Menú
Por qué algunos niños son más delicados para comer que otros

ALIMENTACIÓN

Por qué algunos niños son más delicados para comer que otros

Hay niños que son más delicados que otros para comer, ¿por qué ocurre esto? Descubre por qué algunos padres deben lidiar con hijos malos comedores y otros tienen 'suerte'.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La hora de la comida puede ser estresante para las familias cuando un niño es muy quisquilloso o caprichoso en cuanto a los alimentos que ingiere. Convencer a los niños para probar nuevos alimentos o tomar una dieta saludable puede ser todo un desafío. Muchos padres se frustran y se sienten inseguros en cuanto a esto.

La mejor manera de motivar a los niños a comer una dieta saludable y completa es a través de una disciplina positiva. Sin un enfoque positivo y bien planificado, los hábitos alimenticios de un niño pueden empeorar.

Factores que influyen

Muchos factores diferentes pueden afectar la disposición de un niño a probar nuevos alimentos y sí, algunos niños ni siquiera se acercan a un nuevo alimento, ¡mucho menos lo tocan! Existen varios factores que pueden afectar en cuanto a su relación con los alimentos.

La fisiología del niño

Si el niño experimenta algún tipo de malestar, especialmente a una edad temprana, puede asociarse fácilmente con la alimentación, y el niño aprende a dejar de comer ciertos alimentos debido al dolor. Aunque típicamente es de naturaleza gastrointestinal, también puede ser algo tan simple como un dolor en la boca, que el niño luego asocia con alimentos crujientes y comienza a comer solo alimentos blandos.

Existen comportamientos que se aprenden para evitar comerExisten comportamientos que se aprenden para evitar comer

En la categoría de fisiología se incluye el sistema sensorial y la forma en que el niño puede captar la información a través de sus sentidos y responder adecuadamente. Por ejemplo, la textura de los alimentos para bebés puede proporcionar demasiada información sensorial para algunos de ellos, sin embargo, las texturas más suaves en las primeras etapas nunca fueron un problema.

Habilidades motoras orales

Las habilidades motoras orales también pueden ser un factor a tener en cuenta. El niño, ¿tiene la fuerza y la estabilidad en las estructuras orales para aprender a masticar alimentos más avanzados? De lo contrario, puede detenerse en la etapa de "alimentos blandos" y parecer exigente cuando los padres ofrecen alimentos más avanzados que requieren más masticación. Aprende rápidamente que no puede comer las texturas más desafiantes y las rechaza.

Comportamiento de evitación

Existen comportamientos que se aprenden para evitar comer. Esto incluye el comportamiento en torno a los alimentos y la dinámica familiar en general. Descubrir por qué un niño es un comedor delicado lleva tiempo y ayudarlo a convertirse en un comedor más aventurero requiere paciencia y sí, ¡más tiempo!

Son muchos los padres que se estresan cuando los niños no se lo comen todoSon muchos los padres que se estresan cuando los niños no se lo comen todo

¡No tienen que rebañar el plato!

Son muchos los padres que se estresan cuando los niños no se lo comen todo, pero es que quizá sea verdad cuando dicen que realmente no tienen más hambre. Que un niño se coma todo lo que hay en el plato solo generará luchas de poder dentro de toda la familia y conduce a comidas estresantes.

Los niños que están aprendiendo a comer necesitan tiempo y comer alimentos en poca cantidad para poder manejar bien esa cantidad. Es necesario centrarse en la habilidad de comer en lugar de en la cantidad de lo que se come.

Para los niños que están aprendiendo a masticar y tragar una variedad de sabores y texturas en el curso estructurado de la terapia de alimentación, una sesión de tratamiento puede incluir comer todas las picaduras en un plato, pero esas mordeduras son pocas y manejables. Es responsabilidad de los padres proporcionar alimentos saludables en la mesa y la responsabilidad del niño de escuchar las señales de su propio cuerpo y comer lo que necesita. Si los padres dicen 'come tres cucharadas más' puede crear problemas.

Es necesario ayudar a los niños a que tomen decisiones saludables en cuanto a la comida, dejando las luchas de poder a un lado. Cuando los padres dicen "come tres bocados más", están diciendo que esa es su decisión sobre lo que el niño debe consumir, no el niño. En su lugar, trata de hacerlo sobre degustar la comida. Es mejor fomentar el sabor de los alimentos y comer solo lo que se necesita.

La clave es seguir presentando esa comida muchas veces en el transcurso de un mes o dos y ver si el niño decide tomar algunos bocados más por su cuenta. Una exposición repetida al mismo alimento es la clave para aprender a comer nuevos alimentos.

Artículos recomendados