Menú
Por qué decir NO es bueno para tu salud emocional

SALUD EMOCIONAL

Por qué decir NO es bueno para tu salud emocional

Decir 'no' puede ser una buena opción para disminuir el estrés y mejorar la salud emocional... ¡vivirás mejor!

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

¿Alguna vez has dicho que 'sí' cuando en realidad querías decir que 'no'? Si lo sueles hacer muy a menudo, debes saber que estás perjudicando a tu salud con este comportamiento. Decir que sí todo el tiempo cuando realmente quieres dar una negativa, hará que te sientas mal contigo mismo por no ser capaz de establecer límites saludables a las demás personas. Esto genera estrés y el estrés continuado solo tendrá efectos negativos en tu salud.

Por eso, es necesario que aprendas a decir que NO a tiempo, por tu salud mental pero también por tu salud física, porque como sabrás, las emociones y la salud tienen una estrecha relación. Si sientes que tienes poco tiempo quizá es porque dices que sí demasiado a menudo y por no quedar mal con otros, tu tiempo acaba siendo absorbido por cosas que no te merecen la pena. Entonces, ¿por qué el simple hecho de no asumir más de lo que puedes controlar es tan difícil?  

Quizá temes que las personas se enfaden contigo cuando les digas que no o te sientes culpable por no ayuda a otros cuando te lo piden. Pero si dices que sí cuando no quieres hacerlo o estás al borde del agotamiento, no será para nada saludable para ti.

No importa cuando sea, pero si dices que sí cuando quieres decir que no, entonces estás perjudicando tu salud. No puedes hacerlo todo ni tampoco tienes que quedar bien con todo el mundo. Debes aprender a decir que 'no' más a menudo y este será el mejor favor que hagas a ti y al resto de personas. Establecer límites es necesario.

No importa cuando sea, pero si dices que sí cuando quieres decir que no, entonces estás perjudicando tu saludNo importa cuando sea, pero si dices que sí cuando quieres decir que no, entonces estás perjudicando tu salud

No hay absolutamente nada de malo en decir que no cuando lo necesites (o simplemente cuando no tengas la energía para hacer todo lo que se te pide, o porque quieras priorizar tu cuidado personal y emocional), ayuda a reducir los niveles de estrés y te da tiempo para lo que es realmente importante en tu vida.

Aprende a decir que no

A continuación vas a encontrar a cómo aprender a decir que no y así reducir el estrés y sus efectos negativos en tu vida. Todo puede ser mucho más simple de lo que te imaginas ahora mismo.

Solo di: 'Lo siento. Eso no puedo hacerlo ahora'

¡Así de simple! A veces es útil detenerse hasta que tengas la oportunidad de ver por completo como un 'sí' puede afectar a tu vida y a la de los demás. Si dices que 'no' y no respetan tus límites, entonces esas personas no merecen de tu atención.

Utiliza un tono comprensivo, pero firme. Si te presionan sobre por qué, responde que no se ajusta a tu horario y cambia el tema. La mayoría de las personas razonables aceptarán esto como una respuesta, así que si alguien sigue presionándote, están siendo groseros, y podrás decirles algo como: "Lo siento, pero esto no encaja con mi horario", y si es necesario, aléjate de esa persona.

Tu tiempo es tu mayor tesoro y no tienes que regalarlo a cualquieraTu tiempo es tu mayor tesoro y no tienes que regalarlo a cualquiera

Tu tiempo es tu mayor tesoro

Tu tiempo es tu mayor tesoro y no tienes que regalarlo a cualquiera... Tu tiempo es tuyo y tú decides cómo lo gestionas. Si no te sientes cómodo al ser tan firme o si tratas con personas insistentes, entonces puedes decirles algo como: 'Déjame pensarlo y ya te diré algo'. Esto te dará la oportunidad de pensar las cosas tranquilamente sin tener la presión de la otra persona delante y poder pensar en hacerlo o no y si es que no, en saber qué más decirle.

Si dices que sí, haz un análisis de si realmente te merece la pena o si es mejor decir que no. Lo que es importante es que esta técnica te ayudará a que no te presionen para escoger la mejor opción para ti.

Ofrece una alternativa

Si dices que no, para que no te sientas demasiado agresivo en la situación puedes decir que sí a otra cosa u ofrecer una alternativa. Puedes decir algo como: 'Hoy no me da tiempo, pero si quieres la semana que viene vemos en un ratito de hacerlo juntos'. Así, aunque sigas parcialmente involucrado en el tema, será bajo tus términos y condiciones. Recuerda: sé firme, sé claro, no hay excusas, prioriza tu tiempo y aprender sobre gestión de conflictos interpersonales con empatía y asertividad.

Artículos recomendados