Menú
Alprazolam: qué es y para qué sirve

MEDICAMENTOS

Alprazolam: qué es y para qué sirve

El Alprazolam es un ansiolítico muy conocido por ser recetado para calmar las crisis de ansiedad y otros trastornos

María del Valle Mejías Morón

El fármaco comúnmente y comercialmente conocido como Trankimazin es en realidad alprazolam, un ansiolítico muy conocido por ser recetado para calmar las crisis de ansiedad y los trastornos de pánico derivados de otras enfermedades psicosociales como pueden ser muy comunes en pacientes con agorafobia (fobia a los espacios abiertos). El alprazolam pertenece a una familia de medicamentos llamados benzodiacepinas, que se encargan de bajar los niveles de excitación anormales en el cuerpo derivados de algunas de estas situaciones de estrés intenso.

Es un medicamento que solo se puede conseguir en farmacias y bajo prescripción médica, por lo que es recomendable que si te encuentras en alguna situación de estrés, acudas a tu médico de cabecera para que te diagnostique, y si lo estima necesario te aconseje la dosis necesaria que debes administrar de este fármaco.

Al tratarse de un medicamento de la familia de los benzodiacepinas, es de absorción rápida, es decir, que su efecto es casi inmediato. Esto se debe a que sirve para calmar las crisis de ansiedad por lo que se necesita que el paciente comience a notar la bajada del trastorno lo antes posible para que la crisis no llegue a mayores.

El alprazolam surgió en los años 60 como buena alternativa a los barbitúricos, que eran mucho más dañinos y a la vez creaban más problemas de adicción, llegando a provocar drogodependencia en pacientes que no administraban el medicamento bajo prescripción médica. Hasta los años 80 y tras muchos estudios no fue cuando alprazolam fue finalmente el medicamento aconsejo para tratar las crisis de ansiedad y pánico.

Es un medicamento que solo se puede conseguir en farmacias y bajo prescripción médicaEs un medicamento que solo se puede conseguir en farmacias y bajo prescripción médica

¿Cuál es la dosis recomendada de alprazolam?

Por lo general, alprazolam se suministra en tabletas de comprimidos de lactosa con una cantidad de 0'5 mg por cápsula. La dosis recomendada para cada persona será asignada por el médico de cabecera en el momento de la receta y dependerá del trastorno a tratar y de la edad del paciente.

En trastornos de ansiedad, la recomendación de dosis diaria es de 0'25 mg a 0'5 mg, administrados en varias tomas al día. Para este caso de receta unos comprimidos de menor tamaño o se aconseja dividirlos en varias partes, que corresponderán a cada dosis. Una vez tratada la crisis, se pasará a un mantenimiento antes de prescindir totalmente del medicamento, ya que no es recomendable que se pare el tratamiento en seco por los posibles efectos adversos.

Sin embargo, para tratar los trastornos de pánico, la dosis aumenta hasta el doble, de 0'5 mg a 1 mg. En estos casos además, los pacientes suelen tener problemas para conciliar el sueño por las noches, por lo que se recomienda siempre una de las dosis antes de dormir. De igual forma que en el caso de las crisis de ansiedad, tras el tratamiento se seguirá una dosis de mantenimiento antes de retirar por completo la medicación.

Hay que tener en cuenta que el aprazolam no es recomendable en niños por los efectos adversos que pueden tener en edades tan tempranas, aunque los casos siempre se estudian de forma independiente a edad y gravedad. En el caso de las personas mayores, las dosis indicadas anteriormente siempre van a disminuir, siendo la recomendada de 0'25 mg por toma.

En casos en los que el paciente sufre de intolerancia a la lactosa u otros problemas que le impiden ingerir alprazolam en comprimidos, puede llegar a recetarse en fármaco en formato líquido. En esta situación, la dosis se administra a base de gotas que se depositan en la lengua con un gotero.

El aprazolam también supone un riesgo en su ingesta diariaEl aprazolam también supone un riesgo en su ingesta diaria

Efectos secundarios

Como todos los medicamentos, el aprazolam también supone un riesgo en su ingesta diaria, por lo que puede llegar a provocar efectos secundarios en el paciente que lo consume. Los efectos secundarios más comunes son la depresión, la sequedad de la boca, el insomnio, dolor de cabeza, estreñimiento, irritabilidad, naúseas, etc. En algunos casos pueden llegar a darse efectos secundarios más graves que pueden llegar a provocar disminución o aumento del apetito, trastornos del equilibrio, temblores, dermatitis, visión borrosa, disminución o aumento del apetito sexual, desorientación, etc.

Contraindicaciones del alprazolam

Es importante saber que el alprazolam está contraindicado en personas con hipersensibilidad a algunos de sus componentes o que hayan padecido algún tipo de glaucoma. El alprazolam no es un medicamento que se puede tomar de forma regular sin tener un descanso ni de forma esporádica en días alternos.

Por todo ello, es muy importante seguir las indicaciones médicas en todo tipo de medicamentos, pero sobre todo en los de este tipo ya que su consumo crónico puede llegar a crear adicción y dependencia, lo que a la larga puede llegar a provocar otros efectos secundarios más severos como la pérdida de memoria y la coordinación a la hora de manejar algunos tipos de vehículos o maquinarias, lo que puede llegar a poner en riesgo la salud de la persona que está bajo el tratamiento y de aquellos que se encuentren a su alrededor.

Artículos recomendados