Menú
Qué es la Espondilopatía

ENFERMEDAD REUMÁTICA

Qué es la Espondilopatía

Esta enfermedad, cuyo origen se desconoce, afecta principalmente a la columna vertebral y provoca fuertes dolores, además de rigidez y dificultad a la hora de moverse.

Lucía Mejuto de Villar

Cuando se señalan molestias o dolencias del aparato locomotor se suele hablar de un término que, a pesar de que no se encuentra recogido en los libros de medicina como tal, es muy usado a nivel social: el 'reuma'. Normalmente hablamos de 'reuma' cuando nos referimos a dolores en articulaciones y zonas próximas a ellas y que a veces se acompaña de una sensación de rigidez o cosquilleo. Pero esta dolencia también puede afectar a los músculos, los tendones y otras zonas del aparato locomotor, siendo necesario realizar una exploración médica para aislar la causa de la molestia y recibir el tratamiento adecuado para intentar paliar sus efectos. Una de las enfermedades que se puede englobar bajo el término 'reuma', siempre recordando que éste no es un término médico, es la espondilopatía.

¿Qué es la espondilopatia?

La espondilopatía, también conocida como espondiloartropatía, es un término común que se utiliza para designar a varias enfermedades que afectan a la columna vertebral y que están asociadas a un tipo de antígeno denominado HLA-B27. Cuando se hace referencia a un antígeno estamos hablando de una partícula que nuestro cuerpo detecta como desconocida y contra la que reacciona creando anticuerpos con el fin de eliminarla. Esta 'lucha' de nuestro propio cuerpo contra algo que reconoce como extraño es lo que produce los dolores comunes de la espondilopatía y que afectan principalmente a la columna vertebral. Sin embargo, también hay casos en los que las molestias pueden afectar a las articulaciones periféricas (sobre en caderas, rodillas o pies), a las zonas que unen los tendones al hueso o incluso al aparato digestivo, a la dermis o a los globos oculares.

No hay solo un tipo de espondilopatía, sino que bajo este nombre se pueden encontrar varias enfermedades entre las que se encuentra la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica, la artritis reactiva o un tipo de artritis que afecta al aparato intestinal como es la Enfermedad de Crohn o la Colitis ulcerosa. Eso sí, todos los tipos de espondilopatías tienen unas características comunes que las diferencian de otro tipo de enfermedades inflamatorias del sistema locomotor, como por ejemplo es el caso de la artritis reumatoide.

Las diferentes espondilopatías de las que estamos hablando pueden afectar a todo el mundoLas diferentes espondilopatías de las que estamos hablando pueden afectar a todo el mundo

¿A qué personas afecta?

Las diferentes espondilopatías de las que estamos hablando pueden afectar a todo el mundo; es decir, no hay unas características concretas entre quienes la presentan que indiquen qué tipo de persona es más propensa a padecerla. Y es que la espondilopatía puede aparecer en personas de cualquier sexo y edad, aunque parece que los casos en varones jóvenes suelen ser los más comunes. Esta tendencia es predominante en el caso de la espondiloartritis anquilosante, que suele manifestarse antes de los 25 años y que afecta a 1 mujer por cada 3 hombres.

En cuanto al factor que desencadena esta enfermedad aún no se ha podido aislar una causa concreta que explique su aparición, lo que sí se conoce es que la genética tiene una gran importancia en su desarrollo. Y es que, como ya se ha indicado, el componente genético HLA-B27 está estrechamente relacionado con la espondilopatía, sobre todo en la espondiloartritis anquilosante. Otras causas que también parecen afectar a la aparición de la espondilopatía son la alimentación y los microorganismos presentes en un determinado ambiente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las diferentes espondilopatías tienen manifestaciones clínicas y radiológicas parecidas, como es el caso de dolores en la nalga, que suele ser el primer síntoma de la enfermedad debido a la inflamación de las articulaciones sacroilíacas. Esta molestia suele seguir de un dolor de espalda que muchas veces comienza en la zona lumbar y que, pasado un tiempo, continúa hasta la región dorsal y cervical. Muchas veces la molestia se alivia con el movimiento, por eso los dolores suelen ser especialmente fuertes durante la noche. Al estar durmiendo y sin movernos es cuando se activan los síntomas, que muchas veces acaban provocando que la persona se despierte en plena madrugada.

Al dolor también suele acompañar rigidez e hinchazón de las articulaciones, que pueden llegar impedir la capacidad motora del paciente, haciendo que su calidad de vida empeore sustancialmente y llegando incluso a la discapacidad. En caso de que la espondilopatía afecte a la zona ocular será la úvea, una membrana del ojo, la que se inflame produciendo dolor en el afectado y dificultando la visión. Otros síntomas típicos son la inflamación intestinal o la alteración en la piel, siendo ésta una de las manifestaciones principales de la artritis psoriásica.

Al dolor también suele acompañar rigidez e hinchazón de las articulacionesAl dolor también suele acompañar rigidez e hinchazón de las articulaciones

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

A la hora de paliar y disminuir los síntomas de esta enfermedad se suele iniciar al paciente en un tratamiento que combina los fármacos con sesiones de fisioterapia que incluyen ejercicios dirigidos a mejorar la movilidad espinal y la fuerza muscular, reduciendo así la tensión de los mismos. En lo que se refiere al tratamiento farmacológico, lo primero que suele recetarse al paciente son antiinflamatorios no esteroideos con la idea de que alivien la inflamación espinal y hagan desaparecer el dolor. También se pueden introducir los llamados fármacos modificadores de enfermedad, destinados a controlar las causas que generan la aparición de la espondilopatía, normalmente en forma de fármacos inmunosupresores. Éstos tienen como objetivo controlar el sistema inmune y siempre deben tomarse bajo supervisión médica debido a los efectos secundarios que pueden desarrollar los pacientes.

Relativamente nuevos son otro tipo de medicamentos que están empezando a utilizarse en el tratamiento de las diferentes espondilopatías como son los fármacos biológicos, un tipo de terapia que utiliza proteínas inmunológicas obtenidas de mamíferos y aisladas por procesos de bioingeniería. Eso sí, antes de comenzar cualquier tratamiento es imprescindible acudir a un médico para que haga las pruebas pertinentes. Y es que un diagnóstico correcto es imprescindible a la hora de iniciar cualquier tipo de tratamiento.

A pesar de que esta enfermedad puede tener graves consecuencias en el desarrollo de la vida normal del paciente, gracias a los avances de la medicina se ha logrado un pronóstico bastante favorable. Un diagnóstico precoz y el seguimiento de las medidas prescritas por el doctor son esenciales para que la persona afectada pueda convivir con la enfermedad y llevar una vida normal. Pero lo más importante es el estado de ánimo, siendo imprescindible la actitud positiva del paciente a la hora de hacer frente a esta y a cualquier otra enfermedad.

Artículos recomendados