Menú
Escapes de orina al caminar, ¿por qué te ocurre?

ESCAPES DE ORINA

Escapes de orina al caminar, ¿por qué te ocurre?

Sobre todo en las mujeres con hijos, los escapes al orinar pueden ser normales, pero, ¿por qué ocurre? ¿qué puedes hacer al respecto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La pérdida de orina mientras realizas tus actividades diarias, como caminar, puede ser motivo de vergüenza y preocupación. Si esto ocurre regularmente, puedes comenzar a sentirte preocupado, ya que puede ser difícil ir a cualquier parte sin necesidad de un baño cerca. Algunas personas que tienen pérdidas de orina pueden evitar actividades regulares, pero existen algunos métodos para controlar esta situación que pueden ayudarlo a volver a su estilo de vida normal.

Incontinencia urinaria

La pérdida de orina al caminar se llama incontinencia de esfuerzo. Esto ocurre cuando no se puede controlar una pequeña cantidad de pérdida de orina de la vejiga, y también puede ocurrir con otras actividades, como correr, estornudar o reír. En circunstancias normales, la vejiga retiene la orina a través de dos músculos diferentes, y el sistema nervioso le dice al cerebro cuándo es el momento de vaciar. Con la incontinencia de esfuerzo, los músculos pueden debilitarse y no pueden controlar pequeñas cantidades que se escapan.

La pérdida de orina al caminar se llama incontinencia de esfuerzoLa pérdida de orina al caminar se llama incontinencia de esfuerzo

Causas de los escapes

La incontinencia de esfuerzo puede ser causada por varios factores, muchos de los cuales debilitan los músculos pélvicos o del esfínter. Puede ocurrir debido a una lesión en el área pélvica, parto vaginal o tener embarazos múltiples, o un prolapso vaginal. Para algunas personas, la fuga de orina también ocurre debido al envejecimiento o al tomar algunos tipos de medicamentos. Ocurre más comúnmente entre las mujeres, las personas que fuman, las que tienen sobrepeso y las que tienen afecciones crónicas que causan tos.

Ejercicios

Según la Escuela de Medicina de Harvard, es posible que pueda reducir algunas fugas de orina al fortalecer los músculos de la pelvis. Estos músculos son responsables de retener la orina y trabajar para acondicionarlos puede proporcionar un mejor control. Los ejercicios del piso pélvico, también conocidos como ejercicios de Kegel, están diseñados específicamente para trabajar estos músculos. 

Puedes localizar estos músculos practicando detener el flujo de orina cuando vayas al baño. Solo usa esta técnica para determinar la ubicación de estos músculos; después, debes practicar los ejercicios de Kegel en momentos en que no estés orinando. Aprieta los músculos y mantenlos durante 3 a 5 segundos, luego suéltalos lentamente. Comienza haciendo algunas y luego trabaje de 30 a 40 contracciones por día.

Los dispositivos internos para mujeres incluyen tamponesLos dispositivos internos para mujeres incluyen tampones

Cuidados en el hogar

Puede haber algunos dispositivos que puedes usar para evitar fugas de orina mientras camina. Estos son internos o externos, y es posible que deba analizar su uso con tu médico. Los dispositivos externos incluyen compresas que recogen la orina que gotea mientras caminas. Estas compresas adhesivas se pueden asegurar dentro de la ropa interior y son prácticamente indetectables cuando se usan debajo de la ropa. Las tapas y pinzas urinarias también están disponibles para evitar la fuga de orina. Estos dispositivos externos están disponibles tanto para hombres como para mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo.

Los dispositivos internos para mujeres incluyen tampones, los cuales se ajustan a la vagina y requieren el uso de los músculos pélvicos para mantenerse en su lugar. Estos artículos sostienen las paredes de la vagina y pueden ayudar a reducir algunas pérdidas de orina incontroladas.

Si te has dado cuenta de que tienes perdidas de orina no solo al caminar si no también realizando otras actividades, acude a tu médico para que te haga una evaluación médica. Si notas que se te escapa demasiado orina cuando estás caminando o realizando actividades sin esfuerzo, también deberás ser evaluado por un médico. No esperes que estos escapes se acaben por sí solos, porque esto no ocurrirá. Tendrás que ser consciente de por qué te ocurre y buscar la solución que mejor se ajuste a ti y a tu circunstancia de salud concreta.

Artículos recomendados