Menú
Qué es la salud ambiental y por qué es importante

SALUD AMBIENTAL

Qué es la salud ambiental y por qué es importante

Descubre qué es la salud ambiental, por qué está relacionada con la salud pública y por qué es tan importante ser consciente de que es cosa de todos.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

No siempre lo vemos, pero nuestro entorno está moldeando nuestra salud a cada momento de cada día. Donde vivimos, lo que comemos y cómo interactuamos con el mundo que nos rodea puede inclinar la balanza (a veces literalmente) entre saludable o no. Ahí es donde entran en juego los profesionales, las políticas y los programas de salud ambiental... Porque la salud ambiental y la salud pública es cosa de todos, se tenga más o menos poder a nivel social en una comunidad.

Si bien tendemos a pensar en la salud en términos de elecciones personales, como si hacemos ejercicio o nos vacunamos, muchas cosas externas pueden influir en nuestra salud, incluso si nos enfermamos o lesionamos. Los factores estresantes y las ventajas ambientales ayudan a dar forma a los tipos de elecciones que haces, o en algunos casos, toma las decisiones por ti sin que te des cuenta.

Qué significa salud ambiental

Muchas personas a menudo piensan en la salud ambiental en términos de aire y agua limpios, pero las fuerzas ambientales naturales -como el calentamiento global- son solo una pieza de un rompecabezas mayor.

La salud ambiental aborda factores físicos, químicos y biológicos sobre los cuales quizás no tengamos control directo, pero que de todos modos pueden afectar la salud. Por ejemplo, si vives en un vecindario con aceras inseguras o aire contaminado, es difícil salir y hacer ejercicio. Del mismo modo, con los materiales con los que se construyó tu hogar, qué insectos viven cerca y qué alimentos tienes acceso también puede afectar tu salud y la de tu familia

En pocas palabras, la salud ambiental es el área de la salud pública que se ocupa de todas las formas en que el mundo que nos rodea puede afectar nuestro bienestar físico y mental.

La salud ambiental aborda factores físicos, químicos y biológicosLa salud ambiental aborda factores físicos, químicos y biológicos

La salud ambiental es salud pública

La salud ambiental es salud publica ya que hay muchas fuerzas externas que afectan directamente a lo que se come, a donde se vive o cómo crecen los niños o envejecen los adultos. Estas fuerzas externas pueden ser consecuencia de los seres humanos y sus acciones, así como las normas establecidas en una comunidad.

Hay algunas áreas que afectan directamente a la salud de las personas y que son parte de la salud ambiental.

Calidad del aire

El aire no es algo que se pueda negociar, es una necesidad para todos los humanos. Necesitamos aire limpio para sobrevivir y no siempre nos preocupamos en mantenerlo limpio, algo que impacta directamente en la salud de las personas. La mala calidad del aire está relacionado directamente con enfermedades como el cáncer de pulmón. La contaminación del aire también está relacionada con el bajo peso al nacer en los bebés.

Agua y sanitización

Nada menos que 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable y un alarmante 2.500 millones de personas carecen de servicios de seneamientos adecuados, como tener unos baños limpios. Se calcula que 2.200 niños mueren cada día en todo el mundo a causa de enfermedades diarréicas relacionadas con el agua y el saneamiento inadecuados.

¿Te das cuenta de la importancia que tiene cada vez que abres el agua del grifo de tu casa y bebes un vaso? No todo el mundo tiene esa oportunidad tan necesaria y básica. El simple acto de filtrat y clorar el agua disminuye enfermedades que antes eran comunes y muy peligrosas, como por ejemplo la fiebre tifoidea.

Sustancias tóxicas y desechos peligrosos

La toxicología, es decir, el área de la ciencia dedicada a comprender cómo los químicos y las sustancias pueden afectar a las personas y su entorno, es un campo importante en la salud ambiental. Muchos de los materiales necesarios para avanzar en las industrias y la tecnología, como los metales pesados o incluso algunos plásticos, también pueden tener un efecto negativo en el cuerpo humano e incluso llevar a condiciones médicas graves.

Hogares y comunidades

Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en el hogar, el trabajo o la escuela, por lo que es importante que estos lugares estén seguros con un mínimo de riesgos, y que sean conducentes a un estilo de vida saludable. Cuando un vecindario tiene mucha violencia, por ejemplo, las familias pueden no salir a hacer ejercicio. Cuando las carreteras no se mantienen adecuadamente, puede provocar más accidentes automovilísticos.

Un campo emergente en esta área de la salud ambiental es el acceso a los alimentos. No todo el mundo tiene abastecimiento de alimentos cerca y acuden a lugares más costosos para comprar alimentos y se tienen menos opciones de calidad en los alimentos, y la calidad es clave para mantener una dieta saludable. Un remedio que hacen algunas comunidades es tener campos públicos para que las personas puedan tener su propio huerto y comer alimentos saludables.

Nada menos que 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potableNada menos que 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable

Infraestructura y Vigilancia 

Una pieza principal de cualquier estrategia de salud pública es la información. Al comprender cuáles son los riesgos y dónde, los profesionales de la salud ambiental pueden implementar mejor los recursos para prevenirlos o combatirlos. Esto incluye investigar y responder a enfermedades, un campo llamado  epidemiología, así como evaluar poblaciones en peligro y mantener una buena vigilancia en la salud.

Las actividades de vigilancia implican salir y buscar problemas de salud particulares (vigilancia activa) o pedir a profesionales de otros campos, como la medicina o la agricultura, que avisen a las agencias de salud ambiental cuando las encuentren (vigilancia pasiva).

Salud Ambiental Global

En las próximas décadas, los profesionales de la salud ambiental se preparan para un clima más cálido y húmedo que probablemente provocará o agravará las amenazas a nuestra salud pública en todo el mundo.

A medida que las temperaturas aumentan, por ejemplo, los mosquitos portadores de enfermedades pueden vivir en áreas previamente demasiado frías para que sobrevivan, aumentando la cantidad de personas afectadas por enfermedades transmitidas por vectores como el dengue y la malaria. A medida que aumenta el nivel del mar, ciudades costeras enteras y naciones insulares corren el riesgo de inundaciones, enviando potencialmente millones de personas desplazadas a áreas abarrotadas donde las enfermedades se pueden propagar rápidamente.

Proteger la salud del planeta es fundamental para mejorar y mantener la salud de toda la población mundial. Cuidar nuestro planeta y proteger la salud ambiental y la salud pública es cosa de todos y cada uno de nosotros.

Artículos recomendados