Menú
Encopresis en adultos

HECES

Encopresis en adultos

La incontinencia fecal o encopresis, es un problema que afecta a muchos adultos. Te contamos en qué consiste esta afección y qué puedes hacer para prevenirla.

Antonia Torres Gutiérrez

Al hablar de incontinencia urinaria todo el mundo entiende el término, es algo muy común y generalmente sabe de que se trata. Pero también existe la incontinencia fecal, y este tipo de problema es mucho menos conocido aunque afecta a mucha gente y realmente supone un grave problema para la calidad de vida de las personas que lo padecen.

La encopresis se define como la incapacidad de controlar la salida de las heces, es decir, quien lo padece no controla sus esfínteres y por consiguiente la defecación. Es un problema del que no quieren hablar normalmente por vergüenza.

Este problema puede estar causado por muchos motivos:

- Los músculos esfínteres del ano se han dañado.

- Se han producido lesiones que han dejado cicatrices en el recto, producidas por enfermedades como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

- Haber dado a luz a un bebé muy grande o haber sufrido lesiones en el propio parto.

- Trastornos neurológicos por la edad.

La encopresis afecta en mayor porcentaje a las mujeresLa encopresis afecta en mayor porcentaje a las mujeres

La encopresis afecta en mayor porcentaje a las mujeres

Aunque no es una enfermedad exclusiva de mujeres, ya que también existe un porcentaje de varones afectados con este problema, el sexo femenino es el que mayoritariamente se ve afectado por la encopresis. Las mujeres son más propensas a padecer de incontinencia fecal a causa de los partos vaginales.

En muchas ocasiones, se utiliza instrumental quirúrgico como ayuda para el trabajo de parto. El uso de forceps, ventosas y otros materiales que se usan en el paritorio, resultan muy perjudiciales para los músculos esfínteres y para los nervios que llegan a la zona rectal. Esta es una de las razones por las que se aconseja no coger demasiado peso durante el embarazo, para evitar que el bebé nazca demasiado grande y que sea necesario el uso de instrumental en el paritorio.

La encopresis afecta principalmente a la población adulta, especialmente a las mujeres de más de 65 años. No obstante, existe una variedad de incontinencia fecal que afecta a los niños mayores de 4 años, en este caso se trata de la encopresis infantil y está causada por otros motivos muy diferentes.

Consecuencias de la encopresis en adultos

El padecer este tipo de trastorno, puede alterar de muchas maneras la calidad de vida de las personas que lo padecen. No tener un control sobre la emisión de las heces, puede tener devastadoras consecuencias emocionales. La depresión es una de las consecuencias más graves en adultos, el aislamiento social, no querer relacionarse con otras personas por el temor a sufrir pérdidas, dificulta muchísimo la capacidad de relacionarse tanto a nivel físico como a nivel afectivo.

Muchas personas que padecen incontinencia fecal, evitan comentarlo con otras personas e incluso con el médico. La vergüenza y el temor a la exclusión social, son factores clave a la hora de expresar que se está padeciendo este tipo de problema. Pero si es tu caso, debes saber que existen formas de mejorar esta condición y que además, es algo que afecta a otras muchas personas.

No dudes en acudir a tu médico para comentarle la situación, quizá tu problema se deba a otra causa y de igual manera necesitarás un tratamiento para solucionarlo.

Si ya estás diagnosticado con encopresis, puedes buscar grupos de apoyo de personas que estén pasando por la misma situación que tu. Tratar con personas que sienten y padecen tu mismo problema, puede ayudarte a sobrellevar esta situación. Te sentirás reconfortada y comprendida, busca grupos de apoyo a través de tu centro de salud, del asistente social de tu zona o a través de Internet.

Cuáles son los tratamientos para la encopresis en adultos

Existen diferentes tipos de tratamientos que pueden mejorar esta condición en adultos, algunos de ellos incluso pueden y deben realizarse de un modo personal en el ámbito doméstico. Los tratamientos para la encopresis son:

- Ejercicios de suelo pélvico y esfinterianos, con la ayuda de un fisioterapeuta especialista en este tipo de trastornos, puedes realizar una serie de ejercicios que te ayudarán a fortalecer los músculos afectados.

- Reentrenamiento intestinal, consiste en intentar establecer un horario de deposiciones, para que el intestino se acostumbre y termine por reconocer esos horarios para la eliminación.

- La alimentación, aunque en este caso es necesario que sea a través de las recomendaciones del especialista. En función de la causa que provoque la encopresis, puede ser que el paciente necesite una dieta rica en fibras y en otros casos todo lo contrario. Por este motivo es mejor que lo consultes directamente con tu médico, para que te ofrezca la dieta que mejor se adapte a tus necesidades.

Si ya estás diagnosticado con encopresis, puedes buscar grupos de apoyoSi ya estás diagnosticado con encopresis, puedes buscar grupos de apoyo

Tratamientos con cirugía para la encopresis

También existe la posibilidad de tratar el trastorno de encopresis en adultos a través de la cirugía. En función de la causa que esté provocando la incontinencia, y de otros factores como la salud del paciente o la edad, se pueden realizar diferentes tipos de intervenciones.

- La cirugía para reparar el esfínter rectal. Se utiliza en el caso de que el anillo muscular rectal, llamado esfínter, se haya lesionado a causa de la edad o a causa de otros motivos.

- A través de un trasplante del músculo rectal interno. En el caso de los pacientes que han sufrido daños en el nervio del esfínter anal.

- Colocando un esfínter intestinal artificial. Es un esfínter que consta de 3 partes y que una vez instalado en el cuerpo, realiza las funciones de evacuación fecal.

- Estimulando el nervio sacro a través de un dispositivo que se coloca internamente. Con esto se estimulan los nervios encargados de mantener los residuos en el interior, lo que se llama continencia.

Cuidar la alimentación y adoptar una serie de hábitos de vida saludable es fundamental para evitar trastornos de este tipo. Procura no pasar tiempo innecesario en el retrete, además de la encopresis en adultos, puedes sufrir otro tipo de problemas relacionados como el prolapso anal.

Si tienes problemas de estreñimiento, incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra, elimina el picante y los alimentos que producen gases. Y lo más importante, acude a tu médico lo antes posible y explícale cuáles son los síntomas que presentas.

Artículos recomendados