Menú
Por qué los tatuajes duran para siempre

TATUAJES

Por qué los tatuajes duran para siempre

Un tatuaje dicen que es para toda la vida, pero, ¿por qué duran para siempre? Descubre por qué la tinta se mantiene en la piel.

María del Valle Mejías Morón

Es más que conocidos por todos esa expresión que se escucha cuando alguien quiere realizarse un tatuaje. "¿Estás seguro? Eso es para toda la vida". Y bien es cierto que aunque no de la misma forma y con el mismo aspecto, un tatuaje cuando te lo realizas es con idea de que ese dibujo quede plasmado en tu cuerpo para siempre. Para aquellas personas indecisas o que con el tiempo y las circunstancias se arrepienten y deciden eliminarlo, se han creado muchas técnicas de eliminación de tatuaje, siendo la más conocida la eliminación mediante láser, pero, ¿sabemos por qué los tatuajes son para siempre?

Cuando el tatuaje no se realiza correctamente es cuando aparecen el dolor intensoCuando el tatuaje no se realiza correctamente es cuando aparecen el dolor intenso

Procedimiento del tatuaje

Debemos saber que la creación de un tatuaje es como la marca de una cicatriz en nuestra piel, ya que al fin y al cabo es una herida creada a través de la inyección de tinta mediante agujas en nuestra piel. Aunque los tatuajes no son nada nuevo sino que constan desde hace miles de años, la técnica siempre ha sido la misma, solo que antes se realizaba de manera manual y ahora la encargada de hacerlo es una máquina formada por un tubo con una aguja en la punta que se introduce en la piel en forma de inyección.

La primera razón por la que los tatuajes son para siempre es porque estos no se realizan en la epidermis o primera capa de la piel, que es la que se encuentra en constante regeneración y de más pronta recuperación, donde se producen la mayoría de las heridas superficiales que en cuestión de unos días o semanas desaparecen. Si el experto en tatuajes no introdujera la aguja la profundidad exacta para realizar el diseño ? que es 1 mm- este llevaría el mismo proceso que una cicatrización normal y se perdería con un periódo de tiempo corto. Que se realice en la dermis es lo que hace que se mantenga. Cuando el tatuaje no se realiza correctamentee o a la superficie necesaria y la aguja es introducida más de la cuenta, es cuando aparecen el dolor intenso, la sangre e incluso los cardenales.

Las células del organismo que se quedan con la tinta del que hemos introducido van muriendo con el paso de los añosLas células del organismo que se quedan con la tinta del que hemos introducido van muriendo con el paso de los años

Cuando un cuerpo extraño entra dentro de nuestra piel, los leucocitos son los encargados de examinarlos y eliminarlos. En el caso de los tatuajes, las gotas de tinta son tan gruesas y grandes en proporción con las células, que no consiguen eliminarlos por completo. Dependiendo de la persona, la cantidad de tinta eliminada es diferente, por eso hay personas en los que se quedan más gruesos e intensos que en otras. En cuestión de una semana, que es cuando se llevaría a cabo el proceso de cicatrización, conoceremos ya el aspecto final que tendrá nuestro tatuaje pues será el punto en que las células se han quedado agarradas a la tinta sin poder eliminarlas.

Aunque los tatuajes duren para siempre, las células del organismo que se quedan con la tinta del que hemos introducido van muriendo con el paso de los años, lo que hace que los diseños se emborronen, las líneas se hagan más gruesas y pierdan la viveza y la intensidad del color. Por ello es recomendable repasar los tatuajes, y cada persona lo tendrá que hacer en una medida de años diferente porque depende mucho del organismo y la piel de las personas.

Como hemos dicho antes, aunque los tatuajes sean para siempre, todas las personas cambian y las técnicas de eliminación van avanzando para que ese dicho sea cada vez más lejano y sea más fácil desprendernos de un dibujo que nos hicimos sin estar muy seguros o que con el tiempo nos ha dejado de identificar. En la eliminación por láser lo que se hace es dispensar las partículas de tinta de nuestra piel hasta hacerlas moléculas tan pequeñas que los leucocitos de nuestro organismo sean capaces de absorberlo.

Artículos recomendados