Menú
Por qué la poliomielitis aún no está erradicada

POLIO

Por qué la poliomielitis aún no está erradicada

La poliomielitis es una enfermedad poco frecuente pero que aún no está erradicada en nuestra sociedad.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Aunque existe la vacuna contra la poliomielitis parece que aún tendremos noticias de esta enfermad en nuestra sociedad. No es que la poliomielitis haya vuelto, es que en realidad nunca se llegó a eliminar del todo. Esta enfermedad puede propagarse de forma muy sutil. De hecho, en el verano de 2016, Nigeria se unió a Pakistán y Afganistán como los únicos tres lugares donde se sabe que aún se propaga la poliomielitis.

Qué es

El virus que provoca al poliomielitis es un enterovirus que se propaga por vía fecal-oral (de las heces a la boca). Esto puede ocurrir cuando un poco de materia fecal de una persona infectada termina en el agua potable de otra persona, por ejemplo. En algunos lugares del mundo el agua no está totalmente limpia. También puede provenir de alimentos contaminados y transmitirse por vía oral a través de la saliva infectada.

En casos aislados esta puede provocar parálisis aguda de forma rápida. También causa debilidad, cojera, disminución del tono muscular, disminución en los reflejos o no tener reflejos de ningún tipo. La parálisis puede ser permanente y no hay cura. La parálisis se produce en menos del 1% de los casos (aproximadamente 1 de cada 200 personas infectadas). Los afectados suelen ser niños pequeños. De aquellos que están paralizados, el 5-10% puede morir debido a la parálisis de los músculos respiratorios.

En la mayoría de los casos, los que están expuestos al virus no tienen síntomas. 25 de cada 100 afectados puede tener síntomas leves que desaparezcan por sí mismos. Estos síntomas más leves incluyen fiebre, dolor de garganta, náuseas, fatiga, dolor de cabeza, dolor de estómago. 3 de cada 100 casos pueden sentirse débiles y otros pueden tener meningitis, con una inflamación de las meninges que rodean el cerebro. Hay infectados que nunca sabrán que tuvieron polio pero sí pueden infectar a otros sin saber que lo están haciendo y que quien se infecte tenga graves consecuencias de la enfermedad.

La poliomielitis es una enfermedad que estamos cerca de erradicar en sociedad gracias a las vacunasLa poliomielitis es una enfermedad que estamos cerca de erradicar en sociedad gracias a las vacunas

La poliomielitis es una enfermedad que estamos cerca de erradicar en sociedad gracias a las vacunas, pero se requiere colaboración ciudadana para conseguirlo.

Por qué aún no está erradicada

Prevenir la poliomielitis consiste en encontrar casos, detener la transmisión al proporcionar agua limpia y saneamiento, y proteger a los no infectados (vacunación). Donde una de estas claves falla, comienzan los problemas. Desafortunadamente, es más difícil vacunar y proporcionar vigilancia donde no hay servicios sólidos de saneamiento y agua.

Prevenir la poliomielitis consiste en encontrar casosPrevenir la poliomielitis consiste en encontrar casos

La vigilancia es más difícil donde más se necesita. Es difícil acceder a áreas con inseguridad, hacinamiento, falta de servicios de saneamiento y agua potable. Estas son las áreas donde es más probable que se propague la polio.

La vacunación es más difícil donde más se necesita. Las áreas vulnerables debido a la falta de seguridad y la pobreza son a menudo las áreas donde más se necesita la vacunación. La vacunación es más necesaria entre los que menos tienen.

La vigilancia es imperfecta. La vigilancia solo puede identificar aquellos casos con parálisis. La mayoría de los casos de parálisis (incluso parálisis aguda y flácida) no se deben a la poliomielitis cuando no hay un brote. La mayoría de los casos de poliomielitis tampoco causan parálisis. Por lo tanto, la vigilancia mostrará muchos casos que no son polio y no comenzarán a identificar todos los casos de infección de polio.

No es fácil erradicar del todo la poliomielitis a causa de las zonas del mundo que son más difíciles de acceder o de proporcionar agua potable y un saneamiento adecuado así como una atención médica adecuada. Si tienes pensado viajar a alguna zona con estas características habla con tu médico para poder protegerte de esta enfermedad y tomar las medidas y precauciones necesarias antes de iniciar tu viaje. Y si en este momento en esa zona está la enfermedad en activo, es mejor que cambies tu viaje para otro momento.

Artículos recomendados