Menú
Complicaciones de la cirugía de hemorroides

HEMORROIDES

Complicaciones de la cirugía de hemorroides

Si tienes que someterte a una cirugía de hemorroides debes saber que pueden haber algunas complicaciones.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Las hemorroides son pequeños haces de venas en el ano que se consideran parte de la anatomía anal normal. Sin embargo, pueden hincharse con demasiada sangre, generalmente debido al esfuerzo durante la defecación. Entonces surgen síntomas como sangrado, dolor y picazón. 

Existen muchas opciones de tratamiento, que van desde medicamentos hasta procedimientos simples de consultorio y cirugía, llamada hemorroidectomía. El tratamiento quirúrgico proporciona un alivio efectivo, pero los pacientes deben ser conscientes de las posibles complicaciones.

Por eso, si te vas a someter a una cirugía de hemorroides, es necesario que sepas cuáles son las complicaciones a las que puedes enfrentarte al salir de quirófano. De esta manera, sabrás a lo que puedes enfrentarte y si tienes alguna complicación podrás detectarlo y acudir a tu médico lo antes posible.

Las hemorroides son pequeños haces de venas en el anoLas hemorroides son pequeños haces de venas en el ano

Dolor

El dolor es la principal complicación de la hemorroidectomía. La mayoría de los pacientes experimentan dolor moderado a intenso después de la cirugía tradicional de hemorroides y requieren narcóticos para controlar el dolor. Esta complicación permanece constante independientemente del tipo de instrumento que el cirujano use para el procedimiento. 

El uso de láser, ultrasonido y otros instrumentos más nuevos no ha demostrado causar menos dolor que el causado por los procedimientos de bisturí. Los pacientes pueden tardar hasta 4 semanas para sentirse libres de dolor, aunque muchos se recuperan lo suficiente dentro de 2 semanas para volver a la actividad normal.

Retención urinaria

Después de la cirugía de hemorroides, hasta un tercio de los pacientes experimentan retención urinaria. La retención urinaria ocurre porque el recto se hincha después de la cirugía y como un efecto secundario de la anestesia, especialmente en pacientes que reciben anestesia espinal. 

La anestesia espinal causa entumecimiento y parálisis debajo de la cintura. La vejiga no puede contraerse para orinar. Por lo general, la micción vuelve a la normalidad después de que el anestésico se disipe por completo, pero sentarse en agua tibia puede acelerar el alivio. En algunos casos, los pacientes pueden necesitar cateterismo.

Estenosis anal

La estenosis anal es un estrechamiento del canal anal que impide el paso de las heces. La estenosis anal puede ocurrir después de una cirugía de hemorroides cuando un cirujano extirpa demasiada piel alrededor del ano. La cicatrización conduce a la estenosis. 

El riesgo de esta complicación aumenta con la cantidad de hemorroides que elimina el cirujano. Los pacientes pueden requerir dilatación anal, ensanchamiento u otra cirugía para corregir este problema.

El conjunto de hemorroides proporcionan cierto grado de continencia fecalEl conjunto de hemorroides proporcionan cierto grado de continencia fecal

Incontinencia

El conjunto de hemorroides proporcionan cierto grado de continencia fecal, especialmente durante los períodos de aumento de la presión abdominal, como estornudos o tos. La eliminación de estos paquetes resulta en la pérdida de esta continencia en menos del 10% de los pacientes. Sin embargo, este porcentaje aumenta si se produce daño al esfínter anal. 

Muy raramente este daño se debe al corte involuntario del esfínter. Más a menudo, se produce una retracción excesiva durante la cirugía, lo que conduce a un desgarro indetectable del esfínter. En general, esta incontinencia se resuelve por sí sola, pero ocasionalmente puede requerir reparación quirúrgica.

Sangrado

Cualquier cirugía puede provocar sangrado. Debido a que la cirugía de hemorroides implica la extracción de haces de vasos sanguíneos, el riesgo de sangrado aumenta, especialmente en pacientes que toman anticoagulantes y aquellos con trastornos hemorrágicos. Este sangrado puede detenerse por sí solo, pero puede requerir una intervención adicional.

Si a pesar de todo lo leído aquí aún tienes más dudas o inquietudes acerca de la intervención quirúrgica a la que debes enfrentarte. Entonces acude a tu médico para poder hacerle todas las preguntas que necesites tanto para el pre como para el post operatorio. De esta manera y con toda la información en tu conocimiento podrás ir con más tranquilidad a la cirugía.

Artículos recomendados