Menú
¿Cuáles son las funciones principales del sistema reproductor femenino?

MUJER

¿Cuáles son las funciones principales del sistema reproductor femenino?

El sistema reproductor femenino está dotado para poder crear vida, ¿cómo es posible?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Cuando se trata de hacer bebés, las mujeres hacen el trabajo más duro. Las partes del sistema reproductivo femenino trabajan juntas en una sinfonía de funciones que comienza con la fertilización y culmina en el nacimiento de un bebé. A continuación vamos a hablarte sobre el papel que tiene el sistema reproductor femenino en cuanto a la procreación.

Las trompas de Falopio proporcionan el sitio natural de fertilización donde se unen el óvulo y el espermaLas trompas de Falopio proporcionan el sitio natural de fertilización donde se unen el óvulo y el esperma

Ovarios: producción de óvulos y hormonas

Los ovarios,[ los órganos reproductores femeninos, tienen dos funciones principales: producir células germinales femeninas (llamadas óvulos u ovocitos) y hormonas (estrógeno y progesterona), que regulan la función de los ovarios. Una niña nace con todas las células germinales que tendrá en toda su vida.

Cuando se llega a la pubertad, algunas de estas células se convierten en óvulos maduros cada mes y se liberan del ovario todos los meses. Las hormonas producidas por las glándulas en el cerebro son responsables de desencadenar la producción de hormonas por los ovarios y de regular la liberación cíclica de óvulos. Cada mes, se liberan uno o dos óvulos maduros de la superficie del ovario y se barren hacia las trompas de Falopio... si no son fertilizados aparece la menstruación.

Trompas de Falopio: dónde se fertiliza

Las trompas de Falopio proporcionan el sitio natural de fertilización donde se unen el óvulo y el esperma. Los tubos conectan la superficie del ovario al útero. El óvulo es arrastrado hacia uno de los tubos por los extremos plumosos del tubo llamado fimbria, que se mueven sobre la superficie del ovario. 

Las relaciones sexuales depositan esperma en la vagina. Desde la vagina, los espermatozoides nadan a través del cuello uterino hacia el útero, luego a través del útero y hacia las trompas de Falopio, donde pueden encontrar un óvulo para fertilizar. 

El ambiente de las trompas de Falopio está optimizado para la supervivencia de los espermatozoides y la fertilización. Los espermatozoides pueden vivir varios días en el tracto reproductor femenino, esperando un óvulo. El óvulo tiene una vida útil más corta después de la ovulación, y se vuelve menos fertilizable después de 24 horas. Una vez fertilizado, el embrión resultante pasa varios días más moviéndose a través de las trompas de Falopio a medida que comienza a dividirse, produciendo más células a medida que crece. A medida que completa su viaje a través de la trompa de Falopio, el embrión alcanza la etapa de desarrollo de los blastocistos y se prepara para implantarse en el útero.

Las células del trofectodermo forman la parte fetal de la placentaLas células del trofectodermo forman la parte fetal de la placenta

Útero: implantación y desarrollo embrionario

El blastocisto consiste en dos tipos de células, que forman el trofectodermo o la masa celular interna. La masa celular interna está formada por las células que están destinadas a convertirse en el bebé real. 

Las células del trofectodermo forman la parte fetal de la placenta, lo que nutrirá al bebé en crecimiento. Las células epiteliales que recubren el útero normalmente se eliminan todos los meses con el flujo menstrual, a menos que la mujer quede embarazada. 

Si la mujer está embarazada, el embrión produce una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (hCG), que indica que el revestimiento uterino se mantenga intacto y florezca. El blastocisto se incrusta en el revestimiento uterino y comienza a excavar en las capas celulares más profundas para establecer conexiones con el sistema sanguíneo materno para alimentarse. El útero es donde se implanta el embrión y donde se desarrollará durante 40 semanas hasta convertirse en un bebé preparado para el nacimiento a través del canal del parto.

Como ves, la naturaleza ha otorgado a la mujer el maravilloso poder de crear vida dentro de su propio organismo. El cuerpo humano nunca parará de sorprendernos y cuanta más información tenemos sobre el cuerpo humano, más nos maravilla saber de lo que es capaz de conseguir.

Artículos recomendados