Menú
A qué se deben las malas digestiones

DIGESTIÓN

A qué se deben las malas digestiones

El dolor de estómago es algo que suelen sufrir muchas personas de manera habitual y frecuente sin encontrar una causa aparente.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El dolor de estómago es algo que suelen sufrir muchas personas de manera habitual y frecuente. En un tanto por ciento muy alto, la causa o el motivo de tal dolor es inespecífico por lo que resulta muy complicado el tratarlo. Una mala digestión es bastante molesta e incómoda de ahí que sea importante el encontrar la causa que la produce y tratarla de una manera adecuada.

En qué consiste una mala digestión

La mala digestión recibe el nombre médico de dispepsia y se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Fuerte dolor en la boca del estómago.

  • Se pierde el apetito y la persona que la sufre es incapaz de terminar de comer.
  • Gran acidez y ardor estomacal.
  • Fuerte hinchazón en la zona del abdomen y naúseas.
La mala digestión recibe el nombre médico de dispepsia La mala digestión recibe el nombre médico de dispepsia

En algunos casos, la mala digestión puede estar asociada a una enfermedad determinada como es el caso de una hernia de hiato. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos las dispepsias son están asociadas a ningún tipo de enfermedad digestiva o estomacal.

Si la persona sufre de manera frecuente dolores a causa de unas malas digestiones, es importante el identificar la causa que provoca esto y acudir al médico.

El peligro de comer demasiado rápido

En muchas ocasiones el comer demasiado rápido hace que la persona sufra una mala digestión. Si los alimentos llegan al estómago sin triturar, es normal que el proceso de digestión se ralentice y la misma se haga demasiado pesada. Aparte de la pesadez, la persona se siente mucho más cansada y fatigada.

Los fuertes dolores estomacales y los gases se producen porque se traga mucho más aire de lo normal. Aparte de ello el comer más rápido de lo normal, provoca que la persona necesite una mayor cantidad de comida para sentirse completamente saciado. Por otra parte, el organismo no es capaz de asimilar los diferentes nutrientes de los alimentos ingeridos.

Comer según un horario o una rutina

Se ha podido demostrar que aquellas personas que no siguen un horario a la hora de comer, tienen muchas más papeletas para padecer dispesias o malas digestiones. El seguir un determinado horario e ingerir las diferentes comidas respetando un determinado horario es clave a la hora de mejorar la digestión. A la hora de comer por tanto, es importante la cantidad ingerida y la hora en la que se hace:

  • El desayuno debería hacerse como muy tarde a las ocho de la mañana. Es sin lugar a dudas la comida más importante del día, por lo que debe ser bastante completa y nutritiva
  • .

  • A las 10 de la mañana se puede almorzar algo para saciar el hambre y el apetito. No se aconseja el pasarse en dicha ingesta y optar por poca cantidad.
  • La comida debería hacerse como muy tarde a las 14 horas. Debe contener menos calorías que en el desayuno, aunque la mayoría de la gente lo suele hacer al revés.
  • A media tarde, es conveniente algo ligero para calmar el apetito hasta la llegada de la cena.
  • La cena debe hacerse como muy tarde a las 20 horas. Debe ser lo más ligera posible y no alargarse en el tiempo ya que lo contrario, la digestión se puede hacer más pesada de lo normal, provocando problemas a la hora de conciliar el sueño.
El problema de las malas digestiones es algo bastante comúnEl problema de las malas digestiones es algo bastante común

En definitiva, el problema de las malas digestiones es algo bastante común que afecta a una parte importante de la población. El ingerir la comida demasiado rápido unido al hecho de no respetar ningún tipo de horario a la hora de comer, hace que la digestión no sea la deseada, dando lugar a fuertes dolores en la zona abdominal entre otros síntomas como las naúseas, los gases o los ardores.

Artículos recomendados