Menú
¿Tomar una aspirina al día previene ataques cardíacos?

ASPIRINA

¿Tomar una aspirina al día previene ataques cardíacos?

Te contamos qué hay de cierto en este mito tan extendido y cuándo es recomendable llevarlo a cabo.

Héctor Félix Lasheras Diez

Con matices, la afirmación de tomar una aspirina al día para prevenir infartos, es verdadera. No solo sirve para prevenir posibles ataques al corazón sino también otros problemas de salud como puede ser el derrame cerebral.

La aspirina, el buque insignia de la farmacéutica Bayer comenzó su andadura al poco de finalizar la segunda guerra mundial, siendo durante décadas, el analgésico universal, sin rival alguno.

Con el paso de los años, la aspirina fue perdiendo terreno a favor de otros medicamentos analgésicos como el ibuprofeno y el naproxeno. Con unas ventas cada vez más reducidas, en la década de los 60 comenzó la afirmación de que la aspirina prevenía ataques al corazón y otros problemas de salud. Todo esto nació a raíz de las teorías de John O'Brien y Peter Elwood, dos médicos ingleses que postulaban que las plaquetas, las células encargadas de curarnos nuestras heridas coagulando la sangre, también se acumulaban en el corazón de los pacientes infartados o en el caso de derrames cerebrales, en las venas evitando el flujo de sangre y provocando derrames. Concluyeron pues, que el consumo de aspirinas aliviaba el elevado número de las plaquetas y prevenía posibles infartos de corazón y coágulos cerebrales.

Tomar una aspirina al día puede ser útil en personas que hayan superado un infarto de miocardio o un derrame cerebralTomar una aspirina al día puede ser útil en personas que hayan superado un infarto de miocardio o un derrame cerebral

Los Ochenta

No fue hasta los años 80, cuando posteriores estudios basados en los de los dos médicos ingleses terminaron por concluir que efectivamente la aspirina era un medicamento útil para prevenir problemas de salud.

A raíz de este estudio las ventas de Bayer, estancadas en un escaso 6% del mercado, se dispararon al ser las aspirinas recetadas de forma común para personas con problemas de corazón.

Como apuntábamos al comienzo del artículo, el consumo de aspirina ha de ser con matices. En primer lugar queda limitada a prescripción medica y para personas que ya hayan sufrido un infarto de miocardio o un derrame cerebral. Dosis variables de entre 80 y 325 miligramos consumidos diariamente, efectivamente puede servir como prevención. Por el contrario, realizar el consumo diario en personas que no han tenido un infarto no resulta de utilidad según los estudios, y además añade los posibles efectos colaterales, siendo un sinsentido.

Algunos de los riesgos que contemplan los médicos derivados del consumo innecesario de aspirina de forma diaria, son sangrados en cerebro o estómago y un incremento de la vulnerabilidad ante heridas, cortes y ulceras.

Regresando al consumo de aspirina en personas con problemas previos de corazón, la aspirina actúa inhibiendo la capacidad de la sangre de coagularse, especialmente en las arterias y el propio corazón. También estas personas han de tomar precauciones pues la aspirina debe de tomarse con mucho cuidado en caso de estar consumiendo algunos medicamentos tales como los anticoagulantes: warfarina, rivoroxaban, apixiban, entre otros.

 Por precaución, debemos hacerlo siempre bajo prescripción médica Por precaución, debemos hacerlo siempre bajo prescripción médica

Resumiendo

Resumiendo, el consumo de aspirina para prevenir ataques al corazón, resulta efectivo en aquellas personas que ya han logrado superar un infarto o un derrame cerebral. Las cantidades han de ser recetadas por un médico, pues una aspirina entera puede resultar excesiva y la cantidad ha de ser ajustada en función del estado actual del paciente. También resulta de especial interés consultar el tipo de aspirina que tomamos, pues no todas resultan iguales. Actualmente en muchos casos y dado su uso generalizado se comercializan combinadas con otros medicamentos, que podrían resultar perjudiciales para la personas, de ahí, insistimos la necesidad de consultar previamente con nuestro médico.

Finalmente recuerda que, hablamos de una forma preventiva, lo que implica reducir, pero no eliminar el riesgo de infarto, por lo que el consumo diario o casi diario de aspirina ha de venir siempre combinado con ejercicio moderado y alimentación adecuada con el fin de cuidar nuestro corazón y en definitiva todo el sistema cardiovascular.

Artículos recomendados