Menú
Pulgas en humanos, ¿qué hacer?

INSECTOS

Pulgas en humanos, ¿qué hacer?

¿Es posible que los humanos tengan pulgas o esto es cosa solo de otros animales? Te contamos más sobre esto.

Alicia Rebollo Sánchez

Algo que le supone mucho miedo a cualquier persona, ( y más si esta tiene mascotas) es tener pulgas. Y es que detrás de estos insectos hay muchas enfermedades y riesgos que una persona puede sufrir si llega a ser picada. Es por esto que desde Bekia vamos a explicar exactamente qué se tiene que hacer en el caso de que una pulga pique a un humanos y cómo se puede detectar sus síntomas.

Las pulgas son pequeños insectos de entre uno y siete milímetros de longitud. Su cuerpo es duro y resistente, y tiene una cabeza bastante pequeña en comparación al resto de su cuerpo. Tienen unas patas largas y fuertes que le permiten pegar grandes saltos que hacen que se transporten de un individuo a otro lo que hace que por este motivo sea fácil el contagio.

Estos insectos son unos parásitos que se alimentan principalmente de la sangre de otros animales, e incluso personas. Las hembras necesitan de tomar sangre para poder reproducirse, algo que hacen muy rápido en el animal o persona que los tenga. Existen numerosas especies de pulga dependiendo de su morfología y del tipo de especie que infecte.

Estos insectos son unos parásitos que se alimentan principalmente de la sangre de otros animalesEstos insectos son unos parásitos que se alimentan principalmente de la sangre de otros animales

Síntomas de la picadura de pulga

Los síntomas más característicos son:

  • Esta picadura, por regla general es bastante dolorosa, mucho más que la de cualquier otro insecto.
  • Una vez que se produce la picadura es un poco complicado distinguirla de una picadura de insecto normal, sin embargo, la de las pulgas se diferencia en que tienen un sangrado fácil ante el rascado, también están dispuestas en hileras y suele tener un punto blanco en su centro inflamando toda la zona de alrededor de la picadura.
  • Se suele propagar la picadura con grandes inflaciones en la piel de un color rojizo que van saliendo en unos 30 minutos después de que la pulga nos haya picado.
  • Hay personas que no se dan cuenta de que le ha picado una pulga y que lo hacen con el tiempo cuando esa picadura ha pasado de una simple hinchazón a una ampolla o herida en la piel.
  • El 80% de las picaduras de las pulgas suelen estar en zonas de tu cuerpo de cintura para abajo, especialmente en las extremidades (en piernas y pies) ya que este insecto suele estar por los suelos de tu casa o por los céspedes.
  • En los casos más graves puede aparecer una infección cutánea que se acompaña de fiebre, cansancio y en ocasiones anemia.
  • Si la persona que es picada es alérgica a esta picadura, puede presentar ampollas, diarrea e incluso problemas respiratorios que podrían llevar a un shock anafiláctico.

Enfermedades que transmiten las pulgas a humanos

Normalmente la picadura de una pulga, aunque es molesta y dolorosa, no suele causar un mayor problema, sin embargo, en ocasiones estos pequeños insectos pueden ser los portadores de algún tipo de virus o bacteria que puede contagiarnos enfermedades. Y es que hay que tener en cuenta que fueron precisamente las pulgas las que contagiaron y expandieron una de las mayores epidemias de la historia: la peste negra.

Se ha podido comprobar que la picadura de la pulga puede transmitir enfermedades como el tifus o la leishmaniosis, (enfermedad muy grave especialmente en los perros), entre otras tantas. Igualmente, los huevos de estos insectos pueden transmitir la tenia o la solitaria si son ingeridos. Lo más peligroso de las pulgas es que todas estas enfermedades pueden contagiarse dentro de una misma especie o pasarse a otras, siendo bastante común que si se tiene perros en casas estos sean los que pasen las pulgas a los humanos.

Tratamiento contra una picadura de pulga en humanos

Por normal general, la picadura de pulga no tiene por qué tratarse en sí a menos que esta picadura se acompañe de algún tipo de síntoma alérgico o de otro síntoma grave. Normalmente no se es necesario que se reciba ningún tratamiento a excepción de crema para aliviar la hinchazón o antiinflamatorios para aliviar el dolor. En el caso de que la picadura no se cure bien también se tendrá que tomar antibióticos.

En los casos graves en los que se tenga una reacción alérgica, se deberá tomar antihistamínicos para aliviar los síntomas. En casos muy extremos se puede tener un shock anafiláctico y por eso habría incluso que inyectar epinefrina o recurrir al uso de glucocorticoides.

Más importante que tratar es prevenir y es que es cierto aquello de "es mejor prevenir que curar" y esto se puede hacer de muchas formas, desde cuidar la higiene personal y de las mascotas hasta cuidar que nuestros animales estén bien vacunados.

Hay muchas formas de prevenir las picaduras de pulgasHay muchas formas de prevenir las picaduras de pulgas

Cómo prevenir las picaduras de pulgas en humanos

Hay muchas formas de prevenir las picaduras de pulgas, sin embargo, aquí desde Bekia te dejaremos algunas de las más sencillas que puedes realizar y que incluso puede que ya estuvieses haciendo sin darte cuenta.

  • Cuando estás con tu perro en el jardín o en el parque de perros, especialmente en verano es normal que estés jugando con él sin ningún tipo de preocupación, sin embargo, tienes que tener cuidado ya que en estos ambiente es cuando es más frecuente que una pulga pueda picarnos. Es por esto por lo que algo que puede prevenir que nos pique es ir siempre en pantalón largo a esta clase de lugares.
  • Cuida la salud de tus mascotas. Es frecuente que sean nuestros amigos de cuatro patas los que nos pasen las pulgas por lo que para prevenir esto lo mejor es que tengamos a nuestras mascotas al orden con sus vacunas, y tener controlado los parásitos a través de pipetas o de collares antipulgas.
  • Una opción para prevenir las picaduras de las pulgas es bañarnos a nosotros y a nuestras mascotas con jabón natural de limón, ya que este es un gran repelente de esta clase de insectos. Puedes comprarlo en cualquier sitio especializado en peluquería o cosmética o fabricarlo tú mismo hirviendo unas rodajas de limón. Así mismo el aceite del árbol del té es también un fuerte repelente de pulgas, echando unas gotas en la nuca y en los tobillos podrás repeler a estos molestos insectos.
  • Tener un poco de menta en los zapatos o en los pantalones es también un buen repelente de pulgas.
  • Comer ajo también ayuda a repeler las pulgas ya que este olor no les gusta nada a estos insectos.

Artículos recomendados