Menú
Qué es una dieta hipocalórica

DIETAS

Qué es una dieta hipocalórica

¿Estás pensando en hacer una dieta hipocalórica? Entonces no te pierdas todas sus características para poder empezar.

Irmina Merino Vidal

Es normal que llegado el verano muchas personas decidan empezar una dieta con tal de perder esos quilos de más que pueden haber ganado durante el invierno. Durante los meses de más frío es probable que no les haya apetecido tanto salir y las comidas hayan sido más copiosas. Las cenas de Navidad, fin de año y el resto de celebraciones que tienen lugar durante estos días hacen que consumamos más calorías de lo normal y, debido también al frío, no tengamos tantas ganas de salir y quemar estas calorías de más.

El deporte probablemente apetezca también menos durante estos meses y no solamente puedes haber ganado peso, sino que podrás notar que tus músculos están menos tonificados llegado el verano. Una vida sedentaria no solamente será mala para tu figura, sino para tu salud en general, por lo que es muy aconsejable que realices deporte de manera regular y sin exceso durante todos los meses del año, no solamente durante los de más calor, que es cuando más conciencia toma uno mismo de su propio cuerpo.

Por eso, si estás decidido a perder peso y quieres hacerlo bien, evitando el efecto rebote, cuidando de tu salud y con paciencia para conseguir tus objetivos a largo plazo, deberás ponerte en manos de un profesional de la salud, quien podrá recomendarte qué tipo de dieta será la más adecuada para ti y cuánto ejercicio deberás realizar con tal de poder conseguir tus objetivos deseados.

Muchos profesionales de la nutrición y de la salud en general suelen recomendar una dieta hipocalóricaMuchos profesionales de la nutrición y de la salud en general suelen recomendar una dieta hipocalórica

Muchos profesionales de la nutrición y de la salud en general suelen recomendar una dieta hipocalórica. Este tipo de dietas consiguen que las personas que la siguen pierdan peso de manera gradual y este resultado se mantenga durante todo el tiempo que la siguen, considerándola ya como un hábito de vida e incorporándola a su rutina. Sin embargo, se debe ser paciente y constante si quieren conseguirse los resultados deseados, por lo que no todo el mundo encuentra el éxito que busca con esta dieta si no tienen la fuerza de voluntad necesaria como para seguir sus pautas.

Descubre qué es una dieta hipocalórica, por qué es tan popular y si una dieta así podría ayudarte a conseguir el peso que deseas.

Qué es una dieta hipocalórica

Una dieta hipocalórica es aquella realizada por un profesional de la salud como un médico endocrino o un nutricionista, el cual conoce cuáles son aquellos alimentos que debes consumir y cómo debes cocinarlos si quieres perder peso de una manera controlada. Por lo tanto, con este tipo de dietas no se eliminan muchos de los alimentos que se consideran más ricos en azúcares o aceites, sino que se limita su consumo, haciendo que aún puedas tomarlos, pero controlando las cantidades que ingieres.

Al ser realizada por un profesional de la salud, el médico especialista sabrá calcular las cantidades de calorías, proteínas, vitaminas, grasas, aceites y azúcares de cada alimento que, al combinarlos entre sí, conseguirás perder peso, quizás comiendo menos cantidades de los últimos, pero haciendo que puedas saciar esas ganas de comerlos y, además, puedas beneficiarte de todos sus componentes, que también son importantes para el buen funcionamiento de tu cuerpo, ya que una dieta demasiado restrictiva puede hacer que te falte hierro, vitaminas o proteínas esenciales para el bien de tu organismo.

Este tipo de dietas te ayudarán a perder peso de manera regular, por lo que es normal que tardes un par de meses en notar resultados. Sin embargo, es más conveniente ir perdiendo peso poco a poco, de manera que te asegures de que tu cuerpo está adecuándose a esta nueva alimentación y te encuentres bien en todo momento. La dieta hipocalórica está pensada para que puedas disfrutar de casi todo, por lo que probablemente te sea sencillo adaptarte a ella y con tiempo y constancia, además de la realización de ejercicio físico moderado, puedas conseguir los resultados que deseas.

Como lo que se pretende con esta dieta hipocalórica es bajar el número de calorías que se consumen al día, es normal que se aumenten las cantidades de verdura y ensaladas, que acompañarán a la mayoría de tus platos debido a todas sus cualidades y que son saciantes, y se reducirán las cantidades de carne, pescado, farináceos como la patata, la pasta o el arroz y también los azúcares. Respetando las cantidades que te habrá recomendado el profesional de la salud podrás disminuir calorías en tu dieta, pero no por eso pasar hambre, y perder peso y mantener la silueta comiendo de una manera siempre sana y equilibrada.

Intenta no comer más de dos piezas de fruta al díaIntenta no comer más de dos piezas de fruta al día

Qué puedo comer si sigo una dieta hipocalórica

Algunos de los ejemplos de platos que puedes consumir si haces una dieta hipocalórica son aquellos que combinen, como ya hemos explicado, las verduras con la carne o la verdura, además de un farináceo (mejor durante la comida que durante la cena), ya bien sea patata, pasta, arroz o pan. Las cantidades deberán depender de cada alimento, por lo que tu plato tendrá más de la mitad de verdura, que es muy rica en vitaminas y es saciante, un cuarto de carne o pescado (por lo que habremos reducido la cantidad de proteína) como también se reducirá la cantidad del farináceo, que será el cuarto restante del plato y podrás ir combinando la pasta, con el arroz, con la patata o con el pan, dependiendo de lo que te apetezca comer cada día.

La bebida deberá ser siempre preferiblemente agua, puesto que no tiene calorías ni azúcares añadidos y los postres es conveniente que sean o yogures sin azúcares o una pieza de fruta. Intenta no comer más de dos piezas de fruta al día, puesto que este alimento tiene más azúcar de lo que podrás imaginarte y aumentaría el número de calorías que consumes al día. Para picar entre horas puedes comer entre 20 y 25 gramos de frutos secos (un puñadito pequeño) o bien otra pieza de fruta o un yogur. El desayuno también deberá limitar las calorías, por lo que consume los gramos de pan o cereales que tu nutricionista o endocrino te haya recomendado y acompáñalo de queso fresco, aguacate, salmón ahumado o jamón serrano, intentando evitar los embutidos y demás carnes procesadas que tienen más calorías.

Artículos recomendados