Menú
Por qué las personas con diabetes pierden peso

PERDER PESO

Por qué las personas con diabetes pierden peso

Las personas que tienen diabetes pueden perder peso, ¿cómo es posible y por qué les ocurre esto?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Son millones de personas en todo el mundo que sufren diabetes y que tienen que vivir con ello durante toda su vida. Es una afección que genera algunos malestares y dificultades, pero que una vez que se tiene controlado y con unos buenos seguimientos médicos y tratamiento, la persona con diabetes podrá tener una vida normal sin que su calidad de vida se deteriore demasiado.

Síntomas diabetes

La diabetes mellitus es un trastorno metabólico en el que el cuerpo no usa la energía adecuadamente. Uno de los síntomas de la diabetes es la pérdida de peso repentina e inexplicable. 

El exceso de hambre y la sed son otros dos síntomas, y los pacientes con diabetes no tratada pueden encontrarse perdiendo peso incluso mientras comen y beben más de lo normal. Hay varias razones por las cuales las personas con diabetes pierden peso, pero para comprender mejor por qué ocurre la pérdida de peso, debe explorar cómo la diabetes afecta el cuerpo.

El exceso de hambre y la sed son otros dos síntomasEl exceso de hambre y la sed son otros dos síntomas

Cómo la diabetes afecta al cuerpo

En circunstancias normales, tu cuerpo convierte los alimentos en azúcar durante el proceso digestivo. El azúcar entra en el torrente sanguíneo y el páncreas, un órgano pequeño detrás del hígado, libera una sustancia química conocida como insulina. La insulina le dice a todas las células del cuerpo que tomen azúcar de la sangre y la conviertan en energía, que las células usan como combustible.

Existen diferentes tipos de diabetes, que para poder entender mejor cómo afecta y cómo se deben tratar, es necesario conocer cuáles son. Hay dos tipos de diabetes mellitus: tipo 1 y tipo 2.

  • Diabetes tipo 1. Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina o no produce suficiente, y las células nunca obtienen la señal química para absorber el azúcar de la sangre. 
  • Diabetes tipo 2. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo produce insulina, pero las células no responden a las señales químicas o responden incorrectamente. En ambos casos, el azúcar permanece en el torrente sanguíneo, donde el cuerpo no puede utilizarlo para obtener energía.

Efectos de la diabetes en el cuerpo

Cuando las células no pueden usar el azúcar para obtener energía, envían una señal al cerebro de que necesitan más combustible. Luego, el cerebro desencadena la respuesta al hambre para alentarlo a comer, de ahí el hambre excesiva que suele ocurrir con la diabetes. 

Sin embargo, cuanto más comes, más azúcar terminará en el torrente sanguíneo en lugar de en las células, a donde pertenece. Luego, los riñones tienen que trabajar horas extras para eliminar el azúcar de la sangre a través de la orina. Los riñones tienen que usar mucha agua para eliminar el azúcar, de ahí la sed excesiva.

La diabetes mellitus es un trastorno metabólico en el que el cuerpo no usa la energía adecuadamenteLa diabetes mellitus es un trastorno metabólico en el que el cuerpo no usa la energía adecuadamente

La diabetes y la pérdida de pesos

Además de desencadenar la respuesta al hambre, el cerebro también descompone el tejido muscular y la grasa en un esfuerzo por proporcionar energía a las células. Es este proceso el que causa la pérdida repentina de peso asociada con la diabetes. Si la condición continúa, sin tratamiento, el cuerpo puede entrar en cetoacidosis.

En la cetoacidosis, el cuerpo produce sustancias químicas llamadas cetonas que descomponen las grasas demasiado rápido. Estas cetonas entran en el torrente sanguíneo y hacen que la sangre sea ácida, lo que puede causar daño a los órganos e incluso la muerte.

Si tienes diabetes y estás perdiendo peso sin saber cómo es necesario que acudas a tu médico cuanto antes para que pueda ponerte un tratamiento adecuado. Aunque para muchos el perder peso sin esfuerzo puede parecer una suerte, en realidad no lo es. El cuerpo puede comenzar a tener consecuencias graves en la salud y como hemos comentado anteriormente, puede llegar a ser fatal y provocar la muerte. Es necesario tener una salud adecuada y que el azúcar esté controlado en el torrente sanguíneo para que todo vaya bien.

Artículos recomendados