Menú
Sonambulismo: síntomas, tratamiento y causas

SONAMBULISMO

Sonambulismo: síntomas, tratamiento y causas

La mayoría de los episodios de sonambulismo duran menos de 10 minutos y no se suele recordar nada de nada.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

El sonambulismo generalmente ocurre en las primeras horas después de quedarse dormido. Suele ocurrir entre la etapa 3 y la etapa 4 del sueño de movimiento ocular no rápido (NREM). Los sonámbulos suelen dormir con menos estabilidad en estas etapas. Cuando caminas dormido, parte de tu cerebro está dormido y parte está despierto. 

La mayoría de los episodios de sonambulismo duran menos de 10 minutos y el sonámbulo generalmente no tendrá memoria del evento. Comportamientos distintos a caminar pueden ocurrir durante un episodio de sonambulismo que incluye:

  • Sentarse en la cama
  • Hablar
  • Gritar
  • Abrir los ojos mientras se está morid
  • Tener expresión facial diferente
  • Andar
  • Conducir
  • Dificultad para despertar
  • Confusión
  • Desorientación
  • Comportamientos extraños

Factores de riesgo en el sonambulismo

Hay muchos factores que pueden aumentar el riesgo de sonambulismo. El ochenta por ciento de los sonámbulos tiene al menos un miembro de la familia afectado por el sonambulismo o los terrores nocturnos. Las personas con ciertos trastornos de salud mental y uso de sustancias, como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno depresivo mayor, otros trastornos de ansiedad y el trastorno por consumo de alcohol, también tienen más probabilidades de ser sonámbulos. 

Los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de padecer sonambulismoLos hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de padecer sonambulismo

Tomar medicamentos como antidepresivos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, medicamentos de venta libre para el sueño o ciertos medicamentos hipnóticos para dormir también puede aumentar el riesgo de sonambulismo para las personas que están predispuestas al comportamiento.

Los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de padecer sonambulismo, pero el riesgo de la afección disminuye a medida que envejece. Si tienes otro trastorno del sueño, como apnea del sueño, trastorno del sueño de ritmo circadiano o trastorno de insomnio, también es más probable que tengas sonambulismo.

Evita la falta de sueño y procura dormir más de siete horas por noche en promedio para reducir el riesgo. También haz lo que puedas para controlar tu entorno para que no te despiertes con frecuencia por el ruido, la luz o las mascotas durante toda la noche. La incorporación de actividades saludables y relajantes que reducen el estrés también puede disminuir el riesgo de sonambulismo.

Niños y sonambulismo

Los niños son más propensos al sonambulismo que los adultos, y la prevalencia máxima de sonambulismo ocurre alrededor de los 10 años. Un tercio de los niños que experimentan terrores nocturnos en sus primeros años también tienen más probabilidades de caminar dormidos cuando son niños mayores. Tu hijo también es más propenso a ser sonámbulo si tú eres un sonámbulo, si tienes apnea del sueño o si mojas la cama. La falta de sueño, fatiga, enfermedad, fiebre, medicamentos, un horario de sueño irregular y estrés también pueden aumentar el riesgo de sonambulismo en los niños.

El sonambulismo no indica un problema emocional o físicoEl sonambulismo no indica un problema emocional o físico

Los niños pueden caminar dormidos durante unos segundos o hasta media hora. Pueden parecer aturdidos, moverse torpemente o sentarse y acostarse y frotarse los ojos o inquietarse con su pijama. También pueden orinar, así que no dejes que tu hijo beba mucha agua por la noche y asegúrate de que haya pipí antes de ir a dormir. Si encuentras a tu hijo caminando sonámbulo, guíalo con cariño de regreso a la cama. Despertarle no le hará daño; simplemente mantén la calma, consuélale y ayúdale a volver a dormir.

El sonambulismo no indica un problema emocional o físico. La mayoría de los niños superarán el comportamiento en la adolescencia. Sin embargo, moverse mientras duerme puede ser peligroso. Si te preocupa que tu hijo sea un sonámbulo, es una buena idea usar cerraduras de seguridad en las puertas y eliminar los peligros de tropiezos y objetos peligrosos o frágiles fuera del alcance de un niño. 

Los niños que caminan dormidos no deben dormir encima de una litera. Si tienes escaleras en tu casa, protege a tu hijo de caerse por una escalera colocando una puerta de seguridad en la parte superior. Para ayudar a tu hijo a relajarse y dormir bien, intente tocar música suave para ayudarlo a relajarse.

Artículos recomendados