Menú
Qué es la enfermedad de Addison

ENFERMEDAD POCO FRECUENTE

Qué es la enfermedad de Addison

Al año se diagnostican muy pocos casos de esta poco frecuente enfermedad que conlleva un tratamiento con esteroides de por vida y que afecta principalmente a la 'hormona del estrés'.

Lucía Mejuto de Villar

Cuando se habla de una enfermedad endocrina se está haciendo referencia a un desajuste en el sistema endocrino de nuestro cuerpo. Este tipo de trastornos se producen cuando una o varias glándulas no segregan las cantidades necesarias de una determinada hormona, pero también cuando esta secreción es excesiva. La enfermedad de Addison es un trastorno que se engloba dentro de estas enfermedades endocrinas, estando en este caso implicadas las glándulas suprarrenales. A continuación te explicamos con más detalle qué es la enfermedad de Addison y cuáles son sus causas y síntomas principales.

¿Qué es la enfermedad de Addison?

Como ya adelantábamos, la enfermedad de Addison se produce cuando hay un problema en las glándulas suprarrenales y éstas no producen las cantidades necesarias de cortisol y, en ocasiones, de aldosterona. El cortisol o hidrocortisona es una hormona que, junto a la adrenalina, está asociada al estrés. Su función principal es poner en alerta a nuestro cuerpo en momentos en los que se puede producir un peligro o amenaza, preparando al organismo para reaccionar ante dicho estímulo y responder en forma de ataque o huida.

Esta enfermedad es muy poco común, ya que cada año se diagnostica este trastorno a 1 persona de cada 25.000Esta enfermedad es muy poco común, ya que cada año se diagnostica este trastorno a 1 persona de cada 25.000

Otra de las funciones de la cortisona en el cuerpo humano es mantener el nivel de glucosa en sangre en cantidades óptimas, así como garantizar la buena actividad del sistema nervioso, cardiovascular y autoinmune. En cuanto a las glándulas suprarrenales, éstas son pequeños órganos colocados encima de cada riñón y que están formadas por una parte externa llamada corteza y una interna llamada médula. Cuando una persona padece la enfermedad de Addison, sus glándulas suprarrenales se destruyen. Esto se traduce en síntomas como un cansancio generalizado, problemas gastrointestinales o tensión arterial baja.

¿Cuáles son las posibles causas de su desarrollo?

Esta enfermedad es muy poco común, ya que cada año se diagnostica este trastorno a 1 persona de cada 25.000. Sin embargo, a la hora de establecer unas características comunes entre los pacientes se llega a la conclusión de que no se puede establecer un patrón concreto. Cualquier persona es susceptible de padecer la enfermedad de Addison, ya que ésta se puede manifestar en individuos de cualquier edad y sexo. Eso sí, lo más común es que sus síntomas aparezcan en situaciones de tensión a nivel metabólico o traumatismos. Otras causas comunes que inciden en el desarrollo de este trastorno son las infecciones agudas como la septicemia, enfermedades metabólicas ya diagnosticadas, la sudoración excesiva que conlleve a una gran pérdida de sodio u hongos como los de la sífilis. También se relaciona el desarrollo de la enfermedad de Addison con la ingesta de ciertos medicamentos que puedan interferir en la producción de cortisol o una falta de desarrollo congénita de la glándula suprarrenal.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los trastornos que conllevan esta enfermedad son evidencias que suelen manifestarse de menos a más y que, en ocasiones, se pueden confundir como propias otras enfermedades. Algunos de los síntomas que refieren los pacientes son:

·Cansancio y debilidad, que se producen debido a la falta de cortisol.

·Pérdida de peso y disminución del apetito.

·Hipotensión arterial y deseo constante de consumir sal por un bajo nivel de sodio debido a la falta de la hormona aldosterona.

·Problemas gastrointestinales como náuseas, vómitos o diarreas que pueden estar acompañados de dolores en la zona abdominal o a nivel muscular o articular.

·Hipoglucemias por un nivel de glucosa en sangre excesivamente bajo.

·Hiperpigmentación de la piel (aspecto más oscuro), debido a que la falta de cortisol activa las células encargadas del bronceado de la piel.

·Pérdida de vello

·Irritabilidad

·Depresión

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

Hay ocasiones en las que los pacientes acuden al médico con síntomas muy claros de padecer esta enfermedad, sin embargo lo más probable es que para tener un diagnóstico correcto haya que requerir a pruebas y exploraciones. Una de las primeras pruebas que se solicita al paciente es la realización de un análisis de sangre para determinar sus niveles de cortisol, sodio, potasio y ACTH (hormona adrenocorticotropa) en sangre. Si este análisis no es concluyente, se pide una prueba de estimulación con ACTH, en la que se inyecta ACTH sintética para comparar los niveles de cortisol en sangre antes y después de la estimulación.

Los trastornos que conllevan esta enfermedad son evidencias que suelen manifestarse de menos a másLos trastornos que conllevan esta enfermedad son evidencias que suelen manifestarse de menos a más

Otra de las pruebas que se suelen realizar supone medir el nivel de azúcar y de cortisol en la sangre al producir una hipoglucemia mediante la inyección de insulina. Por último, el médico puede considerar que es necesario realizar una tomografía del abdomen, de forma que se pueda ver claramente cuál es el tamaño de las glándulas suprarrenales y comprobar si hay algo fuera de lo normal en ellas, sobre todo en casos de pacientes que han sufrido de tuberculosis.

¿Hay algún tipo de tratamiento?

Una vez realizadas las pruebas pertinentes y haber sido diagnosticado el paciente con la enfermedad de Addison, lo primero que hace el doctor es prescribirle un tratamiento a través del cual se le administran aquellas hormonas que sus glándulas no segregan de forma natural para llegar a los niveles óptimos que necesita el cuerpo humano. Éste se basa en el consumo diario de corticosteroides en dosis personalizadas según el caso concreto de cada persona. Normalmente este tratamiento se suministra de forma oral, aunque en casos en los que el medicamento provoque reacciones en forma de vómitos o diarreas habrá que hacerlo de forma intravenosa o intramuscular. Además, muchos profesionales aconsejan al paciente que siempre dispongan de una dosis inyectable del fármaco prescrito a mano en caso de necesidad.

Afortunadamente, gracias al avance de la medicina y la tecnología, la enfermedad de Addison es una condición con la que se puede llevar una vida normal siempre y cuando se siga el tratamiento que el profesional ha prescrito. También hay que saber que en casos de máximo estrés o infecciones habrá que reajustar la ingesta del fármaco, aumentado su dosis. En todo caso, el paciente siempre debe contar con el apoyo de varios profesionales como el médico de familia y el endocrino para llevar un seguimiento del tratamiento, a quienes deberá acudir periódicamente para una revisión y que éstos comprueben que la dosis recetada es la correcta y que el fármaco no ha producido efectos secundarios.

Artículos recomendados