Menú
Síntomas de infección renal en mujeres

INFECCIÓN

Síntomas de infección renal en mujeres

Las mujeres con infecciones renales pueden experimentar fiebre como síntoma de la afección de los riñones.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Los riñones son órganos en forma de frijol ubicados en la parte inferior de la espalda, a cada lado de la columna vertebral, que funcionan para filtrar los productos de desecho del cuerpo y producir orina. La función de los riñones son por tanto, vitales para la vida de cualquier persona. Aunque tenemos dos, y si uno falla se puede vivir perfectamente con un solo riñón y con una atención y seguimiento médico específico.

El dolor abdominal también puede incluir síntomas como náuseas y vómitosEl dolor abdominal también puede incluir síntomas como náuseas y vómitos

Una infección renal, también llamada pielonefritis, ocurre cuando las bacterias viajan a través del torrente sanguíneo o a través del tracto urinario para causar una infección en los riñones. Las mujeres experimentan más infecciones del tracto urinario que los hombres porque la uretra más corta colocada cerca del ano aumenta el riesgo de que las bacterias invadan el tracto urinario. 

Reconocer los síntomas asociados con una infección renal es importante porque sin un tratamiento médico adecuado, el daño renal permanente puede ocurrir y a la larga estas dolencias podrían ocasionar consecuencias de salud por deseables.

Síntomas

Para poder detectar a tiempo una dolencia de este tipo, es necesario saber cuáles son los síntomas que debes identificar en caso de tener este tipo de afección. De esta manera, no confundirás una afección con otra y sabrás que ha llegado el momento de acudir al médico para poder tratar la infección renal lo antes posible y evitar así que los daños en tu organismo vayan en aumento. Los síntomas son:

Fiebre

Las mujeres con infecciones renales pueden experimentar fiebre como síntoma de la afección. La fiebre comienza repentinamente y puede alcanzar niveles altos superiores a 40ºC. Los escalofríos pueden acompañar a la fiebre. Para las personas con infecciones renales crónicas, la fiebre puede aparecer y desaparecer o no.

Dolor

Una infección renal puede afectar uno o ambos riñones a la vez. El dolor ocurre en el mismo lado del cuerpo que el riñón infectado. La ubicación del dolor con una infección renal incluye el lado del cuerpo o la parte baja de la espalda en uno o ambos lados de la columna vertebral. Una mujer también puede experimentar dolor en el abdomen o la ingle. 

El dolor abdominal también puede incluir síntomas como náuseas y vómitos. Las náuseas y los vómitos con la infección renal pueden significar un aumento en la gravedad de la infección.

Cambios urinarios

Los síntomas urinarios asociados con una infección renal a menudo imitan los síntomas de una infección del tracto urinario inferior llamada cistitis. Estos síntomas incluyen una mayor frecuencia y urgencia al orinar. Las mujeres también pueden experimentar dolor o una sensación de ardor al orinar. 

Un problema de riñón puede tratarse a tiempo Un problema de riñón puede tratarse a tiempo

La orina en sí misma puede aparecer turbia o puede contener sangre o pus. La sangre en la orina puede aparecer como rayas rojas brillantes o puede cambiar el color de la orina a rosa, rojo u oxidado.

Síntomas de edad avanzada

Las mujeres de edad avanzada pueden no presentar ninguno de los síntomas que generalmente se encuentran con las infecciones renales. Debido a que los síntomas no aparecen, las mujeres mayores pueden no buscar atención médica para la infección. Sin el tratamiento adecuado, la infección puede extenderse al torrente sanguíneo y causar sepsis. Las mujeres mayores también pueden comenzar a experimentar delirio con la infección renal.

Como has podido comprobar es importante y prácticamente vital que se reconozcan estos síntomas lo antes posible para que la persona afectada pueda buscar atención médica lo antes posible. Un problema de riñón puede tratarse a tiempo o en caso de no fijarse en los síntomas y permitir que la infección se propague, entonces, las consecuencias podrían ser fatales e incluso acabar en muerte.

Artículos recomendados