Menú
Qué es un mioma uterino

SALUD FEMENINA

Qué es un mioma uterino

Aunque muchas mujeres no sepan siquiera que lo padecen, el mioma uterino es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes, pero, ¿qué es exactamente?

María del Valle Mejías Morón

Aunque muchas mujeres no sepan siquiera que lo padecen, el mioma uterino es uno de los problemas ginecológicos más frecuentes, que pueden llegar a afectar hasta al 40% de las mujeres entre 35 y 55 años. Aunque pueden padecerlo todas las mujeres en edad fértil, es poco común en jóvenes de 20 años, pero verdaderamente frecuente en torno a los 50. En Bekia, te contamos más sobre estos tumores que son el primer problema médico en las mujeres en edad reproductiva.

Los miomas uterinos son tumores benignos que se forman sin ninguna causa aparente en la cavidad del úteroLos miomas uterinos son tumores benignos que se forman sin ninguna causa aparente en la cavidad del útero

Los miomas uterinos son tumores benignos que se forman sin ninguna causa aparente en la cavidad del útero, tanto en las paredes como en la superficie del revestimiento. También pueden aparecer en la cubierta externa del útero, llamados así subserosos, o dentro de la cavidad uterina, a los que se les conoce como pedunculares.

Son tan pequeños en muchos casos que son casi imperceptibles incluso a la hora de diagnosticarlos, pero también pueden llegar a obtener un tamaño tan grande que pese incluso kilogramos. Por otra parte existen casos en los que solo se ha formado un mioma uterino, pero lo general es que sean múltiples.

Causas y síntomas del mioma uterino

Como hemos comentado anteriormente, se desconocen las causas reales por las que aparecen los miomas uterinos, si bien es cierto que son más frecuentes en mujeres con problemas de obesidad e hipertensión. También se ha detectado que puede haber causas genéticas en su desarrollo, es decir, que puede llegar a ser un factor hereditario.

Los síntomas de que se está reproduciendo un mioma de este tipo también son un tema de estudio, ya que en la mayoría de los casos no se ha detectado una sintomatología clara. Por ello debemos acudir siempre a nuestro médico o ginecólogo de confianza cada vez que encontremos algo anormal en nuestro ciclo menstrual.

Esto se debe a que aunque no sea un diagnóstico directo, muchas de las personas a las que tras las pruebas se les han detectado los miomas uterinos, habían padecido síntomas relacionados con los desajustes menstruales. Por ello se puede relacionar como síntomas de los miomas uterinos el sangrado entre periodos, el sangrado abundante y con coágulos, periodos más largos de lo habitual, necesidad continua de orinar, cólicos pélvicos severos durante la menstruación y dolores durante las relaciones sexuales.

Pero, como decimos esto no significa una relación directa con los miomas ya que pueden producirse por otros problemas hormonales. Del mismo modo hay personas que padecen estos tumores y no han sentido ningún dolor ni desajuste en el periodo, si no que han sido detectados simplemente con una exploración rutinaria.

Diagnóstico y tratamiento

Para poder diagnosticar si se padece o no de miomas uterinos, se llevan a cabo diversas pruebas en función de la dificultad de la detección. Por ello primero se realizará una exploración pélvica que demuestre si ha habido un cambio de forma o si existe dolor al palpar la zona. Después de esto se realizará una ecografía o resonancia magnética e incluso una histeroscopia introduciendo un delgado tubo por la vagina que nos permita apreciar el interior de la cavidad uterina. Hay que tener en cuenta que los miomas pueden encoger y ser de muy pequeño tamaño, por lo que no siempre son detectables a primera vista y puede ser dificil de diagnosticar. La última opción y más acertada para el diagnóstico final si fuera necesario es realizar una pequeña biopsia que extraiga parte del endometrio.

Se desconocen las causas reales por las que aparecen los miomas uterinosSe desconocen las causas reales por las que aparecen los miomas uterinos

Una vez se han realizado las pruebas oportunas dependiendo de la dificultad del diagnóstico se llevará a cabo el tratamiento en el caso de que ciertamente nos encontremos ante un caso de mioma uterino.

Estos tratamientos también dependerán de la persona y del grado de salud general que tenga. También influye la edad, el tipo de mioma y si la persona está embaraza o desea estarlo en el futuro.

En un primer momento se intentará evitar la cirugía salvo en casos extremos en los que sea altamente necesario. Por ello se suministra un tratamiento médico basado en pastillas anticonceptivas, DIU y analgésicos para hacer desaparecer los sangrados abundantes y los dolores. Los miomas por norma tienden a reducir su tamaño y desaparecer, pero en el caso de que no ocurra habrá que pasar al tratamiento quirúrgico.

Los procedimientos quirúrgicos empleados en la eliminación de los miomas uterinos incluyen: la histeroscopia, la miomectomía y la histerectomía. Mediante la histeroscopia se introduce un tubo delgado dentro del útero que nos permite eliminar los miomas de pequeño tamaño mediante su extracción. La miomectomía es una cirugía más avanzada en la que también se extraen únicamente los miomas, pero que están más desarrollados o son de mayor tamaño. Es una técnica usada en las mujeres que quieren preservar el útero porque estén embarazadas o quieran estarlo en un futuro. Por último la histerectomía se trata de la extración del útero en su totalidad. Esta técnica es la más radical y se llevará a cabo en casos extremos o de aquellas mujeres de más avanzada edad que no puedan o no tengan intención de tener hijos.

Tras todo esto debemos recordar que los miomas uterinos son tumores benignos y solo un 0,5% de los casos derivan cáncer de útero o en sarcomas, que son los cánceres que se forman en los tejidos musculosos y fibrosos que forman el interior del útero de la mujer. Solo 1 de cada 10.000 mujeres que padecen miomas uterinos acaban derivando en cáncer, por lo que la aparición de miomas no debe alarmar a nadie.

Sí es más preocupante si estamos embarazadas o queremos estarlo en un futuro ya que si se trata de miomas de gran tamaño pueden interferir en la fertilidad, llegando incluso a producir abortos durante el primer trimestre en el caso de mujeres que ya se encuentren embarazadas. Por todo esto si estamos ante un caso de mioma uterino la opción más acertada para su tratamiento es eliminarlos mediante una miomectomía, sin interferir en el funcionamiento del útero.

Desde Bekia recomendamos siempre acudir al médico ante el menor síntoma que nos afecte en nuestro ciclo menstrual, sobre todo si se trata de sangrados entre periodos o sangrados muy abundantes, así como realizar las revisiones anuales pertinentes con nuestro ginecólogo.

Artículos recomendados