Menú
Consecuencias de una gripe mal curada

GRIPE

Consecuencias de una gripe mal curada

Si estás con la gripe, ¡asegúrate de curártela bien! Porque no hacerlo te puede suponer que sufras consecuencias...

Marta Cabrera Benito

La gripe es una de las enfermedades que más nos afecta durante estos meses, además suele ser común entre todas las personas. Es por ello que, por un lado, deberemos cuidarnos para no cogerla y, por otro, en caso de que la estemos pasamos, curarla de una forma correcta para que no se alargue en el tiempo más de lo necesario.

Deberemos de tener cuidado, sobre todo, para que nuestra salud no se resienta. Y es que a veces una simple gripe puede derivar en algo más grave si no se cura como es debido. Para ello, hay que tener en cuenta distintos factores. Además, hay algunos grupos de personas que son más propensos a correr riesgos si tienen una gripe mal curada. Entre ellos se encuentran los niños pequeños, los adultos que tengan más de 65 años, mujeres embarazadas y personas con ciertas enfermedades crónicas.

¿Qué pasa si no se cura bien la gripe?

Las consecuencias de una gripe mal curada son varias. En gran medida dependerán de a qué nos esté afectando y los síntomas que tenemos mientras estamos enfermos. A partir de estos, las complicaciones pueden llegar a distintas enfermedades más graves y que requerirán de una curación mucho más compleja y que, posiblemente, puedan estar presentes durante más tiempo.

Cuando tenemos gripe, lo primero que nos tiene que preocupar es curarlaCuando tenemos gripe, lo primero que nos tiene que preocupar es curarla

Algunos de los principales síntomas de la gripe son la congestión nasal, la tos o el dolor de cabeza. Todos ellos se pueden agravar si tenemos una gripe mal curada. En muchos casos, es frecuente que acabe derivando en una sinusitis. Esta enfermedad consiste en la inflamación de los senos paranasales, es decir, los espacios huecos por lo que pasa el aire por el interior de los huesos que rodean la nariz. Entre los síntomas típicos de esta enfermedad está el dolor en la zona ocular, la congestión y secreción nasal, la sensación de malestar, la pérdida de olfato, el dolor de cabeza, la fiebre, el dolor de garganta o la tos

Otro de los problemas de salud que pueden aparecer cuando tenemos una gripe mal curada es una neumonía. Al igual que la sinusitis, también es una enfermedad común, lo que pasa que, en este caso, es de mayor gravedad. Los síntomas de esta enfermedad no difieren mucho de los que aparecen cuando tenemos sinusitis. A ellos les deberemos incluir el dolor en el pecho, desorientación o cambios de percepción mental, fatiga, temperatura corporal más baja de lo normal, náuseas o dificultad para respirar.

Consejos para no padecer una gripe mal curada

Cuando tenemos gripe, lo primero que nos tiene que preocupar es curarla para que no acabe derivando en algo peor. Por ello, aquí te dejamos algunos de los consejos que deberías seguir para que el hecho de tener gripe no te suponga un problema y te acabes curando sin que tengas una enfermedad más grave.

  • Hacer caso al médico. Aunque suene una obviedad, muchas veces no haces el suficiente caso al médico. Al tratarse de una enfermedad tan generalizada y que ya hemos tenido en ocasiones anteriores, muchas veces no tenemos en cuenta sus recomendaciones. Por ello, si nos manda un tratamiento médico, deberemos tomarlo siguiendo las instrucciones que nos haya dado para su administración.

  •  Cuando tenemos gripe es bueno que ingiramos una cantidad mayor de líquidos Cuando tenemos gripe es bueno que ingiramos una cantidad mayor de líquidos

  • Descansar lo máximo. El cuerpo necesita recuperar fuerzas, más aún cuando no se encuentra en un perfecto estado de salud. Es por ello, que deberemos descansar lo máximo para que nuestro organismo pueda recuperarse lo antes posible.

  • Bebe mucho líquido. Cuando tenemos gripe es bueno que ingiramos una cantidad mayor de líquidos ya que estos ayudan a eliminar la mucosidad y prevenir la deshidratación que puede provocar, entre otras cosas, dolor de garganta. Dentro de estos líquidos no se incluye el alcohol ya que no está permitido.

  • Evita el frío y la humedad. Uno de los peligros de que una gripe esté mal curada está en la supervivencia de los virus que la provocan. Por ello, habrá que evitar las bajas temperaturas y la humedad por ser los ambientes en los que mejor sobreviven.

  • Haz una dieta equilibrada. Para que nuestro organismo se recupere lo antes posible será necesario tener una dieta en la que se ingieran los nutrientes que éste necesite para ir mejorando. Es bueno incluir frutas ya que tiene líquido que ayudarán a combatir la deshidratación que puede provocar la gripe.

Artículos recomendados