Menú
Cómo afecta el tabaco a la piel

TABACO

Cómo afecta el tabaco a la piel

Si fumas, es importante que sepas que es perjudicial para tu salud, pero también se notará en tu piel que fumas...

Sergio Gallego Uvero

Seguramente no lo sabías, pero fumar tabaco de manera habitual perjudica y daña la piel tanto del fumador activo como del pasivo. Aunque el daño lo produce en todo la piel del cuerpo, los efectos negativos son mucho más visibles en la zona de la cara. Aparte de dañar de una manera estética la piel, el tabaco puede resultar mucho más peligroso ya que en algunos casos puede llegar a causar cáncer de piel. Es por ello que los expertos aconsejan en todo momento el dejar de fumar a tiempo y evitar con ello dichos problemas en la piel. Acto seguido te hablamos de las consecuencias que tiene para la piel el fumar tabaco de una manera habitual.

Cuando una persona fuma hay un aumento de los radicales libres en el organismoCuando una persona fuma hay un aumento de los radicales libres en el organismo

Cómo afecta el fumar a la piel

Cuando una persona fuma hay un aumento de los radicales libres en el organismo, algo que termina dañando a la propia piel. Al no recibir oxígeno ni nutrientes esenciales, la piel se seca en exceso y termina por sufrir una deshidratación. Además de ello, la nicotina también es la causante de una mayor sequedad de la citada piel.

El consumo de tabaco altera la elastina y el colágeno provocando que la piel se vuelva más reseca y las arrugas se vuelvan mucho más evidentes. El rostro se vuelve a un color amarillento y gris y la piel envejece más. Una persona que fuma parece mucho mayor y más vieja que otra que no fuma nada.

Envejecimiento prematuro

Una de las consecuencias de fumar tabaco de una manera habitual es que la persona sufre un envejecimiento prematuro de la piel. Este envejecimiento se hace mucho más evidente en las mujeres que en los hombres y empieza a evidenciarse mucho más a partir de los 40 años. La piel de un fumador es muy diferente a la piel de un no fumador, ya que las arrugas están mucho más señaladas y son más grandes.

Dichas arrugas se marcan sobretodo en la zona de los ojos y encima de los labios. El envejecimiento prematuro se debe a que el tabaco contiene unas sustancias que hacen que el colágeno de la piel se degenere en exceso, dando lugar a la formación de arrugas en toda la zona de la cara.

Cicatrización de la piel

Otras de las consecuencias de fumar es que la piel tarda mucho más de la cuenta en cicatrizar las heridas. Ello se debe a que el humo del tabaco altera la oxigenación de los tejidos de la piel. Ello es algo bastante serio ya que se ha comprobado que aquellas personas que fuman de una manera habitual tienen más probabilidades de sufrir una necrosis en una herida que aquellos que no fuman.

El tabaco perjudica muy seriamente el estado de la pielEl tabaco perjudica muy seriamente el estado de la piel

Otros problemas de la piel a causa de fumar

Hay otra serie de problemas dermatológicos que puede llegar a sufrir una persona que fume:

  • Pérdida del cabello
  • Psoriasis
  • Eczema crónico en las manos

Fumar también va a provocar que las uñas y los dedos de las manos se tornen a un color amarillento, así como en la boca y en los dientes. El tabaco es un generador de cáncer de piel como es el caso del carcinoma epidermoide. Por si esto no fuera poco, el fumar puede incrementar de sobremanera el riesgo de padecer metástasis.

Como has podido ver y observar el tabaco perjudica muy seriamente el estado de la piel. Se trata de un mal hábito para muchas personas que termina entre otras cosas dañando a la piel del cuerpo sobre todo a la zona del rostro. Es por ello que los expertos en el tema aconsejan el dejar el tabaco antes de que sea demasiado tarde y no poner en peligro a la propia salud de la persona.

Artículos recomendados