Menú
Cómo es el flujo vaginal en el embarazo

FLUJO VAGINAL

Cómo es el flujo vaginal en el embarazo

Si estás embarazada y quieres saber si el flujo vaginal será diferente en este período, no dudes en seguir leyendo.

Inmaculada Jiménez Peral

Uno de los síntomas que deberíamos tener más en cuenta a la hora de saber si estamos embarazadas es los cambios que sufrimos en nuestro flujo vaginal. Durante los 9 meses del embarazo vivimos muchos y diferentes cambios brucos en nuestro cuerpo, pero muy poco se habla de cómo el flujo vaginal de la mujer en los meses de gestación.

La presencia de la leucorrea va a ser protagonista en toda la etapa del embarazoLa presencia de la leucorrea va a ser protagonista en toda la etapa del embarazo

Debido a que nuestro cuerpo establece un mecanismo de defensa ante nuestro nuevo estado, es por ello que nuestro flujo vaginal va a sufrir diferentes cambios. A esto se le conoce en términos médicos como leucorrea y va a consistir en un flujo vaginal que será de color amarillo muy clarito, casi blanco, con muy poco olor y bastante más líquido. La presencia de la leucorrea va a ser protagonista en toda la etapa del embarazo, ya que esto es un mecanismo de defensa ante posibles infecciones y ayuda a mantener un equilibrio en el pH de nuestra vagina.

Evolución del flujo vaginal durante el embarazo

Durante los 9 meses que dura el embarazo vamos a poder observar como nuestro cuerpo evoluciona de forma natural y nuestro flujo vaginal también va a ir cambiando en las diferentes etapas de la gestación.

El primer trimestre es el más difícil de diferenciar de cuando no estábamos embarazadas. Notaremos, incluso, como en ocasiones podemos tener un pequeño sangrado que podremos llegar a confundir con la menstruación, pero es bastante normal, ya que nuestro cuerpo está preparándose para esta nueva etapa. Cuando el feto comienza a posicionarse dentro de nosotras y de produce la anidación del óvulo es muy probable que sangremos un poco, durante algunos días. A veces pensaremos que es nuestra menstruación, pero si observamos bien el tipo de sangrado que se produce es diferente. Con un color rojo vivo y mucho más líquido que la regla.

Los cambios inesperados en el flujo vaginal durante el embarazo es un motivo de preocupación. Según la apariencia física que este presente vamos a tener que acudir al médico o tratarnos para que desaparezca.

Cuando se trata de una secreción vaginal con grumos y muy blanca, deberíamos acudir a nuestro médico. Esto es un síntoma de candidiasis vaginal y está muy presente en las embarazadas, por lo que deberíamos tratarlo antes de que se complique más. Muchas veces las futuras mamás presentan síntomas como picor e irritación de la zona vaginal que aumentan después de practicar sexo, durante la ducha o cuando realizan actividades físicas pero, si esta es tu situación no debes alarmarte ya que es una situación común entre las embarazadas.

En el caso de que presentemos un flujo vaginal de color amarillento y un olor bastante desagradable podemos estar frente a un caso de infección en la zona interna o incluso en el apéndice. Si presentamos alguno de estos síntomas lo mejor es acudir al médico, ya que en las situaciones más graves esto puede suponer un riesgo en el feto y en el transcurso natural de nuestro embarazo.

Muchas veces las futuras mamás presentan síntomas como picor e irritación de la zona vaginaMuchas veces las futuras mamás presentan síntomas como picor e irritación de la zona vagina

Presentar un flujo en tono verdoso, amarillento o grisáceo a la misma vez que espumoso y abundante también es señal de que algo no va del todo bien. Si esto va acompañado de un olor fuerte y desagradable y de picor vaginal podemos estar presenciando una infección de transmisión sexual. En este caso, una mujer embarazada puede presentar ciertas dificultades, ya que el número de medicamentos que esta puede tomar queda muy reducido debido a su estado.

Estar atentas a la evolución que tiene nuestro flujo vaginal durante el embarazo es bastante importante ya que esta puede avisarnos de que algo no va bien y podemos poner remedio inmediato. Hay en algunas ocasiones en las que las embarazadas suelen ser bastante alarmistas, pero es necesario se bastante cuidadosa para que nuestro feto crezca sano y se convierta a los nueve meses en un bebé saludable y feliz.

Artículos recomendados