Menú
Acidosis metabólica

SANGRE

Acidosis metabólica

¿Qué es la acidosis metabólica? Descubre de qué trata esta afección sanguínea y cómo afecta a quienes lo padecen.

Maria del Carmen Roldán Prieto

La acidosis metabólica tiene lugar cuando el equilibrio químico de los ácidos y el plasma o base de la sangre se altera. Esto sucede por varias razones:

  • Porque tu cuerpo está produciendo demasiado ácido
  • Porque tu cuerpo no es capaz de deshacerse de ácido suficiente, por lo que se acumula
  • Porque tu cuerpo no tiene plasma sanguíneo suficiente para compensar una cantidad normal de ácido

Cuando alguna de estas opciones ocurre, las reacciones químicas y los procesos normales del cuerpo no funcionan correctamente. La acidosis metabólica generalmente es una afección leve, pero los episodios graves pueden ser potencialmente mortales.

El tratamiento de la acidosis metabólica depende de qué la causeEl tratamiento de la acidosis metabólica depende de qué la cause

Causas de la acidosis metabólica

Existen varios motivos para padecer un desequilibrio ácido-base en la sangre. Veamos algunos de ellos:

  • Cetoacidosis. Cuando una persona tiene diabetes y no recibe suficiente insulina y se deshidrata, su cuerpo quema grasa como combustible en vez de carbohidratos, y esto produce las cetonas. Un exceso de cetonas en la sangre hacen que se vuelva ácida. Las personas que beben mucho alcohol regularmente y no comen lo suficiente también acumulan cetonas. También puede suceder cuando se hace ayuno, o las personas que hacen huelga de hambre.
  • Acidosis láctica. Las células del cuerpo de una persona produce ácido láctico cuando no tiene mucho oxígeno para usar. Este ácido también puede acumularse. Esta acumulación de ácido láctico se puede producir al hacer ejercicio físico intenso. También lo puede causar grandes caídas en la presión arterial, una insuficiencia cardíaca, un paro cardíaco y una infección importante.
  • Acidosis tubular renal. Los riñones sanos sacan los ácidos de la sangre y los eliminan a través de la orina. Las enfermedades renales, así como algunos trastornos del sistema inmunológico y genético que dañan los riñones, hacen que los riñones no trabajen adecuadamente, por lo que dejan más ácido del normal en la sangre.
  • Acidosis hiperclorémica. Sufrir episodios de diarrea severa, el abuso de laxantes y los problemas renales pueden ocasionar niveles más bajos de bicarbonato, la base que ayuda a neutralizar los ácidos en la sangre.
  • Acidosis respiratoria. Aunque también produce sangre que es demasiado ácida, comienza de manera diferente. Esta acidosis comienza cuando el cuerpo de una persona tiene algún problema en sus pulmones, esto ocasiona la acumulación de dióxido de carbono en el cuerpo y, por tanto, su acidificación.

Síntomas de la acidosis metabólica

Los síntomas pueden diferir de una persona a otra, no obstante, las personas que sufren acidosis metabólica a menudo coinciden en los siguientes síntomas:

  • Respiración rápida
  • El corazón late más rápido de lo normal
  • Dolores de cabeza recurrentes
  • Confusión
  • Sensación de debilidad
  • Sensación de agotamiento
  • Falta de apetito
  • Sentir malestar estomacal
  • Vómitos
  • El aliento con un olor frutado es un síntoma habitual de la cetoacidosis diabética

Si te identificas con estos síntomas no dudes en pedir cita con tu médico de cabecera, pero si los síntomas que sufres son graves probablemente debas ir directamente al hospital.

Diagnóstico de la acidosis metabólica

Para averiguar qué está pasando en tu cuerpo, es probable que tu médico te someta a alguna prueba para poder ofrecerte el tratamiento más adecuado para tu caso. Vamos a ver ahora las pruebas que puede necesitar tu médico para diagnosticarte correctamente:

  • La brecha aniónica. Esta prueba mide el equilibrio químico de la sangre, comparando los números de partículas cargadas positiva y negativamente, incluyendo el sodio, el cloruro y el bicarbonato. Ciertos tipos de acidosis metabólica tienen una diferencia mayor, o brecha, que otros.
  • Gases de sangre arterial. Esta prueba mide el pH de la sangre, incluyendo los niveles de oxígeno y de dióxido de carbono que contiene.
  • Análisis de orina. Esta prueba puede mostrar la existencia de cetoacidosis, problemas renales e intoxicación por alcohol, aspirina y anticongelante. Si ya padeces diabetes, puedes realizar la prueba de cetonas en casa, con tiras reactivas de glucosa.

Tratamiento de la acidosis metabólica

El tratamiento de la acidosis metabólica depende de qué la cause. Pero es importante tratarla porque de no recuperar el equilibrio, los huesos, músculos y los riñones se verán afectados. En los casos más graves incluso puede causar la muerte. La cetoacidosis diabética puede dejar a la persona afectada en coma.

Por tanto, cuanto antes sea tratada la afección que causa la acidosis metabólica, mejor será para la salud del paciente. Los tratamientos más comunes son:

  • Desintoxicación. Si el paciente es consumidor de alcohol u otras sustancias, deberá someterse a un tratamiento de desintoxicación
  • Insulina. Si la causa de la acidosis metabólica es la cetoacidosis diabética, la insulina es el tratamiento recomendado
  • Líquidos intravenosos. Se administrará el tratamiento por medio de una aguja a través de las venas del brazo
  • Bicarbonato de sodio. También administrado por vía intravenosa
  • Ingreso hospitalario. Si la afección es grave, el ingreso hospitalario será necesario para que los médicos puedan tratarte y llevar un seguimiento de tu respuesta al tratamiento y de tu evolución.

La acidosis metabólica no se puede prevenir siempreLa acidosis metabólica no se puede prevenir siempre

Prevención

La acidosis metabólica no se puede prevenir siempre, pero se pueden hacer ciertas cosas para disminuir la posibilidad de que ocurra. Veamos algunos consejos para prevenirla:

  • Beber mucha agua y líquidos sin alcohol. Si tomas los líquidos suficientes y tus riñones funcionan bien, tu orina debe ser clara o de un color amarillo pálido.
  • Limitar la ingesta del alcohol. El alcohol aumenta la acumulación de ácido, además, potencia la deshidratación.
  • Si padeces diabetes, sigue el tratamiento correctamente.
  • Si tomas otro tipo de medicamentos, sigue las instrucciones correctamente para que tus riñones no se vean afectados.

Artículos recomendados