Menú
Qué hacer cuando un bebé de dos meses tiene tos

BEBÉS

Qué hacer cuando un bebé de dos meses tiene tos

Los niños menores de 4 meses de edad no tosen mucho a menos que sea un problema grave o una enfermedad.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La tos es la forma natural que tiene cualquier persona de cualquier edad para poder eliminar la flema, la mucosidad y otros líquidos de la garganta, los pulmones y las fosas nasales. Sin embargo, los niños menores de 4 meses no tosen mucho a menos que sea un problema grave o una enfermedad, por lo que es imprescindible comprender por qué ocurre y qué puede hacer al respecto.

En este sentido, si tienes un bebé de menos de 4 meses, como dos meses, y te das cuenta de que comienza a toser demasiado, no lo dejes pasar ni esperes a que se le pase solo. Posiblemente la causa sea motivo para acudir al pediatra lo antes posible y que pueda valorar el médico qué es lo que le ocurre a tu bebé y encontrar el tratamiento adecuado en su caso concreto.

Determinar la causa

Evalúa los síntomas de tu bebé para determinar la causa de su tos. Una tos acompañada de estornudos, fiebre baja, picazón en los ojos y secreción nasal a veces indican un resfriado común. Si la tos no desaparece y se acompaña de drenaje de moco, es muy probable que tu bebé sufra de alergias o asma. 

Posiblemente la causa sea motivo para acudir al pediatra lo antes posiblePosiblemente la causa sea motivo para acudir al pediatra lo antes posible

Tu bebé puede tener el virus sincitial respiratorio, si su tos empeora con el tiempo o se acompaña de dificultad para respirar. Si la tos suena como una corteza dando golpes y tiende a empeorar por la noche, entonces acude al médico lo antes posible.

Aliviar los síntomas

Exprime unas gotas de solución salina en la nariz de tu bebé y luego aspira la mucosidad con una jeringa de bulbo. Esto ayudará a aliviar la tos al adelgazar el moco atrapado y eliminarlo de las fosas nasales y la garganta. 

Eleva la cuna de tu bebé enrollando algunas toallas y colocándolas debajo de la cabecera del colchón de tu bebé. Alternativamente, acuesta a tu bebé para que duerma en el asiento del coche o en su columpio para evitar que el líquido se drene por la garganta y provoque tos. Dale a tu bebé un baño tibio para calmar y humedecer sus vías respiratorias.

Acude a tu pediatra de urgencia si la tos de tu bebé está acompañada de dificultad para respirarAcude a tu pediatra de urgencia si la tos de tu bebé está acompañada de dificultad para respirar

Estos consejos son ideales para aliviar los síntomas de la tos de tu bebé, pero si ves que no funciona ningún método para aliviar la tos de tu pequeño, entonces acude al pediatra para explicarle que has probado todos estos métodos y que su tos sigue igual o en el caso de que esté empeorando, decirle que está empeorando.

Cuándo llamar al pediatra de urgencia

Acude a tu pediatra de urgencia si la tos de tu bebé está acompañada de dificultad para respirar, fiebre, respiración rápida, irritabilidad extrema, respiración ruidosa o musical o silbidos. Solicita los servicios de emergencia si tu bebé comienza a toser sangre, muestra signos de deshidratación o tiene un tinte oscuro o azul en la lengua, la cara o los labios. Estos síntomas pueden ser señales de una complicación grave o enfermedad, como neumonía o tos ferina.

¿Se puede prevenir?

Debido a que la falta de sueño reduce el sistema inmunitario y hace que tu hijo sea más susceptible a las enfermedades, tienes que asegurarte de que tu bebé duerma aproximadamente 18 horas todos los días. 

Acuesta a tu bebé para siestas frecuentes durante el día e implementa un ambiente de sueño tranquilo y reconfortante a la hora de acostarse. Cubre las ventanas con cortinas para bloquear las luces de la calle o la luz de la luna y escucha música relajante o una máquina de ruido blanco. Mantén tu casa limpia desinfectando los mostradores, manijas de las puertas y juguetes a menudo con toallitas antibacterianas o lejía.

Artículos recomendados