Menú
Alimentos que es mejor evitar porque matan el planeta

ALIMENTOS

Alimentos que es mejor evitar porque matan el planeta

Hay alimentos que posiblemente consumas cada día y que es mejor dejar de hacerlo... Porque matan nuestro planeta y por tanto, a nosotros mismos.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

La salud de nuestro planeta es nuestra salud. Si nuestro planeta enferma o muere, nosotros también. Hay algo que los peores alimentos para el medio ambiente tienen en común: todos son productos animales. Los alimentos más dañinos para el clima se llaman así porque su producción convencional emite la mayor cantidad de gases de efecto invernadero a nuestra atmósfera. Sin embargo, a menos que sea un órgano "libre", todas las comidas tienen algún impacto en el medio ambiente.

A nivel mundial, la producción de alimentos representa alrededor de un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Así que está a la altura del transporte cuando se trata de decisiones que hacen que el cambio climático tenga un impacto. En general, mientras más baja esté la cadena alimenticia que consumes, menor será la huella de carbono. Intercambiar proteínas de origen vegetal en lugar de proteínas de origen cárnico es una buena idea.

A continuación vamos a darte una lista de algunos de estos alimentos que matan el planeta y que quizá, prefieras dejar de consumir para que de esta manera, estés cuidando tu salud y la del todo el planeta en su conjunto.

Hay que cultivar los alimentos para alimentar a los animalesHay que cultivar los alimentos para alimentar a los animales

El cordero

La premisa principal de por qué las carnes rojas, incluido el cordero, se encuentran en la parte superior de la lista de las peores opciones es porque genera emisiones de gases de efecto invernadero.

Hay que cultivar los alimentos para alimentar a los animales. El cordero es la carne más intensiva en recursos para producir, debido en gran parte a sus necesidades de alimento, así como a los requerimientos de combustible, fertilizantes químicos, pesticidas y agua. El cordero es un animal especialmente gaseoso también. ¡Sorprendentemente, tiene una huella de carbono 50% más alta que la carne de res!

Cuando vayas a comprar recuerda comprar cordero orgánico. Los animales alimentados con pasto comen pasto orgánico, forraje y heno. Lo ideal en tus comidas es que reduzcas el tamaño de la porción de carne y aumentes la porción de verduras en tus platos.

La opción más ecológica sería cambiar a una opción vegetariana como las lentejas, que son muy bajas en la cadena alimentaria. En lugar de cordero molido en una receta como moussaka, usa lentejas cocidas, o al menos tánselas con cordero 100% alimentado con pasto y lentejas cocidas.

Una opción más "verde" sería comer muslos de pollo orgánicos. El pollo es más eficiente en recursos que el cordero. Puedes preparar pequeños cubitos de pinchos de muslos de pollo deshuesados y sin piel en lugar de cordero para obtener kebabs más jugosos y saludables.

La carne en general

Cuando se trata de proteínas y calorías, la carne de res es una de las fuentes de alimentos más ineficientes. Su producción emite 20 veces más gases de efecto invernadero y ocupa 20 veces más tierra en comparación con las legumbres y alimentos de proteínas similares a base de plantas en base a una unidad de proteína comestible. 

La principal fuente de impacto del cambio climático de la carne vacuna es la producción de metano, un gas que es 23 veces más caliente que el dióxido de carbono... Pero prohibir la carne no es obligatorio. Una dieta de estilo mediterráneo llena de verduras y proteínas vegetales y con cantidades más pequeñas de carne roja te ayuda a perder peso, a reducir tu riesgo de enfermedades crónicas e inflamaciones ocultas, a aumentar las cantidades de fitoquímicos en tu dieta y a tener una menor huella de carbono.

Si vas a comer carne de res, siempre escoge una variedad orgánica o de pasto. Al igual que con el cordero, reduce el tamaño de la porción y aumenta la porción de verduras acompañantes. Una opción más "verde" es el pavo orgánico. Puedes comer una pequeña hamburguesa de pavo con verduras.

El queso

El queso es un alimento intensivo en carbono. Dado que los productos lácteos pasan por una cadena de suministro muy similar a la de la producción de contaminación como la carne de res, eso puede explicar por qué el queso ocupa el tercer lugar por los peores impactos ambientales , justo por debajo de la carne.

Los desechos animales también causan una cantidad significativa de contaminación tanto del agua como del aire, emitiendo tanto metano como óxido nitroso. Aquellos que deciden volverse vegetarianos, ya sea a tiempo parcial o tiempo completo, pueden encontrar que reemplazan la carne con queso extra, pero existen formas amigables con el planeta de ingerir proteínas. La mayoría de las personas se sorprenden de que aún pueden cumplir sus objetivos de proteínas al cambiar a un enfoque más basado en verduras, sin sacrificar el sabor.

Si quieres comer queso, es mejor que escojas los ecológicos o las opciones aromáticas, porque necesitan menos proceso para tener un buen sabor. Una opción más ecológica son las alternativas de queso elaboradas con ingredientes como nueces.

Tu opción más "verde" es el hummus. Está hecho con garbanzos, que están muy alejados de la cadena alimenticia, pero aún proporcionan una gran cantidad de proteínas. 

El cerdo puede ser El cerdo puede ser "la otra carne blanca" en comparación con el pollo

La carne de cerdo

El cerdo puede ser "la otra carne blanca" en comparación con el pollo en magro, pero el cerdo es técnicamente una carne roja. La buena noticia es que es una opción ligeramente más amigable con el medio ambiente que sus contrapartes "rojas", a saber, el cordero y la carne de res. ¡La mala noticia es que la carne de cerdo aún requiere el triple de la tierra y el triple de gases de efecto invernadero que las legumbres! El procesamiento (incluido el envasado y la congelación) y la cocción de carne de cerdo también contribuyen significativamente a las emisiones globales.

Si eliges mantener la carne de cerdo en tu plan de alimentación, reduce la ingesta de carne de cerdo procesada como el tocino y el jamón. Los conservantes en estos productos procesados de cerdo convencional están vinculados al cáncer... por lo que es mejor reducir la cantidad de carnet que tomas para evitar enfermedades peligrosas en el futuro.

Cuando comes carne (incluida la carne de cerdo) o aves de corral, elige orgánico para apoyar la agricultura que es regenerativa y ayuda a extraer el carbono de la atmósfera y devolverlo al suelo, y se ha demostrado que tiene una menor huella de carbono en la producción. Siempre lo ideal es reducir la cantidad de carne y aumentar la porción de verduras acompañantes.

Artículos recomendados