Menú
Síntomas y tratamiento de la queratitis

SALUD OCULAR

Síntomas y tratamiento de la queratitis

La queratitis es una afección ocular que hay que identificar pronto para evitar que se pierda la visión o parte de ella.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La queratitis es una afección ocular en la cual la córnea, la cúpula transparente y redonda que cubre el iris y la pupila del ojo, se inflama, lo que hace que el ojo se vuelva rojo y duela. En algunos casos, la queratitis puede afectar la visión.

La queratitis no infecciosa puede desarrollarse después de una lesión leve en el ojo, como cuando se usan lentillas durante demasiado tiempo, o por un cuerpo extraño que se mete en el ojo. La queratitis infecciosa es causada por bacterias, virus, hongos o parásitos.

Si de repente tienes el ojo rojo y síntomas de queratitis, tendrás que ir a tu oculista de inmediato ya que la mayoría de los casos se pueden tratar sin perder la visión. En cambio, una infección grave puede provocar complicaciones que pueden dañar la visión de manera permanente.

Síntomas

El primer síntoma de la queratitis suele ser enrojecimiento y dolor en el ojo. Normalmente, solo se afecta un ojo, pero en algunos casos, la afección puede afectar a ambos ojos. Los siguientes síntomas a menudo se asocian con queratitis:

  • Ojos rojos
  • Dolor e irritación ocular
  • Hinchazón alrededor del ojo
  • Ardor, picazón o sensación de ardor en el ojo
  • Cambios en la visión (pérdida de visión o borrosa)
  • Sensibilidad a la luz
  • Dificultad para abrir el ojo
  • Secreción ocular
  • Lagrimeo excesivo

Si tienes alguno de los signos o síntomas mencionados anteriormente, es importante que consultes a tu médico de inmediato. Los retrasos en el tratamiento pueden causar complicaciones graves de la visión.

La queratitis se clasifica en dos tipos: infecciosa o no infecciosaLa queratitis se clasifica en dos tipos: infecciosa o no infecciosa

Causas

La queratitis se clasifica en dos tipos: infecciosa o no infecciosa. La causa de la queratitis determina su tipo.

No infecciosa

Las siguientes condiciones pueden conducir a la queratitis no infecciosa:

  • El uso lentillas demasiado tiempo o haciendo un mal uso
  • Lesión ocular que incluye un rasguño o un golpe en el ojo
  • Usar las lentillas mientras nadas en una piscina o lugar con agua
  • Materiales de plantas al aire libre que entra en los ojos
  • Un sistema inmune debilitado
  • Exposición a la luz solar intensa (fotoqueratitis)
  • Síndrome del ojo seco

El tratamiento de la queratitis depende de la causa de la condiciónEl tratamiento de la queratitis depende de la causa de la condición

Infecciosa

Lo siguiente puede llevar a queratitis infecciosa

  • Bacterias: dos tipos de bacterias que pueden causar queratitis infecciosa son Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus. Ambas infecciones bacterianas se ven generalmente con el uso inadecuado de lentes de contacto.

  • Hongos: la queratitis fúngica también se ve a menudo en conjunción con el uso inadecuado de lentillas. La queratitis fúngica puede ser causada por Aspergillus , Candida o Fusarium.

  • Parásitos: una forma particularmente peligrosa de queratitis infecciosa se llama queratitis de Acanthamoeba. Este tipo de infección generalmente se adquiere al usar lentes de contacto mientras se nada en un lago.

  • Virus: la queratitis viral generalmente es causada por el virus del herpes simple. Este tipo progresa desde un caso de conjuntivitis a queratitis infecciosa.

Diagnóstico

Tu médico examinará sus ojos y te preguntará sobre los síntomas que estás teniendo. Puede ser difícil abrir el ojo si tiene una infección activa, pero tu médico podrá ayudarlo. Un examen completo no es necesario ya que utilizará las herramientas necesarias para poder saber qué te ocurre. Si tu médico cree que tienes una infección, quizá necesite algunas muestras.

Quizá también te haga pruebas de visión para asegurarse de que la infección no ha tenido consecuencias en tu visión normal. Además esto es necesario para poder obtener un diagnostico más preciso y saber qué tratamiento es mejor.

Tratamiento

El tratamiento de la queratitis depende de la causa de la condición. La queratitis no infecciosa, como un rasguño corneal u otra lesión, puede no requerir ningún tratamiento. Tu médico puede recetarte un antibiótico o un analgésico si tienes un dolor significativo y para acelerar la curación. En algunos casos, se puede usar un parche protector para los ojos para proteger el ojo durante la curación.

Si tienes el ojo seco te puede mandar lágrimas artificiales u otro tratamiento que considere para hidratar el ojo. El tratamiento de la queratitis infecciosa se centrará en controlar la causa subyacente de la infección.

Artículos recomendados