Menú
Riesgos de la extracción de la vesícula biliar

VESÍCULA BILIAR

Riesgos de la extracción de la vesícula biliar

Si te tienen que extraer la vesícula biliar, es importante que conozcas cuáles son los riesgos que entraña.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

En ocasiones el médico aconseja a una persona que se extraiga la vesícula biliar de su organismo. Los cirujanos realizan la extracción de la vesícula biliar mediante un procedimiento llamado colecistectomía. Se usa comúnmente para tratar a aquellos que experimentan dolor intenso u otras complicaciones como resultado de cálculos biliares o inflamación. 

Las colecistectomías laparoscópicas abiertas y mínimamente invasivas son generalmente seguras, lo que da como resultado una tasa general de complicaciones de alrededor del 2%. No obstante, existen riesgos potencialmente graves asociados con la extracción de la vesícula biliar. Si tienen que extraerte la vesícula biliar, entonces es necesario que sepas cuáles son los riesgos que pueden existirr, porque aunque es poco probable que ocurra, nadie está exento de que puedan ocurrir.

Las colecistectomías laparoscópicas abiertas y mínimamente invasivas son generalmente segurasLas colecistectomías laparoscópicas abiertas y mínimamente invasivas son generalmente seguras

Sangrado e infección

Los pacientes que se someten a una cirugía de extracción de la vesícula biliar corren el riesgo de sufrir una hemorragia interna durante o después de la cirugía. Los pacientes también pueden desarrollar una infección en la región abdominal como resultado de la contaminación bacteriana durante la cirugía. 

La salud general, el historial quirúrgico y el uso de medicamentos y suplementos pueden influir en estos riesgos. Por ejemplo, aquellos con afecciones preexistentes, como la diabetes, tienen un mayor riesgo de infección postquirúrgica, y los pacientes que toman medicamentos anticoagulantes o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos tienen un mayor riesgo de sangrado.

Lesiones a órganos y estructuras internas

Durante una colecistectomía, el cirujano puede lesionar inadvertidamente órganos o estructuras cercanas. Por ejemplo, la lesión del conducto biliar o la perforación del intestino delgado puede ocurrir. El daño al hígado, la vesícula biliar o el conducto biliar puede hacer que la bilis se filtre hacia el abdomen, lo que provoca un dolor abdominal intenso que requiere tratamiento médico inmediato.

Los pacientes con cálculos biliares también corren el riesgo de que los cálculos se caigan fuera de la vesícula biliar hacia el abdomen si el cirujano, intencional o involuntariamente, abre la vesícula biliar durante el procedimiento. Los cálculos biliares pueden conducir a la formación de lesiones internas y cicatrices que causan dolor agudo o crónico.

Pancreatitis

Los pacientes que se someten a colecistectomías corren el riesgo de desarrollar pancreatitis, una inflamación del páncreas. El páncreas se sienta detrás del estómago y produce enzimas que ayudan a la digestión. Las cirugías abdominales, como la extirpación de la vesícula biliar, pueden interrumpir la actividad normal de las enzimas en el páncreas, lo que hace que se activen demasiado pronto y provoquen inflamación e irritación de las células pancreáticas. 

Algunos casos de pancreatitis desaparecen después del tratamiento con líquidos, medicamentos para el dolor y un período de ayuno o dieta restringida que le da al páncreas la posibilidad de recuperarse; sin embargo, los casos graves o crónicos pueden provocar daños permanentes en el páncreas que pueden provocar problemas digestivos o diabetes.

El páncreas se sienta detrás del estómago El páncreas se sienta detrás del estómago

Riesgos relacionados con la anestesia

Las personas que se someten a una cirugía de extracción de la vesícula biliar corren el riesgo de complicaciones relacionadas con la anestesia. Algunos pacientes pueden desarrollar problemas respiratorios o cardíacos, incluido un paro cardíaco, durante o después de la cirugía. La anestesia también puede aumentar el riesgo de desarrollar coágulos de sangre en las piernas o los pulmones. En raras ocasiones, también pueden producirse reacciones alérgicas a la anestesia, lo que conduce a una respuesta potencialmente mortal conocida como anafilaxia, en la cual la presión arterial disminuye, las vías respiratorias se estrechan, el pulso se debilita y todo el cuerpo entra en shock.

Estos riesgos son raros que ocurran, pero pueden ocurrir por lo que en este sentido, si tienes miedo, puedes hablar con tu médico antes de la cirugía para que te tranquilice y además te explique paso a paso en qué consistirá la operación y cómo tendrás que recuperarte una vez que se haya pasado el tiempo de cirugía.

Artículos recomendados