Menú
Hacer ejercicio si tienes una lesión, ¿es posible?

EJERCICIOS

Hacer ejercicio si tienes una lesión, ¿es posible?

Si tienes una lesión y quieres hacer ejercicio,¿es posible o es mejor que te esperes? Resolvemos esta duda.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Si eres una persona que hace ejercicio con regularidad es posible que hayas practicado ejercicio en exceso y ni te hayas dado cuenta. Por mucho que evites hacerte una lesión puede que te ocurra y es algo normal y bastante habitual. Tienes que darle la oportunidad a tu cuerpo de curarse correctamente y con un poco de planificación y sentido común (junto con la aprobación de tu médico), es posible mantenerte al día con una rutina de ejercicios (posiblemente modificados) mientras te recuperas.

¿Tienes una herido o solo tienes dolor?

Aunque, por supuesto, es importante escuchar a tu cuerpo, es posible que pienses que tienes una lesión cuando estás realmente dolorido, lo que puede afectar a que hagas ejercicio correctamente. Cuando comienzas a hacer ejercicio es habitual que sientas dolor después de acabar, aunque un dolor muscular de inicio tardío puede parecer uno o dos días después de un entrenamiento.

Cuando aparece este tipo de dolor, es posible que aunque te hayas recuperado de una lesión anterior, el dolor nuevo puede ser la respuesta de tu cuerpo a un nuevo tipo de ejercicio (difícil o sin el calentamiento suficiente). Generalmente este tipo de dolor se trata con medicamentos, reposo y aliviar los músculos con calor. Por lo general, no es necesario limitar el ejercicio por razones de seguridad si quieres mantenerte activo, aunque puede ser incómodo y descansar puede ser justo lo que necesitas para aprovechar al máximo tu próximo entrenamiento. Aunque si el dolor no cesa puede ser algo más serio como una lesión más grave y deberás ir a tu médico.

Cuando tengas una lesión dependerá de tu caso concreto el que puedas hacer ejercicio o noCuando tengas una lesión dependerá de tu caso concreto el que puedas hacer ejercicio o no

Hacer ejercicio con una lesión

Cuando tengas una lesión dependerá de tu caso concreto el que puedas hacer ejercicio o no. Antes de continuar o comenzar un plan de ejercicios, habla con tu médico para asegurarte de que tau lesión está bien diagnosticada y tratada. Después céntrate en la curación para no empeorar la lesión, ya que algunas lesiones pueden necesitar un descanso del ejercicio por completo.

Escucha a tu médico

Los consejos de tu médico sobre el ejercicio con una lesión dependerán de la ubicación, la naturaleza, la gravedad de la lesión y tu estado de salud general. Tu médico puede recomendarte que cambies los ejercicios que realizas actualmente por otros nuevos. Es decir, podrías continuar con una rutina de ejercicios aunque esté modificado o detener el ejercicio hasta que tu condición mejore.

Tu médico puede ayudarte a guiar el programa de entrenamiento de resistenciaTu médico puede ayudarte a guiar el programa de entrenamiento de resistencia

Tu médico puede ayudarte a guiar el programa de entrenamiento de resistencia para que te mantengas fuerte mientras te estás recuperando. Además de estas recomendaciones sobre las actividades también puede recomendarte que acudas a un fisioterapeuta para que te aporten ejercicios para mejorar tu lesión y fortalecer el resto de tu cuerpo. Cualquiera que sea la recomendación de tu médico o fisioterapeuta, tienes que asegurarte de prestar atención a los consejos. Haz los ejercicios que te den durante el tiempo que te recomienden.

Modifica tus ejercicios de forma sabia

Si tienes una lesión en la rodilla, por ejemplo, se te puede recomendar que evites las rutinas de cardio o de fuerza en la parte inferior del cuerpo. Sin embargo, a menos que se te indique lo contrario, aún puedes trabajar en la parte superior del cuerpo. Intenta cambiar a una rutina de ejercicios sentado. Piense en esto como un desafío para descubrir cómo hacer ejercicio mientras estás sentado o acostado, ya que esto no ejercerá presión sobre la articulación o el músculo lesionado.

Del mismo modo, si tienes una lesión en la parte superior del cuerpo, como el hombro o el codo, trata de concentrarte en los ejercicios de la parte inferior del cuerpo mientras te recuperas. También puedes modificar tu rutina saltándote ejercicios que requieren que uses la parte lesionada de tu cuerpo. Si te has lesionado el brazo, por ejemplo, no uses pesas de mano durante unos días. Si la parte inferior de tu cuerpo está con lesiones, cambia la máquina de correr o las máquinas de piernas por aquellas que se centran en la fuerza de la parte superior del cuerpo. Nuevamente, tendrás que seguir las indicaciones de tu médico y / o fisioterapeuta sobre qué es lo mejor para tu situación.

Artículos recomendados