Menú
Ciprofloxacino: todo lo que debes saber

MEDICAMENTOS

Ciprofloxacino: todo lo que debes saber

El ciprofloxacino es un antibiótico que suele recetarse para tratar infecciones que afectan a las vías urinarias o al sistema respiratorio. Aquí tienes más información sobre este fármaco.

Lucía Mejuto de Villar

El ciprofloxacino es un antibiótico que pertenece al grupo de las fluoroquinolonas y suele recetarse, principalmente, en caso de pacientes que hayan contraído las llamadas gram-negativas como es el caso de la Legionella. Por otra parte, en lo que se refiere a las bacterias gram-positivas -como es el neumococo o el estafilococo áureo- e intracelulares como la Mycobacterium tuberculosis o el Mycoplasma, sus efectos son más moderados. La acción bactericida del ciprofloxacino se produce gracias a la inhibición que el medicamento hace sobre la topoisomerasa de tipo II (ADN-girasa) y de la topoisomerasa de tipo IV. Ambas son necesarias para la replicación, transcripción, reparación y recombinación del ADN bacteriano.

Afecciones para las que se receta un tratamiento con ciprofloxacino

En el caso de los pacientes adultos, el profesional sanitario prescribirá un tratamiento con ciprofloxacino para tratar una serie de afecciones entre las que se encuentran:

  • Infecciones de las vías urinarias
  • Infecciones de las vías respiratorias como la neumonía
  • Infecciones cutáneas y de los tejidos blandos
  • Infecciones intestinales como la salmonelosis, la campilobacteriosis o la shigelosis
  • Otitis media crónica supurativa (OMCS) y otitis maligna externa
  • Agravamiento de sinusitis crónica
  • Infecciones del tracto genital como la uretritis, la cervitis u otras afecciones derivadas de la bacteria Nisseria gonorrhoeae
  • Infecciones intrabdominales
  • Infecciones óseas o de las articulaciones
  • Casos de carbunco, una enfermedad grave y bastante rara que está causada por el Bacilus antharacis

El ciprofloxacino es un antibiótico que pertenece al grupo de las fluoroquinolonasEl ciprofloxacino es un antibiótico que pertenece al grupo de las fluoroquinolonas

Por otra parte, cuando se trate de niños o adolescentes, este fármaco se utilizará en casos de:

  • Infecciones graves de las vías urinarias o pielonefritis
  • Medidas de prevención frente a la Neisseria meningitidis (meningococo)

  • Infecciones broncopulmonares en la fibrosis quística producida por Pseudomonas aeruginosa

  • Casos de carbunco

Dosis y formas de uso del fármaco

Sólo el médico podrá recetar un tratamiento con ciprofloxacino, determinando la dosis según la indicación, gravedad y localización de la enfermedad. También se deberá tener en cuenta la sensibilidad que el microorganismo o microorganismos presentan frente al fármaco, la función renal del paciente o el peso en caso de los niños y adolescentes. En lo que se refiere a la duración del tratamiento, éste también será indicado por el profesional sanitario dependiendo de la gravedad de la afección y de la evolución clínica y bacteriológica. El consumo de ciprofloxacino podrá variar entre 1 día y los 3 meses, debiendo seguir en todo momento las indicaciones del médico y no continuar el tratamiento más tiempo de lo indicado. Éste tampoco deberá interrumpirse antes de los establecido a menos que sea el médico quien así lo considere oportuno.

Normalmente, el ciprofloxacino se tomará en forma de comprimidos que deben consumirse enteros, sin masticar y acompañados de abundante líquido. En ningún caso deben ingerirse con productos lácteos -leche o yogur- ni zumos de frutas cuando éstos hayan sido enriquecido a partir de minerales como el calcio. Su consumo es independiente de las comidas, aunque si se toma con el estómago vacío el principio activo se absorberá con mayor rapidez. En casos de pacientes que por razones físicas no puedan ingerir comprimidos, el ciprofloxacino se administrará por vía intravenosa hasta que sea posible su administración por vía oral.

