Menú
Qué es la disfagia

ENFERMEDADES

Qué es la disfagia

La disfagia se presenta como la parcial o total dificultad a la hora de tragar tanto alimentos sólidos como líquidos. Aquí tienes los principales detalles de esta molesta enfermedad.

Lucía Mejuto de Villar

Los dolores y molestias en la garganta suelen ser muy incómodos y es muy difícil dejar de prestarles atención. Y es que la garganta, a pesar de ser una zona aparentemente pequeña, es el lugar en el que se pueden encontrar una gran cantidad de músculos, vasos sanguíneos y órganos tan importantes como la faringe, la laringe, el esófago o la tráquea. Además, todos los líquidos y alimentos que ingerimos pasan a través de ella, por lo que sentir molestias en esa zona puede dificultar bastante acciones tan cotidianas como las de comer o beber. En ocasiones se trata de un ligero ardor o dolor de garganta producido por un catarro y que a los pocos días acaba pasándose; sin embargo, hay personas que lo que reportan son molestias o dificultades prolongadas a la hora de tragar. Esto se conoce como disfagia, una condición médica que desde Bekia Salud te explicamos en profundidad.

¿Qué es la disfagia?

En medicina se conoce a la disfagia como la dificultad o la imposibilidad que presenta el paciente a la hora de tragar, ya se trate de alimentos sólidos o líquidos. Cuando se habla de los tipos de disfagia se pueden destacar dos, según el área en el que se presente la dificultad para deglutir. Si el problema se encuentra en el área de la faringe, entonces se hace referencia a la disfagia orofaringea. En este caso, la persona afectada nota las molestias desde el principio del proceso deglutorio y en casos graves se puede producir la aspiración de los alimentos por la tráquea, lo que provocaría un posible atragantamiento del paciente. Por otra parte, si el problema se presenta en el esófago, entonces se hablaría de disfagia esofágica. En este tipo de trastorno el paciente sí consigue tragar los alimentos a través de la faringe, pero el problema llega cuando éstos bajan por el esófago. En casos graves puede producirse un vómito constante por parte de la persona afectada, lo que puede provocar la necesidad de buscar vías de nutrición alternativas.

Los dolores y molestias en la garganta suelen ser muy incómodosLos dolores y molestias en la garganta suelen ser muy incómodos

¿Cuáles son sus síntomas?

El primer síntoma de que una persona sufre de disfagia es la molestia o dificultad a la hora de tragar y beber, pero la disfagia también presenta otros síntomas:

·Episodios de asfixia o ataques de tos al comer, sobre todo en el caso de disfagia orofaringea.

·En la disfagia esofágica es común experimentar acidez severa y vómitos.

·Dolor que acompaña a la dificultad para tragar, lo que se conoce como odinofagia.

·Sensación de que lo ingerido se queda 'atascado' en la garganta o en el pecho.

·Pérdida de peso repentina sin aparente explicación.

·Babeo

·Vuelta a la boca o a la garganta de los alimentos ya tragados o del ácido del estómago.

·Voz ronca o ronquidos al dormir.

En caso de que una persona experimente estos síntomas, deberá consultar rápidamente a su médico de cabecera para que éste le realice las pruebas pertinentes y pueda establecer un diagnóstico correcto. Lo más probable es que al paciente se le derive al otorrino, quien examinará la boca y la faringe para intentar saber qué es lo que impide una deglución correcta. En caso de que sean necesarias, el otorrino también puede prescribir otras pruebas como una radiografía, una endoscopia o una manometría.

¿Cuáles son sus causas?

En el proceso de tragar interfieren una gran cantidad de músculos y nervios, por lo que las causas de una disfagia son muy variadas. Además, no hay una condición y factor concreta que origine esta condición médica, sino que puede presentarse tanto en niños como en adultos o personas mayores. Sin embargo, hay ciertos factores que están directamente relacionados con el desarrollo de la disfagia orofaríngea o esofágica.

Posibles causas de la disfagia orofaríngea:

·Trastornos a nivel neurológico como puede ser la esclerosis múltiple, la distrofia muscular o la enfermedad de Parkinson.

·Lesiones neurológicas, ya sea en el cerebro como en la médula espinal.

·Divertículo de Zenker, una lesión que se produce en la zona en la que se une la faringe con el esófago por la acumulación de restos de comida en la garganta.

·Cáncer y ciertos tratamientos oncológicos.

En el proceso de tragar interfieren una gran cantidad de músculos y nerviosEn el proceso de tragar interfieren una gran cantidad de músculos y nervios

Posibles causas de la disfagia esofágica:

·Tensión en el músculo esofágico inferior a la hora de ingerir alimentos y líquidos, lo que impide que éstos lleguen correctamente al estómago y vuelvan a la garganta. Esto se conoce como acalasia.

·Espasmo difuso, lo que ocasiona que el esófago se contraiga de forma descoordinada y con tensión después de tragar.

·Estrechamiento del esófago, también conocido como estenosis esofágica, que suele producirse por la presencia de tumores o tejido cicatricial. En caso de que el estrechamiento se produzca en la parte baja del esófago, éste se conoce como anillo esofágico.

·Esofagitis eosinofílica, relacionada con las intolerancias alimentarias.

·Presencia de tumores en el área del esófago.

·Radioterapia, que puede producir la inflamación o la aparición de cicatrices en el esófago.

·La obstrucción también puede estar producida por la presencia de alimentos u otros objetos que se quedan atascados en la garganta o en el esófago.

·El reflujo gastroesofágico también puede provocar lesiones en los tejidos del esófago debido a la corrosión del ácido estomacal.

¿La disfagia tiene tratamiento?

Cuando el médico diagnostica a un paciente con disfagia el primer tratamiento está dirigido a evitar que ésta pueda empeorar. A continuación, se procede a tratar el origen de la afección con el objetivo de que los síntomas y las molestias se terminen. En el caso de que la disfagia sea en el área de la faringe, el médico muchas veces suele aconsejar ejercicios específicos para lograr la coordinación de los músculos que intervienen en el proceso de tragar, así como técnicas para colocar el cuerpo y la cabeza a la hora de comer.

En el caso de la disfagia esofágica, uno de los tratamientos suele ser la dilatación del esófago en casos de acalasia o de constricción en el esófago. Para ello, el médico utiliza un endoscopio con un globo que expande el esófago. En caso de que los problemas se produzcan por reflujo gastroesofágico, entonces el profesional suele recetar algunos medicamentos para rebajar los niveles de ácidos estomacales. En casos puntuales también puede prescribirse el consumo de corticosteroides o relajantes musculares. Por último, en caso de que la enfermedad se produzca por un tumor esofágico o un divertículo faringoesofágico, puede que el paciente necesite de cirugía para revertir la dolencia.

Artículos recomendados