Menú
5 formas de tratar el síndrome de Haglund

SINDROMES

5 formas de tratar el síndrome de Haglund

Si tienes el síndrome de Haglund, entonces no te pierdas cuáles son las formas que existen de tratarlo.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El síndrome de Haglund es una afección inflamatoria que podría afectar el área alrededor del talón, donde un pequeño saco lleno de líquido, llamado bolsa, permite que el tendón de Aquiles se deslice suavemente sobre la cresta ósea del calcáneo (hueso del talón). Cuando tanto la bolsa como el tendón se inflaman, causando calcificación en el hueso del talón, podría terminar con una prominencia ósea llamada deformidad de Haglund.

A continuación vamos a comentarte cómo tratar el síndrome de Haglund porque solo de esta manera, si te ocurre, sabrás cómo actuar y cuál es la mejor manera de poder mejorar la salud de tu talón. Tener un malestar en el talón solo te causará malestar y el caminar podría convertirse en un suplicio para ti. Evita que esto te ocurra con los siguientes consejos.

El síndrome de Haglund es una afección inflamatoria que afecta al talónEl síndrome de Haglund es una afección inflamatoria que afecta al talón

Comienza con un plan

El síndrome de Haglund comienza con inflamación, por lo que sentirás rigidez o dolor cerca de la parte superior del hueso del talón en la espalda, especialmente por las mañanas. Al igual que con la mayoría de los procesos inflamatorios de los tejidos blandos, si se trata temprano, el síndrome de Haglund se puede controlar fácilmente. 

El plan tiene que tener en cuenta: protección, descanso, hielo, comprensión y elevación. Detén la actividad que causa dolor e hinchazón, apoya el pie que tienes afectado sobre cojines para que descanse, coloca una bolsa de hielo de 15 a 20 minutos varias veces al día y envuelve el área del talón con una venda de compresión. 

Tendrás que asegurarte de no envolverlo con tanta fuerza que sientas una sensación punzante, ya que eso significa que has reducido el flujo sanguíneo. También querrás tomar un medicamento antiinflamatorio, como ibuprofeno o naproxeno.

Prueba diferentes zapatos

La bolsa en el talón puede irritarse por el constante roce o presión del zapato. Es una queja común, especialmente para las mujeres que usan tacones altos con frecuencia. El tendón de Aquiles también puede verse afectado, ya sea por el roce o por su posición funcional. Prueba zapatos diferentes que no se froten contra la parte posterior del talón.

Muévete de nuevo

Los corredores son especialmente propensos a la tendinitis de Aquiles por uso excesivo o estiramiento excesivo del tendón. Una vez que estés fuera de una fase inflamatoria aguda, ya sea por bursitis o tendinitis de Aquiles, intenta usar una almohadilla para el talón u otro dispositivo ortopédico en tus zapatos para correr durante un tiempo para reducir la tensión en el tendón de Aquiles.

El síndrome de Haglund comienza con inflamaciónEl síndrome de Haglund comienza con inflamación

Cirugía o inyecciones de esteroides

Si ya tiene la deformidad de Haglund, que también se conoce como "golpe de bomba", es posible que necesite cirugía. Si se somete a una cirugía, su pie quedará inmovilizado durante un período de tiempo posterior. Las inyecciones de cortisona para aliviar la inflamación en la bolsa o el tendón son algo controvertidas, ya que se sabe que conducen a la ruptura del tendón de Aquiles. Sin embargo, una práctica más nueva de usar el ultrasonido para guiar la inyección puede resultar en menos inconvenientes para este tipo de tratamiento. El tratamiento temprano y agresivo de la inflamación alrededor del hueso del talón puede prevenir la deformidad de Haglund y ayudarlo a mantenerse fuera de la sala de cirugía.

Si sientes molestias en el talón y no sabes por qué te ocurre, es mejor que acudas a tu médico para que pueda evaluar qué es lo que te está causando las molestias. Una vez que sepas exactamente cuál es la afección que tienes, tu médico podrá tratar esa afección de forma correcta con las opciones adecuadas en cada caso concreto. Si sigues sintiendo dolor, vuelve al médico para que evalúe tu estado de salud en cuanto a tu talón.

Artículos recomendados