Precaución a la hora de comenzar un tratamiento con ciprofloxacino

Antes de comenzar el tratamiento con ciprofloxacino, el paciente tendrá que informar al médico que se lo ha prescrito en caso de que padezca alguna de las siguientes condiciones:

  • Conocimiento de que se tiene alergia al ciprofloxacino o a cualquier otro tipo de fármaco

  • Problemas a la hora de tomar medicamentos como es la dificultad para tragar pastillas o tabletas, problemas a la hora de recordar cuándo tomar el fármaco o cualquier condición que impida al paciente el poderle administrar medicamentos por vía intravenosa.

  • Mujeres que estén embarazadas o quieran quedarse embarazadas. Actualmente no se tiene una garantía segura de que el ciprofloxacino pueda causar reacciones adversas en bebés todavía en el útero

  • Mujeres que estén amamantando a un bebé

  • Alguna enfermedad como la miastenia, problemas en los tendones o afecciones que puedan afectar al hígado

  • Si se va a combinar el consumo de ciprofloxacino con otro medicamento -ya sea de venta libre o con receta- vitaminas, suplementos nutricionales o productos hechos a base de hierbas. La combinación puede variar los efectos de uno u otro fármaco

Efectos adversos del fármaco

Las náuseas y la diarrea son las principales reacciones adversas que reportan los pacientes tratados con ciprofloxacino. Otros efectos adversos -aunque con una frecuencia mucho menor- pueden ser:

  • Sobreinfecciones micóticas o colitis asociada a los antibióticos

  • Trastornos de la sangre: anemia, eosinofilia o leucopoenia

  • Trastornos del sistema inmunológico: reacciones alergias, edema o shock anafiláctico

  • Trastornos del metabolismo y de la nutrición: anorexia o hiperglucemia

  • Trastornos psiquiátricos: cefalea, mareos o migraña

  • Trastornos cardiacos: taquicardia o arritmia ventricular

  • Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: disnea

Conservación del medicamento

El ciprofloxacino debe guardarse bajo unas determinadas condiciones para evitar que el fármaco pueda estropearse:

El ciprofloxacino debe guardarse bajo unas determinadas condiciones para evitar que el fármaco pueda estropearseEl ciprofloxacino debe guardarse bajo unas determinadas condiciones para evitar que el fármaco pueda estropearse

  • En el caso de las pastillas, mantener éstas a una temperatura ambiente mínima de 20ºC y máxima de 25ºC

  • En el caso de solución para infusión intravenosa, el ciprofloxacino debe guardarse en un sitio protegido de la luz y a una temperatura de entre 5ºC y 25ºC. Nunca debe congelarse

  • El ciprofloxacino destinado a suspensión oral debe guardarse a una temperatura inferior a 25ºC hasta 14 días después de la apertura del envase

  • No usar el medicamento en caso de que el envase carezca de sello original o éste esté dañado

  • Mantener el fármaco en el envase original y bien cerrado

  • Desechar el ciprofloxacino -independientemente de su forma de administración- en caso de que ya no se necesite o haya vencido su fecha de caducidad señalada en el envase original

  • Guardar el medicamento fuera del alcance de los niños

Uso del ciprofloxacino en el caso de mujeres embarazadas

El consumo del fármaco en mujeres que están esperando un bebé debe ser especialmente controlada por el médico, a pesar de que los datos y estudios sobre el uso del medicamento no muestran ninguna señal de toxicidad malformativa ni feto-neonatal. En todo caso, el medicamento deberá evitarse en la medida de los posible siempre y cuando los efectos de la afección superen a los posibles efectos del ciprofloxacino. Su administración también deberá ser vigilada en el caso de aquellas mujeres que estén buscando quedarse embarazadas o que amamanten o estén preparándose para amamantar a un bebé.

Artículos recomendados