo y después determinar si es de su agrado o no. De este modo conseguirán que el niño no tenga miedo a toda esa comida que no han probado antes y que sean capaces de probarla y tener criterio antes de decidir si les gusta o si quizás no es de su gusto.

El hecho de compartir la experiencia con los adultos hará que el niño se sienta bastante más seguro. Por esto, es una buena idea ir juntos a comprar el nuevo alimento, incluso dejar al niño que escoja el que quiere probar. Después en el hogar se puede probar una pequeña cantidad del mismo y que sea solamente uno cada día diverso. Comer más de un alimento nuevo en un mismo día puede ser demasiado para tu hijo pequeño, por lo que lo mejor será que le dejemos vivir esta experiencia de manera positiva uno a uno.

Comparte la comida con él y no le hagas comer grandes cantidades. Lo mejor será que le dejes probar un poco del nuevo producto y lo más recomendable sería que él o ella misma se lo pusieran en la boca. De este modo verán que no les estás obligando y que ellos mismos han sido capaces de dar el paso. No dudes en felicitarle y en darle refuerzo positivo por esta acción, ya que le hará ganar autoestima y ganas de probar alimentos nuevos contigo, perdiendo poco a poco la neofobia.

En caso de que no te sea tan sencillo introducir estos nuevos alimentos, quizás precises ayuda de un profesional de la salud. El médico o psicólogo pueden enseñarte a ti y a tu hijo nuevas maneras de introducir estos alimentos y ayudar al más pequeño a perder el miedo a comer cosas nuevas de manera progresiva, haciendo más fácil su vida tanto durante la infancia como cuando llegue a ser adulto.

Artículos recomendados