Menú
Cómo lidiar con el dolor y muerte durante el embarazo

MUERTE

Cómo lidiar con el dolor y muerte durante el embarazo

Lidiar con el dolor y la muerte durante el embarazo puede ser aún más complicado... Te contamos por qué.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El embarazo debe ser un período alegre de la vida. Sin embargo, cuando sucede algo trágico durante tu embarazo, a menudo es difícil recordar la felicidad que sentiste anteriormente. Enfrentarse al dolor y la muerte es difícil para todos, pero para una mujer embarazada aún puede ser más complicado. Además de pasarlo mal emocionalmente por las circunstancias vividas una mujer embarazada también se puede sentir culpable por los sentimientos que está experimentando al tener miedo de que afecte de algún modo a su bebé no nacido. 

Combinado con las emociones intensas del embarazo, a veces puede parecer insoportable. Sin embargo, mantener tu salud y cordura es importante tanto para ti como para tu bebé, y hay algunos pasos que puedes. seguir para hacer frente en este momento difícil.

A continuación vamos a comentarte cómo poder hacer frente al dolor y la muerte en caso de que hayas padecido una pérdida de un ser querido hace poco y encima estés embarazada. Aunque puede ser una etapa difícil para ti, no tiene por qué ser un punto de inflexión hacia una espiral descendente. Saber cómo actuar y hacer frente a esta situación te ayudará a sobrellevar mejor todo y que tu bebé no salga afectado de ninguna manera.

Combinado con las emociones intensas del embarazo, a veces puede parecer insoportableCombinado con las emociones intensas del embarazo, a veces puede parecer insoportable

Reconoce las etapas del duelo

Reconoce las etapas del duelo y acepta dónde estás en el proceso. Comprende que puedes alternar entre las etapas de negación, negociación, depresión, enfado y aceptación. Ten en cuenta que las etapas del duelo no son lineales, y puede moverse hacia adelante y hacia atrás a medida que sana.

Date permiso para llorar

Date permiso para llorar y no te sientas culpable por eso. Permite períodos durante el día en los que llores y reflexiones sobre la persona a la que le dices adiós. Tómate un tiempo a solas si eso es lo que sientes que necesitas, y no seas demasiado duro contigo misma si no eres capaz de hacer todo lo que normalmente harías.

Cuídate

Cuídate. Recuerda que tienes otra vida confiando en ti. Come y duerme cuando sea necesario. Concéntrate en una dieta saludable como una forma de honrar a tu cuerpo y a tu bebé, incluso cuando estás llorando la pérdida de alguien que ama. Evita presionar demasiado cuando lo que necesita ahora es descansar y relajarte.

Busca apoyo emocional

Apóyate en amigos y familiares para que te ayuden a superarlo. Solicita ayuda cuando la necesites y acéptala cuando te la ofrezcan. Haz una lista de las cosas que las personas pueden hacer para ayudarte. Si es posible, aléjate de las tareas del hogar, al menos por un corto período de tiempo. Concentra tu atención en mantenerte saludable tanto para ti como para tu bebé. Acepta que no puedes hacerlo todo.

Busca la felicidad aunque ahora mismo te parezca demasiado complicadoBusca la felicidad aunque ahora mismo te parezca demasiado complicado

Busca la felicidad

Busca la felicidad aunque ahora mismo te parezca demasiado complicado. Espera a que pase un tiempo y luego salga en busca de la risa. Date un paseo por el parque o practique golf en miniatura con tus otros hijos. Pide a tu pareja que te lleve a una cita romántica. Participa en actividades que disfrutes para olvidarte de tu pérdida.

Habla con un profesional

Si lo ves necesario, no dudes en contactar con un profesional si sientes que no estás lidiando con esto de una manera saludable. Infórmate sobre las señales de depresión y controla los síntomas que pueden indicar que este es un problema persistente. Habla con alguien de inmediato si comienzas a pensar en hacerte daño a ti misma o a otra persona. Además, no dudes en mantearte en contacto con tu médico para asegurarte de que el estrés vivido no tenga un efecto negativo en tu embarazo ni en tu bebé.

Artículos recomendados