Menú
6 cosas que empeoran el dolor crónico

DOLOR

6 cosas que empeoran el dolor crónico

Si tienes dolor crónico y realizas cualquiera de estas cosas... Entonces es probable que tu dolor empeore casi sin que te des cuenta.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Cambiar algunas cosas de tu estilo de vida puede ayudarte a controlar mejor el dolor crónico e incluso, disminuir el dolor que experimentas. Es probable que te sorprendas si observas detenidamente las siguientes cosas que pueden empeorar tu dolor y que pueden estar presente en tu vida de forma habitual. Si quieres tener menos dolor a partir de ahora, merece la pena cambiar algunas cosas de tu estilo de vida.

Fumar

Fumar empeora el dolor crónico. El dolor se siente más intenso y también se puede desarrollar si no se tiene. Las personas que fuman tienen casi tres veces más probabilidades de desarrollar dolor de espalda crónico, y también se asocia con muchos otros tipos de dolor.

El consumo de tabaco y nicotina disminuye la cantidad de oxígeno que llega a los músculos, oxígeno que se requiere para un uso eficiente de los músculos. ¿Alguna vez has tratado de pasar todo el día sin comer? Bueno, eso es lo que pueden sentir tus músculos cuando fumas. Fumar también puede causar fatiga y trastornos pulmonares, y puede dificultar la curación del cuerpo. Es mejor para tu cuerpo si dejas de fumar, especialmente si tienes dolor crónico.

El estrés aumenta tu ritmo cardíaco, lo que te hace respirar más rápido y contrae los músculosEl estrés aumenta tu ritmo cardíaco, lo que te hace respirar más rápido y contrae los músculos

Estilo de vida sedentario

Un estilo de vida sedentario puede llevar a una atrofia muscular por desuso. Es decir, los músculos si no se usan, se estropean. Con el tiempo, los músculos que apenas se utilizan pierden su fuerza y resistencia. Los músculos débiles son mucho menos eficientes, lo que significa que se necesita más trabajo para hacer tareas simples, como por ejemplo, ducharte.

Los músculos débiles no solo hacen que se debiliten aún más, sino que los músculos débiles pueden provocar caídas. Y las caídas pueden llevar a más dolor y menos movimiento, y se vuelve todo un círculo vicioso nada bueno para tu salud. Hay cientos de estudios que afirman los beneficios de la reducción del dolor, incluso de pequeños aumentos en los ejercicios. Aunque te muevas poco, siempre es mejor moverte algo, por poco que sea. Puedes evitar el síndrome de desuso aprendiendo ejercicios seguros y efectivos para tu afección.

Estrés

El estrés aumenta tu ritmo cardíaco, lo que te hace respirar más rápido y contrae los músculos. Además de esto, el estrés puede causar agitación y ansiedad, que se sabe que intensifica los sentimientos de dolor. Es buena idea que practiques técnicas que te ayuden a calmarte, como la respiración profunda y la relajación. 

Si puedes reducir tu estrés, puedes reducir algo de tu dolor. Sin embargo, no es solo el aspecto emocional del estrés lo que aumenta el dolor. El estrés libera hormonas del estrés como la cortisona, que a su vez causa inflamación y sí, más dolor.

Centrarte en el dolor

Tu cerebro solo se puede concentrar en una cosa al mismo tiempo. Es mejor que dirijas tu atención a otra cosa para que la energía de tu cerebro no se centre únicamente en el dolor que sientes. Permite que otra cosa ocupe tu mente. Si te centras en tu dolor te dolerá más, así que prueba a hacer otras cosas que te mantengan ocupado/a.

Un estilo de vida sedentario puede llevar a una atrofia muscular por desusoUn estilo de vida sedentario puede llevar a una atrofia muscular por desuso

No ir al médico

Si no vas a tu médico no recibirás la ayuda que realmente necesitas para el tratamiento del dolor que tienes. Tu médico es el recurso número uno al que debes acudir en cuanto tienes dolor. No solo puede evaluar cómo estás progresando, sino que también sabe si hay algo nuevo disponible que puede ir bien para tu condición. No tienes que ver a tu médico todas las semanas, pero puedes asegurarte de programar visitas de rutina para analizar tu caso. 

Tener una mala alimentación

El azúcar y las grasas saturadas tienen mucho sabor pero no le dan a tu cuerpo todo lo que necesita para funcionar de manera eficiente. Recuerda que tus músculos necesitan energía. Una buena nutrición es una de las mejores maneras para controlar el dolor crónico. La comida basura causa inflamación y las frutas y verduras causan todo lo contrario... ¡la naturaleza nos abastece de todo lo que necesitamos para estar sanos! ¿Por qué centrarnos en los malos alimentos?

Si no sabes cómo empezar a tener una mejor nutrición acude a un dietista que estará encantado de llevarte por el buen camino... ¡y lo agradecerás cuando comiences a sentir menos dolor!

Artículos recomendados