Menú
Alimentos con mala reputación que no son malos para tu salud

ALIMENTACIÓN

Alimentos con mala reputación que no son malos para tu salud

No te pierdas estos alimentos que quizá creas que son malos para tu salud pero que en realidad no lo son.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

¿Alguna vez alguien te dijo que cierta comida era mala para ti? ¿Dejaste de comerlo y luego lo pusiste en tu lista de "Alimentos para nunca comer"? Algunos alimentos y bebidas tienen mala reputación que realmente no se lo merecen y, a veces, esto se debe a información incorrecta u obsoleta que tienen algunas personas. 

La verdad es que bastantes de los alimentos que puedes pensar que son "malos" para ti en realidad pueden ayudarte a protegerte de enfermedades crónicas e incluso pueden ayudarte a perder peso. Desde el arroz blanco hasta los huevos enteros (¡sí, incluidas las yemas!) hasta pasta, te vamos a hablar sobre algunos alimentos y bebidas sorprendentemente saludables que puedes considerar comer, o al menos no rechazar por completo de tu dieta. 

Algunos alimentos y bebidas tienen mala reputaciónAlgunos alimentos y bebidas tienen mala reputación

Arroz blanco

Aunque el arroz integral puede ser una opción más saludable no tienes por qué olvidarte del arroz blanco para toda la vida. Algunas de las naciones más saludables, incluido Japón, disfrutan del arroz blanco en la mayoría de las comidas. Además, la investigación ha encontrado que las personas que comen arroz también tienen menos probabilidades de tener sobrepeso. Cuando se come solo, el arroz blanco tiene un alto índice glucémico, pero rara vez se consume de esta manera y en realidad puede ser un "vehículo" para obtener alimentos más saludables, como proteínas magras y vegetales. 

Si bien es cierto que el arroz blanco se procesa más que el arroz integral, todo el arroz blanco que se vende está enriquecido con los nutrientes que se pierden durante el procesamiento. El arroz blanco tiene más nutrientes esenciales que el arroz integral debido a esta fortificación. También puede sorprenderte escuchar que la capa de salvado del arroz integral contiene ácido fítico, un antinutriente que hace que los minerales como el zinc y el hierro sean inabsorbibles. Además, el arroz integral contiene niveles más altos de arsénico que el arroz blanco.

Huevos

Si has estado evitando los huevos porque escuchaste que contienen demasiado colesterol, te sorprenderá saber que las grasas saturadas, y no el colesterol en la dieta, son los principales contribuyentes a la mala salud del corazón. Los huevos han sido acusados erróneamente de no ser saludables debido a los alimentos que a menudo se sirven, a saber, salchichas altas en grasa o tocino crujiente. Los desayunos de huevo con alto contenido de proteínas ayudan a controlar el apetito mejor que los desayunos con alto contenido de carbohidratos como el cereal. ¡No te dejes las yemas! Además de tres gramos de proteína, las yemas de huevo están llenas de vitamina D, fósforo, riboflavina, colina y selenio.

El café

Además de contener cafeína que te ayuda a mantenerte alerta durante un día ajetreado, el café también es una de las principales fuentes de flavonoides en la dieta habitual de millones de personas. Se sabe que los flavonoides ayudan a mejorar la salud del corazón y a proteger las células de los efectos negativos naturales asociados con el envejecimiento. 

El café puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad de Alzheimer y Parkinson. Además, muchos estudios han encontrado que los beneficios de rendimiento atlético (como los aumentos en la velocidad de carrera) se pueden ver con cantidades moderadas de cafeína. Las cantidades moderadas de café (alrededor de tres a cuatro tazas por día) pueden tener beneficios modestos para la salud y ninguna evidencia de riesgo para la salud. Intenta elegir café orgánico, sostenible y cultivado a la sombra, siempre que sea posible.

El café puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2,El café puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2,

Pasta blanca

Si has dejado de tomar pasta blanca por completo porque piensas que tiene un alto índice glucémico, hay buenas noticias para ti. Las pastas, como los espaguetis o los macarrones hechos de trigo duro blanco, tienen un índice glucémico de 45-50, que se considera bajo. Eso significa que comer pasta no causará un aumento rápido en el nivel de azúcar en la sangre, y es más probable que te sientas lleno por más tiempo. 

La clave para comer pasta es mantener las porciones a no más de 1 taza cocidas. Lo creas o no, el tamaño de porción recomendado de pasta es 1/2 taza de pasta cocida, ¡la cantidad que puedes sostener en una mano ahuecada! Si te sirvieran esa cantidad en un restaurante, ¡probablemente te sentirías engañado! La mayoría de las personas comen 2 tazas de pasta para una comida. Para una comida más equilibrada (y abundante), prepara pasta con verduras, mariscos o proteínas magras como pollo.

Artículos recomendados